eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pedro Sánchez rinde homenaje al 80 aniversario del exilio republicano en México

El presidente español ha ofrecido una conferencia en el Colegio de México bajo el título 'México, tierra de acogida: 80 años del exilio republicano'

El país americano recibió a más de 25.000 refugiados españoles que huían de la represión franquista tras la guerra civil

El único precedente llegó en 2007, cuando el expresidente Rodríguez Zapatero homenajeó en tierras mexicanas a los conocidos como 'niños de Morelia'

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, entrega a la nieta de Companys la declaración solemne que condena el consejo de guerra de su abuelo y proclama públicamente su plena dignidad

Pedro Sánchez rinde homenaje al exilio español en México.

Pedro Sánchez rinde homenaje al exilio español en México.

Unos 25.000 refugiados españoles que huían de la guerra civil y la represión golpista encontraron un hogar en México. El presidente mexicano, Lázaro Cárdenas, abrió las puertas del país. Su homólogo español, Pedro Sánchez, ha conmemorado desde Ciudad de México el 80 aniversario de la llegada del exilio republicano.

Sánchez ha trasladado al Gobierno mexicano el "profundo agradecimiento y reconocimiento de la sociedad española" a la generosidad del país y de Lázaro Cárdenas con los primeros exiliados. El homenaje ha tenido su acto central con una conferencia del presidente español en el Colegio de México titulada 'México, tierra de acogida del exilio español'. 

El exilio afectó a al menos medio millón de personas, obligadas a abandonar España tras la guerra civil. La huida tuvo como principales destinos Francia, Argentina y la propia nación mexicana. Pero también otros países como Chile, Venezuela y República Dominicana. O Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Soviética. Unos 9.000 españoles acabaron penando en campo en campos de concentración nazis.

En su intervención, el presidente Sánchez ha recordado la importancia de "no olvidar las lecciones del pasado" en alusión a la guerra de España, informa La Moncloa en un comunicado. "Queremos un mundo en el que eso no pueda volver a pasar", ha dicho. La charla ha significado un "importante discurso" sobre Memoria Histórica, como subrayan fuentes del Ejecutivo a EFE.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del Colegio de México, Silvia Giorguli, firma en el Libro de Honor de la institución. | MONCLOA/FERNANDO CALVO

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del Colegio de México, Silvia Giorguli, firma en el Libro de Honor de la institución. | MONCLOA/FERNANDO CALVO

El único precedente llegó de la mano del expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero. En el año 2007, y aprovechando una visita a México, Zapatero homenajeó a los conocidos como 'niños de Morelia': 456 menores de edad que en 1937 partieron en barco, bajo bandera francesa, con destino a la ciudad mexicana de Morelia para dejar atrás los horrores de la guerra.

México, "segunda patria"

Las repúblicas española y mexicana trazaron el camino del exilio. Y el asilo sumó a científicos, escritores, obreros… Con nombres ligados a las letras como Luis Cernuda, Max Aub o León Felipe. O el director de cine Luis Buñuel, científicos como Ignacio Bolívar y políticos como José Giral y Margarita Nelken. Refugiados que acabaron convertidos en un acicate para el desarrollo del país de acogida.

Pedro Sánchez, en su discurso en el Colegio de México, ha subrayado el "fruto cultural prodigioso" del exilio republicano en este país que también contribuyó a "alimentar la conciencia de los españoles del interior". Y ha puesto la mirada en el medio millón de personas que abandonaron España de manera forzosa tras la guerra civil.

"No se me ocurre condena más terrible para un ser humano que abandonar tu familia, tus amigos, tu propia lengua, toda tu identidad. El exilio es abominable siempre, aunque gracias a él se hayan escrito algunos de los versos más hermosos", ha declarado el presidente español.

Pedro Sánchez ha recordado a exiliados ilustres establecidos en México haciendo suyas las palabras de artistas como Luis Cernuda o Luis Buñuel, quien ensalzó la "extrema amabilidad y hospitalidad del pueblo mejicano" y definió a ese país como una "tierra de asilo seguro" que le acogería hasta el día de su muerte. "No va a haber muro que cambie eso", ha apuntado Sánchez.

Los presidentes de España, Pedro Sánchez, y México, Andrés Manuel López Obrador.

Los presidentes de España, Pedro Sánchez, y México, Andrés Manuel López Obrador.

"Estamos en México para lanzar la conmemoración del 80 aniversario del exilio republicano español", ha manifestado el director general de Memoria Histórica del Gobierno de España, Fernando Martínez. "Para los republicanos españoles México se convirtió en su segunda patria gracias a la labor de acogida del presidente Lázaro Cárdenas", sostiene.

"A todos ellos", ha continuado Martínez, han rendido "reconocimiento y homenaje". Buena parte del viaje a México, de hecho, ha estado centrado en el recuerdo al éxodo provocado por el golpe de Estado, la guerra civil y la dictadura de Francisco Franco.

El Ejecutivo español ya creó una comisión interministerial para organizar los actos que conmemoran los 80 años del "éxodo" español, según anunció el pasado mes de noviembre tras la reunión del Consejo de Ministros la portavoz, Isabel Celaá.

El Gobierno de Sánchez pretende dar un impulso a la Memoria Histórica, con hitos como la exhumación de la momia de Franco. O la reforma y ampliación de la propia ley memorialista y la dotación de 15 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado, donde también se proyecta la "conmemoración en distintas ciudades del 80 aniversario del exilio republicano español".

La Casa de España en México

Pedro Sánchez ha sido el primer mandatario al que recibe el actual presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. La declaración conjunta firmada por los dos gobiernos detalla los actos que recordarán el exilio español en México.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al presidente del Ateneo Español de México, Ernesto Casanova, y las ministras de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y de Justicia, Dolores Delgado. | MONCLOA/FERNANDO CALVO

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al presidente del Ateneo Español de México, Ernesto Casanova, y las ministras de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y de Justicia, Dolores Delgado. | MONCLOA/FERNANDO CALVO

Uno de los artífices del recibimiento a los exiliados llegados desde España fue el entonces presidente de México, Lázaro Cárdenas. Y se da el caso de que el propio López Obrador es el primer presidente progresista del país desde el propio Cárdenas.

El Colegio de México, donde Pedro Sánchez ha dado la charla de homenaje, fue fundado en 1938 por refugiados españoles en colaboración con el Gobierno mexicano. La institución, como Casa de España en México, sirvió de lugar de acogida para los huidos.

Y, más tarde, Sánchez ha visitado el Ateneo español. Ahí se ha reunido con la junta directiva presidida por Ernesto Casanova Caloto, economista por la UNAM y descendiente de exiliados españoles en México, en un encuentro compartido con Carmen Tagüeña, hija de Manuel Tagüeña, uno de los altos mandos militares de la guerra de España. Esta sociedad, también creada en 1944 por exiliados, se convirtió pronto en un foco cultural de relevancia en la vida mexicana y ejerce hoy una destacada labor de divulgación de la Memoria Histórica, como informa Europa Press.

La visita diplomática ha tenido una primera parada en República Dominicana. En Santo Domingo, el presidente Sánchez ha sido recibido por su homólogo, Danilo Medina. Y en la clausura del encuentro de la Internacional Socialista celebrada en el país dominicano refirió la situación de Venezuela llamando "tirano" a Nicolás Maduro.

La agenda, con segunda estancia en México, ha servido para evocar las ocho décadas del éxodo que llevó a miles de españoles a tierras mexicanas. Sánchez ha estado acompañado en la visita de las ministras de Justicia, Dolores Delgado, e Industria, Reyes Maroto.

La "dignidad" de Companys

La ministra de Justicia ha entregado hoy en nombre del Gobierno español a Maria Lluïsa Gally Companys, nieta del presidente de la Generalitat de Cataluña, Lluís Companys i Jover, una declaración de reparación y reconocimiento personal de su abuelo, fusilado por la dictadura en octubre de 1940 tras ser entregado al régimen franquista por las autoridades alemanas, que lo detuvieron en su exilio en la Francia ocupada.

Dues persones observen una foto d' Lluis Companys.

Dos personas observan una foto de Lluis Companys.

El documento recoge el rechazo y la condena del Gobierno al consejo de guerra por el que Companys fue sentenciado a muerte y proclama pública y solemnemente el reconocimiento y la restitución de su plena dignidad. La declaración, expedida por el Ministerio de Justicia, fue aprobada en el Consejo de Ministros celebrado el pasado 21 de diciembre en Barcelona.

En marzo de 2010, Maria Lluïsa Gally i Companys reclamó una declaración oficial que expresara públicamente las circunstancias en las que su abuelo fue fusilado. Un documento del Gobierno español que reflejara expresamente que Lluís Companys "fue secuestrado y asesinado cobardemente por ser el presidente de la Generalitat". La nieta del 'president' pidió, además, "la dignificación pública de su figura".

La declaración entregada hoy a Gally relata que Companys marchó al exilio en Francia en enero de 1939 siendo el legítimo presidente de la Generalitat de Cataluña y que, meses después, en agosto de 1940, fue detenido por la Gestapo que había recibido desde España una lista con 800 nombres para su entrega a las autoridades franquistas. El 29 de agosto de 1940 fue deportado a España donde fue torturado y condenado a muerte por un consejo de guerra sumarísimo. El 14 de octubre de 1940 fue fusilado en el castillo de Montjuïc, en Barcelona.

El Congreso de los Diputados aprobó el 12 de septiembre de 2017 una declaración por la que estableció la "nulidad radical y carencia absoluta de eficacia y validez" de las sentencias dictadas contra Lluís Companys i Jover y otras condenas de tribunales de la dictadura. En los años 90, tanto Francia como Alemania pidieron perdón públicamente por su colaboración en estos hechos.

El encuentro con la nieta de Companys, celebrado casi 79 años después de la muerte de su abuelo, se celebró en la residencia del Embajador de España en México. El acto se enmarca en el viaje del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Justicia a ese país, donde darán inicio a los actos conmemorativos del 80 aniversario del exilio republicano español.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha