La portada de mañana
Acceder
La cumbre de Madrid dibuja la nueva OTAN ante la amenaza de Putin
Los hogares hacinados se disparan en España
OPINIÓN | 'Los riesgos tras la cumbre de la OTAN', por Olga Rodríguez

Descubren una veintena de enterramientos medievales al realizar una obra en una calle de Pamplona

Hallazgos en la calle El Bosquecillo de Pamplona.

Rodrigo Saiz


0

Unas obras de peatonalización de la calle Bosquecillo de Pamplona, próxima al casco Viejo, han permitido hallar una veintena de enterramientos medievales, muy probablemente vinculados al convento de San Francisco derruido tras la conquista castellana de Navarra en el siglo XVI y del que hasta ahora no se conocía su ubicación exacta. En el lugar también se han encontrado diferentes tramos de muro de alguna de las partes del convento, así como piezas de cerámica y una zona de fundición de metales, probablemente para la fabricación de campanas, vinculada al antiguo convento.

Este hallazgo es la continuación de unas catas arqueológicas realizadas durante el mes de julio del año pasado y que permitieron encontrar los primeros restos de este complejo. Entonces aparecieron seis cuerpos que con los encontrados este miércoles elevan a 25 el total los enterramientos encontrados  en la zona.

Los restos corresponden tanto a individuos adultos como infantiles, apuntan desde el Ayuntamiento de Pamplona, y se encuentran enterrados en fosas orientadas de este a oeste, siguiendo el ritual cristiano. Estas características y la época de la que datan, entre los siglos XIII y XVI, vinculan estos hallazgos con el antiguo convento de San Francisco, que estuvo situado en esa misma zona entre 1246 y 1521. Hasta la fecha se desconocía la ubicación exacta del edificio, si bien se creía que estaría situado fuera de las antiguas murallas.

Se trata de fosas simples excavadas en el terreno, aunque varios de los enterramientos parece que se hicieron con ataúd o con alguna cubierta de madera. Además, se distinguen dos niveles de enterramientos, con fosas superpuestas, lo que lleva a pensar que el cementerio contaba con una organización por calles, con espacios intermedios libres de enterramientos para facilitar el tránsito. 

Las excavaciones también han permitido hallar distintos tramos de muro, probablemente de los edificios que componían el convento. Estos restos, aunque no permiten definir el edificio concreto al que pertenecían, señalan desde el consistorio, sí ayudan a fijar el área concreta que ocupaba el convento, que se estima era de un tamaño considerable. Además, en la zona exterior de esos muros también se ha hallado una zona dedicada a la fundación de metales, donde se aprecian moldes de campana y restos de bronce, cenizas y carbones, todo ello de época medieval. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats