eldiario.es

9

Abascal no llena auditorios en su "patria chica" el día de su cumpleaños

El líder del partido de ultraderecha celebra en Vitoria, con su familia y amigos, un acto simbólico

Es su tierra y su cumpleaños, pero las banderas de España las pone la organización y el aforo no se ha llenado

30 Comentarios

Abascal acusa al PP de "traidor a la patria" y de "arrodillarse" ante Otegi

EFE

Advertencia primera: esta crónica sobre el mitin de Vox en Vitoria la escribe un “sicario mediático” que “ha perdido su credibilidad” y “no cesa en su empeño de confundir” desde una “mordaza ‘progre’, que en algunos casos es un burka islamista”. Como ésta, todas las demás del acto, en que las críticas a los medios de comunicación han sido una constante.

Advertencia segunda: la seguridad del mitin de Vox en Vitoria la ha procurado la Ertzaintza, dirigida políticamente por “esa banda de la capucha que es el PNV” que el sábado “no defendió” a los simpatizantes que se acercaron a los actos políticos de Donostia y Bilbao, donde se produjeron altercados durante las protestas contra el partido de ultraderecha. El Departamento de Seguridad, en ese contexto, ha incrementado la protección ante lo sucedido y ha dispuesto cuatro furgonetas antidisturbios y otras tantas patrullas sin que en el exterior hubiera nada más que paseantes que disfrutaban de un domingo primaveral.

El líder de Vox y candidato a la presidencia del Gobierno, Santiago Abascal, ha celebrado en su tierra de origen, Álava, y en el día de su cumpleaños –que es también el aniversario de la proclamación de la II República de España- el acto central de su campaña en Euskadi o, al menos, el más simbólico. Abascal, que augura una sorpresa el 28 de abril, se ha vanagloriado de llenar “plazas de toros” y “auditorios” en los últimos días, pero no lo ha conseguido con el patio del hotel de las afueras de la capital vasca en el que ha convocado a sus correligionarios a mediodía. “Estar aquí no es como estar en Oviedo, en Córdoba o en Palencia. Estar aquí es mucho más difícil. Comprendemos a la gente que no quiere venir”, ha argumentado Abascal recordando la amenaza de ETA, que él y su familia vivieron en primera persona cuando militaban en el PP.

Dos centenares de personas se han acercado a cantar el ‘cumpleaños feliz’ a un Abascal que se ha dicho emocionado por tener cerca a su familia y amigos. “Está aquí mi madre y mi familia. Estoy en mi patria chica y con mi padre más presente que nunca”, ha dicho en memoria de Santiago Abascal padre, un histórico dirigente del PP alavés. En las generales, varios parientes del líder de Vox son candidatos. Ha criticado que Pablo Casado le afeara que haya roto con el partido en que su familia tuvo cobijo. “Mi familia no ha estado por un partido, sino por una patria que su partido también ha traicionado. Sacaban a los terroristas de la cárcel […]. ¿Tenemos que darle las gracias al PP? Igual es el PP el que tiene que darle las gracias a mi familia”, ha retado a sus antiguos compañeros, a los que califica repetidamente de “derechita cobarde” y de los que dicen que incluso “se arrodillan” ante el PNV y EH Bildu.

Sólo una mujer de todos los presentes traía la bandera de España de casa, además con un mensaje de apoyo a la Guardia Civil. Había, sí, otros presentes con complementos rojigualdos como tirantes, pulseras o prendas de la marca ‘spagnolo’, pero ha sido la organización la que a nueve minutos del arranque del mitin ha sacado de una gran caja de cartón decenas de banderitas, ninguna de las cuales tenía el escudo del país a cuya defensa dedican todos sus esfuerzos. Había un buen número de personas jóvenes, incluso niños y adolescentes.

También se han acercado algunos rostros conocidos por estos lares, como dos exdirigentes del extinto partido foralista alavés UA como Enriqueta Benito o Ernesto Ladrón de Guevara. Ambos han podido oír que Vox está en contra del Concierto Económico vasco.  

Tras la entrada más bien fría entre aplausos de Abascal y el ‘cumpleaños feliz’ a coro, han tomado la palabra dos teloneros. El líder en Álava y ex del PP, Mikel Urrechu, y el candidato local, Josep Antoni Crespo, hijo de guardiaciviles. “Mikel y Pep, un vasco y un catalán. Sin ningún tipo de vergüenza”, ha explicado Abascal, cuyo primer punto del programa electoral es “la defensa de la Nación Española hasta sus últimas consecuencias”, así como del idioma castellano. En la selección musical del acto, aunque variada –desde Morat hasta Manolo Escobar y su ‘¡Que viva España!’- no ha habido ninguna sola canción en inglés o en otros idiomas.

Los presentes se han venido arriba con la intervención de Abascal, cerrada con el público en pie escuchando el himno. Políticamente, el líder de extrema derecha –en su día parlamentario del PP en Euskadi- ha venido a decir que Andalucía se le ha quedado corta. “El PP y Ciudadanos han demostrado que no se atreven a muchas cosas”, ha enfatizado para pedir liderar en primera persona la pinza contra Pedro Sánchez, para el que ha reservado sus mejores epítetos por querer gobernar “a toda costa” de la mano de “comunistas”, “separatistas” y “amigos de ETA”. En algún momento, cuando ha dicho que lo importante es ser “patriota” y no la izquierda y la derecha, ha parecido querer tentar a los socialistas desencantados y los trabajadores. Ha diagnosticado que el PSOE ha perdido la O y la E de sus siglas.

Estando en Euskadi, ha reservado un capítulo específico para el PNV. Dice Abascal que el líder ‘popular’ Alfonso Alonso –nacido también un 14 de abril- asegura que “Vox es ajeno” a Euskadi mientras tiende la mano a los ‘jeltzales’ para pactar en las instituciones. También ha incidido en que Sánchez ha alcanzado acuerdos con el PNV y que él nunca lo haría, aunque le cueste La Moncloa. “Si nos faltan tres escaños, os diremos que volváis a votar”, ha prometido.

Sobre la política vasca, ha asegurado que existen dificultades para poder matricular a los escolares en modelos lingüísticos con el castellano como lengua vehicular. También que hay ‘efecto llamada’ con las ayudas sociales porque “ese PNV racista contra los españoles dice que aquí cabe toda África”. Se refería a la renta de garantía de ingresos vasca (RGI) que procura un salario social a quienes no tienen recursos o disponen de nóminas o pensiones precarias. Este sistema fue creado en 2008 con una ley del Parlamento Vasco. Votó ‘sí’ un parlamentario que se sentaba en la esquina izquierda de la parte central del hemiciclo, un joven del grupo ‘popular’ de apellido Abascal. "No es odio contra los de fuera, es amor por los de dentro", ha respondido a las acusaciones de xenofobia.

Terminado el acto, Abascal se ha quedado sobre el escenario durante un largo rato. Ha firmado autógrafos, se ha hecho ‘selfies’ y fotografías y ha compartido alguna confidencia con viejos conocidos. Después, rodeado de su equipo y escoltas, ha abandonado el lugar del acto político para seguir su carrera electoral. “Por España”, se leía en los folletos “no pagados con dinero público” que se han repartido.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha