eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Etarra, bolivariano y golpista

Cuando el lanzamiento de palabras gruesas deja la política en los huesos (y no de aceituna)

44 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Aznar entra en la Sala Cánovas escoltado por Pablo Casado y otros diputados del PP.

Aznar entra en la Sala Cánovas escoltado por Pablo Casado y otros diputados del PP. EFE

Hubo un tiempo en el que todo lo malo para la derecha era "etarra". Zapatero era ETA, vendía España a los terroristas, les entregaba Navarra y traicionaba la memoria de las víctimas. Después, llegó la amenaza bolivariana. Podemos traía el chavismo, mandaría Maduro y seríamos un satélite de Venezuela. Ahora, en este otoño-invierno, se lleva el golpismo. A los etarras y los bolivarianos se les han unido los golpistas. Si faltaba algo para crear alarma en la población, vivimos un golpe de Estado.

Es tan estrambótico como irresponsable. Pablo Casado anuncia desde la sede de la soberanía nacional que asistimos a "un golpe de Estado que se está perpetrando ahora mismo en España". Así, sin temblarle los folios del máster, el líder del PP asegura que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "es partícipe" de ese golpismo. Mientras, Pablo Iglesias "está negociando el proyecto de investidura, que es que Catalunya sea independiente". Casado lo ha dicho con tanto desparpajo como cuando nos animaba a exclamar por las calles ¡Viva el rey!

Imaginamos el alarmismo con el que se toman estos acontecimientos las potencias internacionales. Si el líder del PP anuncia que en España se está perpetrando un golpe, vemos a Merkel movilizando a las tropas y al resto de gerifaltes europeos tomarse las palabras de Casado tan en serio como cuando va a contarles que España vive un desastre. Sin duda, todo son gestos de gran patriota. El riesgo es el de aquel pastorcillo mentiroso del cuento: cuando realmente quiera denunciar algo real, puede que ya no le crean.

Llegados a este punto, con Sánchez como presidente golpista, Iglesias negociando la secesión de Catalunya y Otegi, junto a Zapatero, volviendo por sus fueros, la solución es Aznar. Pablo Casado insiste en mostrarnos a José María como el modelo a seguir. Por ser el autor del milagro económico, mientras envían a Rodrigo Rato a prisión, y por tejer alianzas del "centroderecha ganador", elogiando al líder de los ultras de Vox como "un chico lleno de cualidades". Esto es lo que, en otro tiempo, Aznar llamaba "el giro al centro".

Un golpe, pero en la mesa, es lo que da el sistema cuando paraliza decisiones judiciales que perjudican a la banca. Un golpe, de ignominia, es lo que ocurre con Arabia Saudí, cuando los periodistas son descuartizados y siguen muriendo civiles con venta de armas cómplice. Y un golpe, de Estado, es lo que dio Franco, que sigue ensalzado en España, con la simpatía o las medias tintas de unos cuantos afligidos por la moción de censura.

De Pablo Casado se esperaba más. No hay regeneración en el PP, si la respuesta a la sentencia de Gürtel sigue siendo que el juicio no fue imparcial, que les tenían manía y que Aznar es un líder a seguir. En esta semana con orden de prisión para Rato y con Ignacio González volviendo a cobrar un sueldo público, faltan algunas disculpas por pedir y bastantes millones por localizar. Si la respuesta sigue siendo lo de etarras, bolivarianos y golpistas, el nivel es de caca, culo, pedo, pis. Y ya huele.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha