El Gobierno estudia con las autonomías lanzar proyectos piloto de apps de rastreo de contactos para controlar rebrotes

India y China aportarán casi la mitad de los nuevos abonados de telefonía móvil hasta 2020, según la GSMA

El Gobierno está analizando junto a las autonomías la posibilidad de lanzar proyectos piloto de aplicaciones móviles de rastreo de contagios de coronavirus que ayuden en el proceso de desescalada y colaboren a evitar rebrotes de COVID-19 durante la "nueva normalidad". "La adopción de estas herramientas dependerá de la decisión de las autoridades sanitarias en base a los resultados de los proyectos piloto que se puedan lanzar en las próximas semanas", explica el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital en un comunicado.

El uso de estas aplicaciones será voluntario por parte del ciudadano y su diseño estará "centrado en la protección de la privacidad de las personas", continúa el departamento que dirige la vicepresidenta Nadia Calviño. "Las aplicaciones de prevención de contagios pueden convertirse en una herramienta útil y complementaria a las medidas sanitarias para el proceso de desescalada", recalca. Su implantación sería "complementaria" a los procesos manuales de identificación de contactos de los nuevos contagiados de coronavirus que el Ministerio de Sanidad ha encargado a la Atención Primaria.

España, que había adoptado un rol secundario en el debate europeo sobre el uso de estas tecnologías en la lucha contra la pandemia, confirma así que también ha abierto este frente de trabajo a nivel nacional. El objetivo es que estas aplicaciones sean interoperables con las que están desarrollando otros países y detecten los contactos entre ciudadanos de diferentes nacionalidades que usen sus respectivos sistemas de rastreo de contactos.

En todos los casos la tecnología que sirve de base a estas apps es el bluetooth. Se pretende usar este método de comunicación vía radiofrecuencia para que los teléfonos móviles intercambien códigos de identificación cuando se encuentren cerca unos de otros. Esos códigos serán aleatorios y no incluirán referencias a la identidad real del propietario del teléfono ni a su ubicación. Cuando un usuario notifique que se ha contagiado de coronavirus, el sistema repasará la lista de códigos de otros teléfonos que ha registrado en los días anteriores y les hará llegar una notificación.

"Estos sistemas digitales que se están considerando a nivel europeo utilizan el bluetooth de los dispositivos móviles, sin emplear datos personales y respetando la privacidad de la ciudadanía", explica el Ministerio. Aspectos como cuánto tiempo tienen que estar próximos dos teléfonos para intercambiarse referencias o durante cuántos días se almacenarán los códigos para emitir ese aviso aún están bajo estudio en varios países.

Los detalles sobre los proyectos piloto españoles con este tipo de apps se analizarán en un grupo de trabajo cuya primera reunión se ha celebrado esta semana. En él participó la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, junto a sus homólogos en políticas digitales y de innovación de las diferentes comunidades. La primera decisión fue la creación de grupos de trabajo específicos sobre funcionalidad, privacidad e interoperabilidad.

Varias instituciones internacionales han reafirmado recientemente a los países su recomendación de implantar este tipo de tecnologías de rastreo. Tras la Comisión Europea o la Organización Mundial de la Salud (OMS), el último ha sido Consejo de Telecomunicaciones de la UE, formado por los ministros del ramo de los estados miembros, este martes. "Las aplicaciones de localización de contactos serán importantes para la relajación gradual de las medidas" de confinamiento", recordaron. La posición de España, según ha comunicado Asuntos Económicos y Transformación Digital, fue remarcar "la necesidad de un enfoque coordinado a nivel de la UE".

Una coalición europea para lograr un 60% de uso entre la población

Un reciente estudio de la Universidad de Oxford publicado en la revista Science indicó que el porcentaje mínimo de población que debe usar este tipo de apps de rastreo de contactos para que sean efectivas se sitúa un 60%. No obstante, fuentes del equipo suizo que analiza el sistema, uno de los grupos de investigadores más avanzados de Europa, han explicado a eldiario.es que con un porcentaje menor, de en torno a un 30%, puede implicar disminuciones notables en la curva de contagios.

La voluntad de que una mayor parte de la población acceda a utilizar esta tecnología es uno de los motivos que ha movido a diferentes países de apoyar sistemas de rastreo centralizados –en los que la información sobre los contactos de cada persona se almacena en servidores centrales del gobierno, suponiendo un mayor riesgo para la privacidad– a descentralizados –en los códigos solo se guardan en los teléfonos de cada usuario y no pueden ser consultados por un tercero–. Alemania, que comunicó este miércoles que su app será de código abierto y basada en un "doble consentimiento" (los ciudadanos deberán dar el 'sí' para participar, y un segundo 'sí' para transmitir algunos datos al centro de control de enfermedades del país) es un ejemplo de ello.

Otros países, como Austria, Estonia, Irlanda, Italia, Portugal y Suiza, también han comunicado oficialmente su posicionamiento a favor del sistema descentralizado. Según ha informado la Agencia Reuters este jueves, los investigadores de estos países han formado una "coalición" para avanzar unidos y compartir hallazgos sobre esta tecnología, que no se había usado antes a esta escala. "Todo sobre estos proyectos se han basado desde el primer día en cómo podemos hacer que funcione a nivel internacional", resumió Marcel Salathe, epidemiólogo digital del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana.

Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo han decidido que no implementarán ninguna app, aunque este último baraja desarrollar una para los casos en los que los ciudadanos del microestado viajen a otros países donde se recomiende su uso.

España, en cambio, no ha movido ficha. El comunicado del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital español no se posiciona oficialmente en este punto, aunque eldiario.es ha podido saber que varias autonomías han avanzado ya sus investigaciones basadas en el sistema de rastreo descentralizado.

El sistema descentralizado también es el que están desarrollando Google y Apple, que han comunicado su intención de facilitar a los estados una plataforma común para desarrollar aplicaciones de rastreo en sus teléfonos. En los próximos meses pretenden integrarlo en sus sistemas operativos, de forma que el usuario no tuviera que descargar una app, sino simplemente dar su consentimiento a participar en el rastreo. Las multinacionales presentaron esta semana cómo podría ser un aviso de contacto con un contagiado a través de estos sistemas.

Etiquetas
Publicado el
7 de mayo de 2020 - 14:16 h

Descubre nuestras apps