eldiario.es

9

Prácticas con proyectos reales para 100 ingenieros aeronáuticos

La empresa Aernnova impulsa desde hace un año la primera experiencia público-privada avanzada en Euskadi para formar e insertar a jóvenes en el mercado laboral.

"Es aprender haciendo, con proyectos reales y tareas de responsabilidad", afirman dos de los jóvenes que participan en la iniciativa.

El Gobierno vasco aporta 3,6 millones para una programa que el consejero Juan María Aburto califica de "ejemplar". "Supone casi una garantía de empleo", afirma el presidente de Aernnova, Iñaki López Gandásegui.

Es la primera experiencia de colaboración pública-privada  en Euskadi con tanto avance para que jóvenes con becas trabajen con proyectos reales. La compañía aeronáutica Aernnova, una de las punteras en el País Vasco, desarrolla la formación de 100 ingenieros con reales posibilidades de inserción laboral en su planta de Zamudio. El programa tiene la ayuda de 3,6 millones del Gobierno vasco, a través de Lanbide, y en solo un año ya ha posibilitado que una decena de alumnos estén trabajando en proyectos concretos de la compañía en Brasil y en Madrid.

 El programa nació hace ahora un año tras los contactos entre el Gobierno y la dirección de Aernnova, la empresa que fabrica componentes para los cuatro grandes fabricantes de aviones en el mundo y que el pasado alcanzó su facturación récord con 534 millones de euros. Se ideó poner en marcha un plan de formación e inserción laboral para 100 jóvenes (hubo 600 inscritos), en cuatro tandas, durante 17 meses cada una de ellas. Se dirige a especialistas en diseño y cálculo de estructuras aeronáuticas y el primero grupo está en la fase final de su formación e inserción. Ahora acaba de entrar el cuarto grupo con 28 jóvenes.

“Este curso supone casi una garantía de empleo”, asegura Iñaki López Gandásegui, presidente de Aernnova, que cuenta ahora con casi 4.400 empleados. Gandásegui admite que el empleo se puede extender a otras empresas del sector, dado el buen futuro laboral de los ingenieros aeronáuticos.

Manuel y Jon son dos jóvenes que empezaron el programa hace un año. “Es una gran oportunidad”, dice Manuel, que trabaja en el Departamento de Diseño, y recalca que son “proyectos reales y estás en un aprendizaje continuo”. Jon resume la experiencia en una frase: “Aprender haciendo”. Recalca que la empresa ha mostrado “confianza en nosotros y nos ha dado tareas de responsabilidad, con un trato directo con el cliente”. Jon ha participado en la elaboración de los cálculos para el ala de un avión para Canadá y “hace tres semanas nos dijeron que las primeras pruebas fueron un éxito”. Esa es la mayor satisfacción para los alumnos: que su trabajo es real y puede ser aplicado en el mercado.

Aernnova dedica 25 personas de su plantilla a la formación de los jóvenes, de los que cinco ya están trabajando en un proyecto concreto en Brasil y otros tres en la oficina de Madrid. “Es un programa ejemplar”, ha destacado el consejero de Empleo Juan María Aburto. “Se da una conjunción de interés y compromisos entre Gobierno, empresa y alumnos”.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha