La portada de mañana
Acceder
Los expertos de Sanidad consideran que el pasaporte COVID no reduce contagios
Las tres palabras que dinamitaron el acuerdo entre el Gobierno y ERC
Opinión - Almudena Grandes: recuérdalo tú y recuérdalo a otros, por Olga Rodíguez

Tendencia a la baja del VIH en Euskadi y Navarra, pero aumenta el contagio de otras ETS hasta un 47%

La mayoría de las españolas elige el preservativo pero el 25 por ciento lo usa sólo a veces

Los datos aportados por el Plan del Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual vasco y el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra son claros: las nuevas infecciones de VIH parecen controladas -incluso presentan una curva descendente en los últimos años- pero la incidencia de otras enfermedades de transmisión sexual preocupa a las autoridades sanitarias, que han registrado incrementos de hasta el 40% en los contagios de sífilis, gonorrea y clamidia.

Cinco enfermedades venéreas que puede que tengas sin saberlo ni notarlo

Cinco enfermedades venéreas que puede que tengas sin saberlo ni notarlo

Una interpretación cualitativa de los datos apunta hacia un incremento de la actividad sexual y, más preocupante, de las prácticas sin protección. El uso del preservativo y la realización de pruebas de detección entre la población son las dos herramientas más importantes a la hora de controlar la incidencia de las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Es la opinión de Álvaro Ortiz de Zárate, coordinador general de la asociación de lucha contra el sida T4. Explica que la “sensación de mejoría” respecto a los nuevos contagios de sida en Euskadi -ha pasado de 158 casos en 2016 a 133 en 2017- va acompañada de un aumento de los casos de sífilis y gonorrea: que han pasado de 101 en 2016 a 128 en 2017 en el primer caso y de 179 a 210 en el segundo.

“Creemos que se ha dado un relajo en la protección por cuestiones psicológicas y de percepción de riesgo: detectamos un punto de morbo en el riesgo de contagio”, explica Ortiz de Zárate. Los avances biomédicos permiten que muchos portadores de VIH tengan una carga viral tan baja que se considera “intransmisible”, lo que explicaría el aumento de casos de sífilis y gonorrea si se dan prácticas de riesgo. Asimismo, el acceso “irregular” de la profilaxis preexposición para el VIH -en nuestro país no se administra, pero sí en otros de nuestro entorno- también concuerda con la disminución de casos de transmisión de VIH y el aumento de otras ETS.

“Detectamos a personas que pese a tener toda la información y el conocimiento sobre las ETS, se exponen”, explica Ortiz de Zárate, que sitúa este tipo de contagios en los espacios lúdicos, con “nuevas prácticas de sexo en grupo que además se dan en entornos de uso de drogas”. Así las cosas, parece que más que información “es necesario un acercamiento más cualitativo, hacia las razones de esos comportamientos”, opina el coordinador de la asociación T4.

Pese a esas señales de alarma, Euskadi registró en 2017 un total de 133 nuevos diagnósticos de VIH, frente a los 158 de 2016. Osakidetza destinó el pasado año 32,6 millones de euros para tratar con antirretrovirales a un total de 5.662 pacientes afectados por la infección del VIH. El consejero de Salud, Jon Darpón, insistió en la presentación del Plan de Sida e Infecciones de Transmisión Sexual en la necesidad de que la sociedad "huya del alarmismo", pero "se mantenga alerta", porque el VIH y las infecciones de transmisión sexual "no son del pasado", sino que es "un problema mundial y, aunque los datos globales se van moderando, las cifras siguen siendo escalofriantes".

Aumento notable en Navarra

En Navarra, los datos totales muestran un total de 279 nuevos casos de contagio de enfermedades de transmisión sexual en 2017, frente a los 205 de 2016. Los aumentos provienen fundamentalmente, al igual que en Euskadi, del resto de ETS. La clamidia ha arrojado 180 casos en el primer semestre de 2018, el doble que en el mismo periodo del año pasado. La suma agregada de sífilis, gonorrea y clamidia arroja unos datos de contagio de 410 casos en 2017, frente a 278 en 2016, un incremento del 47%.

Y las cosas no parecen ir a mejor según los datos parciales de lo que llevamos de año: en el segundo trimestre de 2018 se han diagnosticado 91 casos de infecciones por clamidia (frente a los 63 del mismo período del año pasado) lo que supone un aumento del 44%. Los casos de infección gonococica han subido el 16%, pasando de 25 casos diagnosticados en el segundo semestre de 2017 a 29 diagnosticados en el mismo periodo de 2018. La sífilis también ha aumentado un 27%, y los casos notificados han pasado de 11 a 14.

El Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra confirma que la infección por VIH se estabilizó en 2016 con 35 nuevos casos en Navarra después de varios años de incremento: 28 en 2008, 38 en 2009, 40 en 2010, 32 en 2011 y 2012, 48 en 2013, 51 en 2014, y 46 en 2015. Los 41 casos VIH registrados en 2017 suponen un incremento que podría marcar un cambio de tendencia en el futuro. Solo los datos de 2018 indicarán si Navarra se desmarca de la senda de mejora de los últimos años.

 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats