Sánchez critica la oposición del PP a la reforma laboral y pide a Casado que la apoye: “Es un buen acuerdo para España”

Pedro Sánchez, en la presentación de la candidatura de Luis Tudanca a las elecciones en Castilla y León

David Noriega


6

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido al Partido Popular que abandone, “por una vez en toda la legislatura, su posición destructiva” y que vote sí en el Congreso a una reforma laboral que cuenta con el apoyo de los agentes sociales y que el jefe del Ejecutivo ha calificado como “un buen acuerdo para España”.

Casado hace equilibrios para rechazar la reforma laboral que defiende la CEOE

Casado hace equilibrios para rechazar la reforma laboral que defiende la CEOE

Durante el acto de presentación de la candidatura de Luis Tudanca a la presidencia de la Junta de Castilla y León en Palencia, Sánchez se ha dirigido a la oposición afirmando que “imponer una reforma laboral en contra de los agentes sociales (por la de Mariano Rajoy, que no contó con los sindicatos) fue un error y oponerse a una reforma laboral acordada con los agente sociales es un doble error”. “Que voten sí a la reforma laboral de los trabajadores y de los empresarios, que dejen la oposición destructiva y piensen en su país”, insistió.

En la misma línea, Sánchez ha afirmado que “la reforma laboral es, probablemente, una de las reformas más importante de todo Gobierno” y ha considerado que la que espera aprobar el Ejecutivo es “una buena reforma laboral”. “Lo es”, ha dicho, “porque ataja los dos principales problemas que tenemos en nuestro país en el mercado de trabajo”. Por un lado, se ha referido Sánchez a la precariedad: “Un tercio de las relaciones laborales de nuestro país son contrato de menos de cinco días. Mayor precariedad es imposible sufrir en nuestro país”.

Por otro lado, el presidente del Gobierno considera que la nueva norma “va a dar una respuesta firme a un paro estructural mucho más elevado, sobre todo entre la gente joven, que tenemos en comparación con otros países” y también entre “las mujeres, que sufren, por desgracia, una tasa de actividad inferior a la que sufren los hombres”.

En la misma línea, y poniendo en valor el acuerdo entre Gobierno, patronal y sindicatos, Sánchez ha restado valor a las críticas que apuntan a que los partidos de la coalición han tenido que renunciar a alguna de sus pretensiones y ha reconocido que es “evidente” que todas las partes han tenido que ceder. “Por eso es un acuerdo, porque llegar a acuerdos tenemos que ceder”, ha defendido.

“No ha levantado el teléfono”

Aunque la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, admitió esta semana que la reforma es “menos mala de los esperado”, el partido ya ha anunciado que votará en contra. Este mismo sábado, en otro acto en Salamanca en el que Casado participó de forma telemática, el líder de la oposición acusó a Sánchez de hacer “lo que le da la gana”: “Deroga lo que hace la oposición y luego acusa a la oposición de no apoyar lo que hace. No ha levantado el teléfono, ni Sánchez ni las ministras que se están peleando por la autoría de la reforma laboral”, afirmó.

Casado ha considerado que la reforma laboral presentada por el Ejecutivo “se ha quedado a medias” y se ha preguntado: “Porque solo deroguen un 10% de nuestra reforma, ¿nosotros tenemos que apoyarla?”.

Por su parte, el Gobierno continúa pendiente de la posición de los socios de investidura. Mientras la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, afirmó hace una semana que “quien haga fracasar la reforma tendrá que explicárselo a los trabajadores”, este mismo viernes el diputado de EH Bildu en el Congreso, Oskar Matute, ha recordado que “el Gobierno no puede olvidar que tiene 155 escaños y necesita 176 votos”, por lo que está esperando a que contacten con ellos “para abordar en serio una negociación y un intercambio real de opiniones” y no que “simplemente nos junten para cumplir con el expediente”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats