Los que precedieron a Rato en la cárcel: de Vera y Barrionuevo a Urdangarin o Carlos Fabra

Rodrigo Rato, a su entrada en la prisión de Soto del Real el 25 de octubre de 2018 /  EFE

Las imágenes de Rodrigo Rato entrando en la cárcel ya son historia. Que un exvicepresidente del gobierno, exresponsable del FMI e incluso expresidente de un banco acabe en prisión es un acontecimiento excepcional. Aunque su caso no es el primero. Rato es quizá el que ha ocupado cargos más importantes, pero es uno más de una lista que conforman otros que han gestionado ministerios o bancos. O que incluso han aprovechado su papel institucional desde la monarquía para su propio beneficio.

Esa corrupción ha afectado al PSOE y al PP, a exgestores de cajas públicas o de bancos o a exministros y ex altos cargos de los que se probó que no habían actuado conforme a la ley. Estos son algunos casos.

Luis Roldán

El exdirector de la Guardia Civil ingresó en prisión en 1995 tras ser condenado por apropiarse de, al menos, 10 millones de euros mediante operaciones poco ortodoxas. Su caso fue especialmente mediático. Primero, porque que se enriqueció mediante obras y contratos ilegales o contratos que fueron desveladas por Diario 16. Después, por su fuga, que comenzó en abril de 1994 y duró 10 meses hasta que se entregó en Tailandia tras pactarlo con las autoridades.

Finalmente, fue condenado a 28 años por malversación, cohecho, fraude y estafa. Cumplió 15 años y salió en 2010. Su caso se llevó por delante al entonces ministro del Interior, Antoni Asunción. El dinero que robó sigue sin aparecer.

Rafael Vera y José Antonio Barrionuevo

Barrionuevo fue el primer ministro que acabó entre rejas. Lo hizo tras ser condenado por el secuestro de Segundo Marey por parte de los GAL, lo que le costó una condena de 10 años. El fallo del Tribunal Supremo llegó el 29 de julio de 1998, y el exministro del Interior entró en la cárcel de Guadalajara el 10 de septiembre del mismo año.

No lo hizo solo. Ese día también empezó a cumplir su condena Rafael Vera, que era el secretario de Estado de Seguridad cuando se produjo el secuestro de Marey, el 4 de diciembre de 1983. El empresario estuvo retenido 10 días, debido a que los miembros de los GAL le confundieron con un dirigente de ETA. Los que lo perpetraron actuaban bajo las órdenes del subcomisario José Amedo.

Aquel día de verano del 98 será recordado por el apoyo con el que Barrionuevo y Vera pasaron al interior del centro de Guadalajara. La cúpula del PSOE de entonces, con el expresidente Felipe González a la cabeza, respaldaron a los condenados y les acompañaron a las puertas de la prisión.

José María Ruiz-Mateos

El empresario y expresidente de Rumasa pasó los últimos años de su vida entrando y saliendo de la cárcel por numerosos escándalos. Pero el caso Rumasa, que tuvo un gran impacto social y generó el mismo nivel de polémica, fue el que motivó que pisase una celda por primera vez. Ocurrió en 1985, y fue por el colapso del holding que el Estado acabó expropiándole en 1983.

El responsable fue el ministro de Economía Miguel Boyer, que accedió al cargo con Felipe González, y que ordenó la expropiación por considerar que Rumasa estaba en bancarrota y que se mantenía con libros de contabilidad manipulados. Ruiz-Mateos fue condenado en aquel momento por fraude o apropiación indebida.

En 1989, el empresario agredió a Boyer en un juzgado de Madrid mientras gritaba "que te pego, leche".

Carlos Fabra

El todopoderoso presidente de la Diputación y del PP de Castellón, conocido por sus gafas de sol y por ganar la lotería nacional varios años seguidos, vio cómo su reinado en forma de "aeropuerto del abuelo" y otros privilegios se terminó en 2014. El 1 de diciembre de ese año entró en la cárcel de Aranjuez tras ser condenado por cuatro delitos contra la Hacienda pública. En concreto, Fabra defraudó cerca de 700.000 euros entre 1999 y 2003.

La condena fue de cuatro años, y un año y medio después ya tuvo acceso al tercer grado. En abril de 2017, antes de cumplir tres años de condena, obtuvo la libertad condicional.

Miguel Blesa

El juez Elpidio Silva decretó el 16 de mayo de 2013 la entrada en prisión del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa por la compra de un banco de Florida. Pero el excompañero de pupitre de José María Aznar no duró ni un día en la cárcel, ya que pagó los 2,5 millones de fianza que le impusieron. Pero aunque estuvo poco en la celda, por la que pasó una segunda vez, la imagen de ver a un banquero andando hacia la puerta de una prisión fueron muy llamativas.

El calvario judicial de Blesa no terminó aquí. También fue condenado a seis años por las tarjetas 'black' de Caja Madrid, y aún tenía una causa pendiente por los sobresueldos de la caja, que podría haberle supuesto otros cuatro años privado de libertad.

Miguel Blesa fue hallado muerto por un disparo con una escopeta de caza en julio de 2017.

Iñaki Urdangarin

El marido de la infanta Cristina y cuñado del rey Felipe VI entró en la cárcel de Brieva (en Ávila, la misma que Luis Roldán) en junio de este año para cumplir sus cinco años de condena por el caso Nóos. El Tribunal Supremo determinó que Urdangarin cometió delitos de malversación, prevaricación y fraude a la Administración por haberse beneficiado de la malversación de 450.000 euros por parte del Govern balear que presidía Jaume Matas, otro ilustre preso por el mismo caso.

La sentencia dejó claro que el ex duque de Palma utilizó su "situación de privilegio que disfrutaba como consecuencia de su matrimonio con una hija de quien entonces era Jefe del Estado, consiguió mover la voluntad" para lograr esos contratos de Matas.

Si no quieres perderte ninguna noticia de eldiario.es, síguenos en Instagram y TelegramInstagramTelegram

Sobre este blog

En algún lugar hay algo que necesitas leer.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
25 de octubre de 2018 - 19:38 h

Descubre nuestras apps

stats