Unidas Podemos explotará la indefinición de Sánchez sobre los pactos tras el 10N para volcarse en el voto de izquierdas

Pablo Iglesias saluda a Pedro Sánchez antes del debate de candidatos del 4 de noviembre.

Pablo Iglesias acudía al debate electoral del pasado lunes con un objetivo claro: que Pedro Sánchez explicara qué pacto buscará tras el 10N para desbloquear la situación tras las cuartas elecciones desde 2015. Por la derecha o por la izquierda. No lo consiguió. Tampoco Pablo Casado ni Albert Rivera lo lograron tras exigir al candidato socialista que se definiera. La negativa de Sánchez a desvelar sus planes, su intención de pactar una reforma constitucional para que gobierne la lista más votada y el anuncio de que, si gobierna, nombrará vicepresidenta económica a Nadia Calviño, llevan a Unidas Podemos a pensar el presidente en funciones intentará ser reelegido con la abstención de PP y de Ciudadanos.

Sánchez aleja la coalición con Iglesias, las derechas se enzarzan y Abascal hace xenofobia en prime time

Sánchez aleja la coalición con Iglesias, las derechas se enzarzan y Abascal hace xenofobia en prime time

Iglesias explotará esta tesis en los últimos tres días de campaña. Reclamará el voto para Unidas Podemos como antídoto a un supuesto entendimiento de Sánchez con Casado, que tanto el líder del PP como el del PSOE rechazaron el lunes. La formación hará hincapié, como en su último spot de campaña, en que "las cosas importantes no se logran a la primera". Y, precisamente con el nombramiento de Calviño como palanca, advertirá a los electores indecisos sobre la "necesidad" de que Unidas Podemos esté en el Ejecutivo para que no se aplique su agenda al 100%.

El presidente en funciones ya salió al paso de las insinuaciones del secretario general de Podemos sobre su intención de entenderse con Casado. Pero en Unidas Podemos insisten en que el candidato socialista no ha descartado algún tipo de entendimiento para ser investido sin los votos del grupo confederal. El candidato de Unidas Podemos empleará las 72 horas que quedan hasta la votación para explotar la estrategia abierta en el debate a cinco y plantear que Sánchez, pese a lo que dice en sus entrevistas y actos, pactará con la derecha. Y que eso no saldrá gratis a los españoles, tal y como expuso en el plató de la Academia de Televisión.

En esta tesis abundarán los demás portavoces de Unidas Podemos. "¿Alguien cree que es posible que el PP o Ciudadanos le dé gratis el apoyo al PSOE y se lo dé a cambio de nada? ¿Alguien piensa que es posible que el PP te regale una investidura para hacer políticas de izquierdas?", ha vuelto a preguntarse Irene Montero en un acto en Pamplona este martes. En su opinión, hasta los votantes socialistas "saben que lo consecuente con ser de izquierdas es hacer que Unidas Podemos esté fuerte el 10 de noviembre, porque si no, Pedro Sánchez pactará con la derecha", informa Europa Press.

Iglesias dijo también en el debate que algunos votantes socialistas están perplejos con la estrategia de su secretario general, un nuevo guiño a esas bases que gritaron "con Rivera no" en la sede de Ferraz el 28 de abril y que menos todavía aceptarían cualquier entendimiento con el PP.

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ha asegurado por su parte que Sánchez pidió "explícitamente el acuerdo y el apoyo al PP y a Ciudadanos" en el debate del lunes, para volver a formar Gobierno. Algo que, ha asegurado, "desconcertó a muchos votantes de izquierdas".

A esos votantes intentarán interpelar en los próximos días desde Unidas Podemos. Iglesias ha modificado la planificación de esta recta final de la campaña. A diferencia de lo ocurrido hasta ahora, cuando se ha turnado en los actos principales y en el cuidado de sus hijos con Irene Montero, el secretario general de Podemos tiene la agenda llena de mítines y entrevistas.

Este mismo miércoles por la mañana asistirá a un acto en Valencia que no estaba previsto y donde Compromís se ha unido a Más País y puede restar votos e incluso algún diputado, a Unidas Podemos. Por la tarde llegará el "acto central" en Barcelona, junto a Ada Colau. El jueves, acudirá a Bilbao. El viernes, la alcaldesa de la capital catalana devolverá la visita y asistirá al cierre de campaña en Madrid, donde actuarán Kiko Veneno y O'funk'illo. Será por la tarde-noche. Esa misma mañana, Iglesias visitará Toledo, donde, como en Valladolid, aspiran a recuperar un diputado el domingo.

Etiquetas
Publicado el
5 de noviembre de 2019 - 22:06 h

Descubre nuestras apps

stats