Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

La gran consulta sobre la paz pide un alto el fuego y diálogo "intra-afgano"

La gran consulta sobre la paz pide un alto el fuego y diálogo "intra-afgano"

EFE

Los 3.200 ancianos tribales, líderes políticos y ciudadanos influyentes que desde el lunes se reúnen en Kabul para trazar el marco de unas posibles negociaciones de paz con los talibanes reclamaron este jueves un cese del fuego bilateral y un diálogo "intra-afgano".

En la penúltima sesión de la Loya Jirga, los representantes de cada uno de los 50 grupos de trabajo en los que se dividió a los asistentes presentaron hoy sus recomendaciones ante la junta administrativa de esta asamblea nacional que mañana se publicarán en una declaración final que será entregada al Gobierno.

La mayoría coincidieron en la importancia de declarar un alto el fuego "completo" y bilateral lo antes posible, y en la necesidad de que se produzca pronto un diálogo "intra-afgano" con la participación del Ejecutivo, con el que los talibanes se han negado en diversas ocasiones a sentarse a la misma mesa.

En sus discursos, retransmitidos en directo por la estatal Radio Televisión de Afganistán, muchos de los representantes sugirieron una retirada "gradual y responsable" de las tropas internacionales, la principal demanda de los insurgentes del mulá Haibatullah.

Varios participantes en la Jirga recomendaron como gesto de buena voluntad la liberación de prisioneros de guerra, el establecimiento de una oficina política insurgente en territorio afgano -actualmente tienen una en Doha- y la reducción de la propaganda mediática contra los talibanes.

En cuanto al papel de la comunidad internacional, consideraron que no será posible un acuerdo con la sola inclusión de Estados Unidos, que mantiene su presencia en Afganistán en el marco de la misión de la OTAN y en tareas antiterroristas y que ha mantenido seis rondas de negociación con los talibanes en los países del Golfo.

Por ello, pidieron que se involucre en el proceso a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y a la Organización para la Cooperación Islámica.

En las intervenciones abundaron los llamados a respetar los "logros" alcanzados desde la caída del régimen talibán con la invasión estadounidense en 2001, en particular la Constitución, la democracia, los derechos humanos y de la mujer, o las fuerzas de seguridad.

A juicio de la Jirga, las demandas de los insurgentes que no vayan en detrimento de los valores islámicos, democráticos y culturales del país deben ser aceptadas por el Gobierno.

"Sólo tengo 28 años, pero he enterrado con mis propias manos a 22 amigos. Nadie siente el dolor que yo siento, de modo que todas las partes del conflicto deben escucharnos y aceptar nuestras recomendaciones sobre el diálogo y la paz", declaró el representante del grupo 23 Mahmoud Marhoon.

Según el programa, cada uno de grupos de trabajo debían haber elegido el mismo lunes a sus respectivos representantes, pero el proceso se demoró hasta el martes, lo que ha llevado a la prolongación de la asamblea un día más de lo previsto.

"Puesto que ahora vamos con un día de retraso, presentaremos nuestra declaración mañana (viernes)", explicó a Efe Sayed Ali Kazemi, portavoz de la Jirga, una asamblea extraordinaria que no tenía lugar desde 2013 y que pretende establecer el marco y las líneas rojas para dialogar con los insurgentes.

Según sus organizadores, la Jirga costó unos 5 millones de dólares y es la "más grande y con más representación" en la historia del país, además de la primera en la que la junta administrativa fue elegida directamente por los participantes.

A pesar de ello, varios líderes políticos y hasta los propios talibanes decidieron saltarse una cita que consideran no es más que "un esfuerzo exhibicionista para tomar el pelo a la nación", con decisiones "predeterminadas y escritas de antemano".

La Loya Jirga tiene lugar apenas dos semanas después de que se cancelase la que iba a ser la primera reunión en Doha entre los insurgentes y representantes del Gobierno afgano, debido a la negativa de Catar de aceptar la enorme lista de 250 participantes propuesta por Kabul.

Se produce, además, mientras tiene lugar la sexta ronda de negociaciones entre los estadounidenses y los del mulá Haibatullah en Doha.

Los talibanes y el Gobierno de Kabul se reunieron en 2015 en Pakistán en su primer y último encuentro hasta la fecha, pues el proceso fue suspendido poco después, cuando se conoció la muerte dos años antes del mulá Omar, el fundador del movimiento insurgente.

Etiquetas
Publicado el
2 de mayo de 2019 - 18:17 h

Descubre nuestras apps

stats