eldiario.es

9

INTERNACIONAL

El escándalo de Cambridge Analytica pone contra las cuerdas a algunos miembros del Gobierno británico

Vote Leave, acusada de obtener 700.000 euros de manera ilegal y bajo la supervisión del asesor de la primera ministra Stephen Parkinson

Activistas británicos han pedido a Theresa May que investigue si los ministros Boris Johnson y Michael Gove tuvieron algo que ver con las irregularidades

Johnson alerta de la "hostilidad" de Rusia hacia intereses occidentales

Johnson asegura que el Brexit ganó “justa, honrada y legalmente” EFE

El escándalo de Cambridge Analytica que también ha salpicado a la campaña oficial del Brexit ha impactado este domingo a Downing Street, después de que varios activistas escribieron a Theresa May para pedir una investigación sobre lo que saben los miembros de su gabinete y ella relacionado con el tema.

La carta del grupo antiBrexit Best for Britain llegó después de que un filtrador contase al Observer que Vote Leave canalizó dinero a través de otra campaña hacia una firma vinculada con la polémica compañía de datos Cambridge Analytica en lo que supondría una posible violación de la ley.

Las acusaciones pusieron inmediatamente en tela de juicio a los ministros de Exteriores y Medio Ambiente, Boris Johnson y Michael Gove, que fueron los miembros principales de la campaña Vote Leave.

May ha vivido un fin de semana de muchas presiones después de que Downing Street fuese acusado de revelar en público la homosexualidad del filtrador Sharmir Sanni (exvoluntario de la campaña a favor del Brexit) en un comunicado publicado el viernes. El comunicado fue publicado en respuesta a las acusaciones que Sanni hizo sobre la participación de uno de los ayudantes de May, Stephen Parkinson –antigua autoridad de la campaña favorable al Brexit Vote Leave– sobre actos ilícitos de la campaña del grupo.

Sanni ha dicho que su familia en Pakistán, lugar en el que la homosexualidad está criminalizada, esta ahora en peligro.

Sanni ha planteado una serie de interrogantes en el Observer sobre la validez de una donación de más de 700.000 euros procedentes de Vote Leave hacia un aparentemente grupo de campaña independiente llamado BeLeave que se canalizó hacia la empresa de servicios digitales AggregateIQ (AIQ), que tiene vínculos con Cambridge Analytica.

En su carta, Best for Britain pide respuestas a estas preguntas.

  • ¿Qué sabían Michael Gove y Boris Johnson sobre la coordinación de la campaña del Leave y de AIQ? ¿La primera ministra está planeando investigar sobre lo que sabían de tales afirmaciones?
  • ¿Se recusará a esta pareja del "gabinete de guerra" [Gove y Johnson] del Brexit mientras esas afirmaciones son investigadas?
  • ¿La primera ministra planea investigar al personal mencionado en los informes que trabajan para el Gobierno?
  • ¿Estuvo el Gobierno involucrado o reveló la homosexualidad de Sanni directamente?
  • ¿Se utilizaron correos electrónicos, teléfonos u otros equipos del Gobiernos?

Dicha carta llegó después de la última de una serie de revelaciones que aparecieron sobre el trabajo de la campaña favorable al Brexit y la compañía de datos Cambridge Analytica.

La donación de más de 700.000 euros, según denuncia Sanni, viola la legislación electoral porque Vote Leave compartió oficinas con BeLeave y ejerció medidas de control sobre la organización más pequeña. La normativa requiere que los grupos de campaña que se coordinan entre sí un limite en el gasto compartido. Vote Leave ha negado tal coordinación.

Sanni también denunció que, después de que la Comisión Electoral abriese una investigación, las figuras más relevantes de la campaña Vote Leave comenzaron a borrar el rastro de su presencia en los archivos compartidos por los dos grupos. El director oficial de la campaña favorable al Brexit, Dominic Cummings, describió tal afirmación como "incorrecta y difamatoria". Vote Leave dijo también que su personal actuó de manera "ética, responsable y legal al borrar cualquier dato".

Gove afronta presiones para apearse de la carrera por la sucesión de Cameron

Gove y Johnson, durante la campaña a favor del Brexit EFE

En otra entrevista en Channel 4 News, Sanni dijo: "Sé que Vote Leave hizo trampas... sé que la gente había mentido y que el referéndum no era legítimo". "Efectivamente, utilizaron BeLeave para gastar más de lo permitido, y no estamos hablando de pequeñas cifras... casi dos tercios de un millón de libras son una gran diferencia, y era ilegal".

Rápidamente, estas afirmaciones fueron desestimadas por importantes figuras del Vote Leave.

El sábado por la noche, pocas horas después de que se conocieran estas noticias, Johnson dijo que las acusaciones eran "totalmente absurdas". Y apuntó que Vote Leave ganó el referéndum de 2016 "justa, honrada y legalmente".

¿Es un ataque a la decisión de un pueblo?

El ministro de Medio Ambiente, que copresidió la campaña por el Brexit, no ha querido hacer comentarios sobre las denuncias sobre administración fraudulenta sino que las ha reformulado en forma de un ataque a la decisión del electorado.

"Respeto los motivos y comprendo los sentimientos de quienes votaron a favor de permanecer en la UE. Pero 17,4 millones de británicos optaron por abandonar la UE en una votación libre y justa, y se tiene que respetar el resultado. Nuestro trabajo ahora es trabajar para superar la división", ha dicho Gove.

Andrea Leadsom, la líder de la Cámara de los Comunes e importante figura dentro de Vote Leave, fue algo más cautelosa que el ministro de Exteriores cuando dijo en Sky News: "Obviamente, se trata de un asunto de la Comisión Electoral. Es muy importante que aborden estos temas. Sé que ya se han producido una serie de investigaciones sobre el asunto y que no se ha encontrado ninguna irregularidad".

Cuando se le preguntó si sentía que la legitimidad del resultado del referéndum estaría en duda si se probaba que las acusaciones eran ciertas, dijo: "Creo que tenemos que esperar a que la Comisión Electoral termine sus investigaciones".

Las acusaciones también fueron desechadas por Parkinson en un comunicado individual publicado por el Gobierno. En él, calificó las acusaciones de Sanni "objetivamente incorrectas y engañosas". Downing Street se negó a decir este domingo si Theresa May continuaba teniendo total confianza en Parkinson. Una fuente del Gobierno asegura que habría que esperar al lunes para tener una respuesta a esto.

Parkinson es una de las figuras clave que probablemente se tendrán muy en cuenta en la investigación de la comisión. Todas estas personas ocupan ahora posiciones importantes en el Gobierno de May. Es posible que también se tenga que enfrentar a presiones para que se haga a un lado de manera voluntaria mientras se llevan a cabo estas investigaciones.

"Theresa May tiene que asegurarse de que la Comisión Electoral tiene los nedios para investigar al completo las acusaciones que se han hecho de que hubo complicidad delictiva", avisó el domingo el vicepresidente de los laboristas Tom Watson en BBC.

"Porque hay que tener en cuenta que las personas que lideraron esas campañas son ahora figuras importantes de Gabinete, y creo que tenemos que asegurarnos de que ellos no tenían idea lo que estaba sucediendo. Pero eso creo que se necesitan todos los recursos que sean necesarios, y si es necesario, hasta la policía tendría que investigarlo".

"La comisión tiene una serie de investigaciones abiertas en relación con los que hicieron campaña durante el referéndum sobre el futuro e la UE. No tiene ningún comentario que hacer sobre las investigaciones en curso", dijo una portavoz de la Comisión Electoral.

Traducido por Cristina Armunia Berges

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha