Batet llama a capítulo al portavoz de Vox para recordarle que debe acatar la autoridad de la Presidencia del Congreso

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet.

Iñigo Aduriz


26

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, convocó a última hora de este martes a su despacho al portavoz de Vox en la Cámara Baja, Iván Espinosa de los Monteros. La reunión se produjo después de la crispada jornada parlamentaria, en la que la que la extrema derecha trató de embarrar el clima político insultando desde los escaños a sus contrincantes políticos, increpando a periodistas y rebelándose contra la normativa del Parlamento sin acatar la expulsión de uno de sus diputados, que llamó “bruja” a otra del PSOE durante un debate sobre el acoso a las mujeres que abortan.

Abascal eleva su discurso xenófobo y señala a las personas migrantes como los "enemigos de España"

Abascal eleva su discurso xenófobo y señala a las personas migrantes como los "enemigos de España"

Precisamente este último asunto fue el que motivó la llamada a capítulo de la presidenta del Congreso al portavoz de la tercera fuerza política de la Cámara. Según ha podido saber elDiario.es de fuentes parlamentarias, Batet le quiso dejar claro a Espinosa de los Monteros que “no se puede socavar una decisión de la Presidencia, la ejerza quien la ejerza”, en alusión al incidente protagonizado por el parlamentario de Vox Javier Sánchez García.

Nada más comenzar el Pleno del martes y mientras se debatía el primer punto del orden del día –relativo a la admisión a trámite de una proposición de ley del PSOE para penalizar el “acoso” a las mujeres que acuden a las clínicas que practican interrupciones voluntarias del embarazo–, la diputada socialista que defendió la iniciativa, Laura Berja, tuvo que escuchar insultos de diputados de Vox durante toda la intervención. Según distintos parlamentarios que se encontraban cerca de la bancada de la extrema derecha, se pudieron escuchar improperios como “borracha, infanticida o mataniños”.

Pero la presidencia del Congreso, ejercida en ese momento por el vicepresidente de la Cámara Baja, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, tan solo escuchó nítidamente el “bruja” que le espetó el diputado de Vox Javier Sánchez García a la parlamentaria socialista. El insulto desembocó en una enorme bronca en el hemiciclo. Y Gómez de Celis solicitó hasta en tres ocasiones al parlamentario de la extrema derecha que retirara su “grave” insulto. 

Sánchez García, diputado por Alicante y juez en excedencia, se negó, por lo que el vicepresidente del Congreso, siguiendo lo que marca el reglamento del Parlamento, procedió a expulsarlo después de llamarlo al orden en tres ocasiones. Tanto el diputado implicado como el resto de parlamentarios de Vox se insubordinaron ante la máxima autoridad de la Cámara Baja en un gesto inédito. Y Sánchez García no llegó a abandonar el hemiciclo.

Gómez de Celis, entonces, decidió suspender el Pleno durante diez minutos en los que se le vio hablar con Sánchez García y el resto de diputados de Vox en una suerte de negociación. Una vez reanudada la sesión, el vicepresidente del Congreso volvió a reclamar al parlamentario de Vox que retirara su insulto y éste, finalmente, accedió. “Retiro que la he llamado bruja”, admitió el parlamentario. A cambio, la máxima autoridad del Congreso le permitió seguir en la Cámara.

Qué dice el reglamento del Congreso

El artículo 104 del reglamento del Congreso establece que “al diputado y orador que hubiere sido llamado al orden tres veces en una misma sesión, advertido la segunda vez de las consecuencias de una tercera llamada, le será retirada, en su caso, la palabra y el Presidente, sin debate, le podrá imponer la sanción de no asistir al resto de la sesión”.

A renglón seguido, la normativa explicita lo siguiente: “Si el diputado sancionado no atendiere al requerimiento de abandonar el salón de sesiones, el Presidente adoptará las medidas que considere pertinentes para hacer efectiva la expulsión. En este caso, la Presidencia, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 101, podrá imponerle, además, la prohibición de asistir a la siguiente sesión”. También señala la normativa que en el caso de que un diputado profiera insultos “el Presidente requerirá al diputado u orador para que retire las ofensas proferidas y ordenará que no consten en el «Diario de Sesiones». La negativa a este requerimiento podrá dar lugar a sucesivas llamadas al orden”.

Este diario se ha puesto en contacto con los servicios de prensa de Vox para conocer qué argumentó Espinosa de los Monteros durante su reunión con Batet y su posicionamiento respecto a la sanción al parlamentario Sánchez García, pero hasta el momento no se ha recibido ninguna respuesta por parte de la extrema derecha.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats