eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Primero tomaremos Atenas, después tomaremos Berlín

Grecia, España, la austeridad, todo parte de un negocio millonario donde muchos quieren seguir haciendo caja

67 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Los griegos han elegido votar no a una oferta que no se sabe muy bien en qué consistía o para qué servía, donde lo único claro era que iban a sufrir más y aún más. Lo han hecho para respaldar a un gobierno que ha cometido muchos errores, se ha movido como una pato mareado entre las instituciones europeas y no sabe muy bien cómo salir de semejante atolladero, pero al final sólo pretendía que le concedieran una mínima reestructuración de su deuda impagable y así poder ofrecer a los suyos un futuro donde tanto sufrimiento sirviera para algo y tuviera un punto y final.

Unos les dirán que los griegos y las griegas se han vuelto locos. Otros les contarán que se trata de unos jetas que quieren vivir del cuento y no trabajar para devolver lo que deben. Otros les invitarán a celebrar el triunfo de la democracia y alguno incluso pronunciará emotivos panegíricos sobre la dignidad de los pueblos. Hablar sale barato cuando puedes ir a un cajero y sacar todo tu dinero sin problemas.

Algunos les explicarán que Alexis Tsipras ha salido reforzado y que si su plan es salir del Euro, no puede irle mejor. Otros les explicarán que en Bruselas, Berlín o Madrid han ido demasiado lejos o que ya lo tienen todo previsto y van a activar el botón nuclear del Grexit. Más palabrería que sólo sirve para seguir mareando y rehuyendo la verdad que se pretende ocultar.

Si Yorgos Papandreu en 2011 no hubiera dado su brazo a torcer, convencido de que su socios le ayudarían, y hubiera convocado el referéndum que ahora Syriza ha tenido el coraje de mantener, a lo mejor nos habríamos ahorrado algunos años de dolor y políticas económicas tan estúpidas como perversas.

Cualquier economista sensato les confirmará que lo único que no necesita Grecia ahora es más austeridad y más recortes. Grecia y Europa requieren políticas de crecimiento, reestructurar su deuda y poner en marcha las reformas que los gobiernos de partidos como Nueva Democracia jamás implementarán porque van directamente contra los intereses de quienes han saqueado el país durante estos años.

Grecia, España, la austeridad, todo parte de un negocio millonario donde muchos quieren seguir haciendo caja. No se trata de la deuda, ni de pagarla o cobrarla. Se trata de demoler para siempre el modelo del Estado del Bienestar que, con todos sus defectos y limitaciones, había logrado llevar a tantos tan lejos. No se trata de cómo crear riqueza sino de cómo arrebatarla. Esto es un secuestro y nosotros somos los rehenes. A nosotros nos toca decidir si estamos dispuestos a seguir pagando el chantaje, vamos a seguir peleándonos unos contra otros por el reparto de la miseria o vamos a plantarnos y defender esos mismos derechos que tanto nos costaron conseguir.

Hasta ahora nos habían dicho que era un problema económico y sólo se podía resolver de una manera. Prepárense. Ahora nos contarán que se trata de un problema político y sólo puede resolverse de una manera.

Ya lo avisó con crudeza encomiable la ministra de Agricultura, "las urnas son peligrosas". Antes lo había advertido el presidente del fondo buitre Blackrock en el Foro de Davos, que es donde se reúne la gente que sí sabe tomar las decisiones que siempre acaban pagando los demás: "Hay que educar al pueblo para que vote al líder correcto". En el Todo a Cien global en que pretenden convertir el mundo la gente vota y eso sigue siendo un problema. Pero tranquilos, están trabajando en ello.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha