eldiario.es

9

La epidemia del miedo

Contemplar las imágenes actuales de Wuhan debería alertar a una sociedad consciente sobre la naturaleza del peor virus que se propaga incontrolado: el miedo

25 Comentarios

Wuhan, foco del colonavirus. EFE/Yuan Zheng

Wuhan, foco del coronavirus. EFE/Yuan Zheng

«Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos;

ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven».

José Saramago, "Ensayo sobre la ceguera"

Supuestamente, el coronavirus se ha cobrado una víctima de entidad en España. O diremos mejor en Barcelona, que marca una diferencia. El brote epidémico desatado en Wuhan, China, a más de 9.000 km de distancia ha sido la causa esgrimida para cancelar el Mobile World Congress. Los primeros balances de pérdidas hablan de 490 millones de euros y 14.000 puestos de trabajo temporales en Barcelona. La llamada prensa de Madrid –y del resto, que no sea Catalunya- no le ha dedicado especial atención. El Congreso de los Diputados aún menos. Según la oposición de derechas nada hay más decisivo para los españoles que Venezuela. Ese punto de racismo destaca en la epidemia del miedo que asola a la sociedad.

No ha sido la alerta sanitaria la que ha suspendido el Mobile. Lo aseguran las autoridades españolas y la OMS, Organización Mundial de la Salud. Sería una precaución desmesurada en un país que solo ha registrado dos casos leves. La guerra comercial entre China, con su potente Huawei, y Estados Unidos y Europa no anda lejos. No ha sido impedimento sin embargo para celebrar otros eventos: la feria Integrated Systems Europe(ISE) en Ámsterdam, ahora mismo, entre otros. Todo son especulaciones que no se pueden confirmar. Es ése el factor precisamente que desata el temor y las interpretaciones variopintas, los bulos incluso. Una sociedad infantilizada está dispuesta a creer cualquier cosa para disipar sus temores. Periodistas incluidos.

Contemplar las imágenes actuales de Wuhan debería alertar a una sociedad consciente sobre la naturaleza del peor virus que se propaga incontrolado: el miedo. Wuhan es la novena ciudad de China en población. 11 millones de habitantes, en un país que ya ronda los 1.400 millones. Al parecer, en ella se desarrolla un potente foco de investigación e innovación tecnológica. Ahora es una ciudad desierta a la que han rodado a cámara lenta en día de niebla, como si el propio virus lo desatara. Sus habitantes aislados, su actividad, detenida. Y es que el miedo acarrea consecuencias, desde económicas –como vemos ya- a personales de todo tipo. Es mentira que sean miles los contagiados en todo el mundo como se dice. No todavía, al menos.

Es cierto que el oscurantismo de la dictadura china da poca confianza a los datos que aporta sobre el balance de víctimas del coronavirus, pero aun así, las cifras de 60.000 afectados, 1.426 muertos, y 1.100 personas que han superado la enfermedad, no daría lugar a la histeria desencadenada. Nos dicen también que va disminuyendo el número de contagios. Probablemente, por las medidas de prevención adoptadas. Pero ya se ha lanzado una sin par ola de racismo contra los ciudadanos chinos. Hay gente capaz de engullir que el coronavirus viene transportado en el hilo de coser o en los productos alimenticios. Restaurantes chinos andan bajando la persiana temporalmente antes de mandar a diario sus platos al congelador o la basura. Ser chino -y hay, repito, casi 1.400 millones-, es sospechoso para mentes calenturientas. Ésas que con sus decisiones son peligros a considerar para todos.

Los miedos son muy selectivos. Sobre todo cuando algunas batutas marcan el ritmo. La gripe en España registró en ejercicios recientes casi 800.000 casos, 52.000 ingresados y casi 1.000 muertes, si bien recientes estudios revelan que la gripe causa hasta tres veces más defunciones que las registradas80.000 muertos hubo el año pasado por la gripe común en EEUU y no pasó nada. Vayamos más allá, a los países que no cuentan. En la República del Congo ahora mismo se contabilizan 2.250 casos de muertos por Ébola con una altísima tasa de mortalidad entre los contagiados. Otra epidemia allí, de sarampión, ha matado ya a 4.000 niños. La vacuna cuesta 1 euro y se pide ayuda y no se da. El periodista Ramón Lobo citaba esos "mil millones de enfermos de 18 males ignorados que podrían prevenirse con una vacuna". Estos, entre los más destacados.

Wuhan, hoy, es la imagen de la sociedad que han formateado llena de miedos inducidos y realidades disipadas. La imagen de un mundo que se anticipa y del que nos ha prevenido la experiencia. Y la literatura. Es La Peste de Albert Camus, publicada en 1947, sobre una hipotética plaga que situó en la ciudad argelina francesa de Orán. En los buenos pensadores como él, sirve para mostrar y aprender sobre la condición humana. Está en el Ensayo de la Ceguera, obra cumbre del Nobel José Saramago, publicada en 1995. Él mismo la definió como una crítica para desenmascarar "a una sociedad podrida y desencajada". Y ya la vimos en Un enemigo del pueblo, de Ibsen, que salió a la luz en 1882 alertando de cómo en estas tragedias se tiende a matar al mensajero que entorpece planes económicos para eludir soluciones y responsabilidades. Así pasó con el pobre y joven médico de Wuhan que lanzó la voz de alarma sobre el coronavirus. Ha muerto e inicialmente fue obligado a pedir perdón por la alarma.

Y así pasa con quien avisa de peligros reales que no interesa difundir, tanto como los que atenazan en estornudos que se muestran potencialmente mortales. Mientras, vemos abrir la boca -todo lo que da de ancho- a lenguas viperinas y el veneno que transportan para que surtan sin control.

La sociedad del bienestar soporta cada vez menos el riesgo, pero éste no desaparece nunca. Seguramente ni en las casas cerradas de la cerrada ciudad de Wuhan. No se puede esterilizar cuanto nos rodea. Hay que tomar precauciones, por supuesto. En la medida que lo dicta la sensatez. Y desde luego una prevención básica es contar con un sistema de salud potente –no dedicado al lucro- y que atienda a todos los ciudadanos, evitando la extensión de cualquier enfermedad contagiosa. Y no van por ese camino los hechos del liberalismo desbocado.

No deberíamos engañarnos: miedo tenemos todos, humanos y animales (más nosotros que anticipamos temores). Malo el que dice no temer a nada. La valentía es simplemente racionalizar el miedo e intentar superarlo. Y, sin duda, advertir cuándo el miedo es utilizado como arma y control que cada vez ocurre más. Y oponerse con toda la energía posible a la peor plaga: la globalización del miedo. Y saber que el miedo crece cuando no se le combate.

Es preocupante ver a personas que no se ponen mascarilla alguna para prevenirse del odio, la xenofobia, la irracionalidad. Ni se alejan de dañinos focos de infección que constituyen algunas políticas y sus difusores mediáticos, de quienes trasmutan la realidad. Y estos virus sí que son contagiosos y letales.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha