eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Siete de cada diez andaluces consideran que el copago sanitario es una medida "ineficaz"

Según una investogación elaborada por el Centro de Estudios Andaluces y coordinada por Rafael Serrano del Rosal y Lourdes Biedma Velázquez (IESA).

- PUBLICIDAD -

El 68,8 por ciento de los andaluces considera que el copago sanitario "no es una medida eficaz" y más de la mitad de la población andaluza cree que el establecimiento de un sistema de copago sanitario "no solo es innecesario sino que además es injusto" (52,6%). Asimismo, el 57,6 por ciento cree que el establecimiento de este sistema perjudicará sobre todo a jubilados y enfermos crónicos; el 56,5 por ciento que generará desigualdad social al gravar en el enfermo y no en el ciudadano parte del coste sanitario y un 53,6 por ciento considera que hará que las personas con menos ingresos utilicen menos los servicios sanitarios.

Estas son algunas de las conclusiones de la investigación '¿Es el copago la solución? Opiniones y actitudes de los andaluces ante el copago de los servicios sanitarios públicos', un trabajo editado por el Centro de Estudios Andaluces dentro de la colección Realidad Social que se ha presentado en el marco de un seminario sobre la materia celebrado este jueves en Sevilla. Este estudio recoge las conclusiones de un proyecto de investigación homónimo financiado por el Centro de Estudios Andaluces en la convocatoria de ayudas correspondientes al año 2012.

Según una nota de prensa, el trabajo, coordinado por Rafael Serrano del Rosal y Lourdes Biedma Velázquez, del Instituto de Estudios Sociales de Andalucía (IESA), realiza una aproximación a cuál es la opinión y la actitud de la ciudadanía andaluza sobre una posible implantación del llamado "copago" en los Servicios Sanitarios Públicos en Andalucía (SSPA). La investigación se aborda desde un punto de vista cuantitativo para lo que se ha realizado una encuesta telefónica a 1.200 personas a los que se les pregunta, entre otras cuestiones, por la situación económica de Andalucía, por su valoración del sistema sanitario andaluz o el abuso del sistema por parte de algunas personas usuarias.

Una de las principales novedades de este estudio es que también analiza la cuestión desde un punto de vista cualitativo ya que recoge los resultados de las entrevistas a cuatro expertos con un contrastado conocimiento del tema del ámbito de la economía de la salud y de la política y gestión sanitaria y, utilizando fuentes nacionales, como principal novedad, ofrece una comparativa con otros países.

EL COPAGO SANITARIO

En este capítulo se recoge el objetivo principal de la investigación abordando cuestiones como qué se entiende por el copago, cuáles son sus objetivos, la tipología, las ventajas e inconvenientes del mismo así como los sistemas de copago en Europa (copago de atención primaria, atención especializada, atención farmacéutica, asistencia dental).

El informe refleja que respecto al copago sanitario los andaluces se muestran menos receptivos que el resto de españoles. Así, seis de cada diez andaluces entrevistados creen que el copago no es una medida eficaz (68,8% en Andalucía y 68,3% en España); el 35,9 por ciento piensa que es una medida necesaria dadas las circunstancias (48% en España); el 30,7 por ciento de los andaluces cree que es una medida justa (45,2% en España) y el 18,3 por ciento que es aceptada (18,8% en España).

En esta misma línea, el 70,6 por ciento de andaluces considera que el copago hará que se utilicen los servicios públicos solo cuando sean necesarios; el 40,9 por ciento cree que se reducirán las listas de espera, el 54,9 por ciento considera que las personas que en un hospital quieran tener una habitación individual deberían pagar por ella; el 92,2 por ciento está en contra de que la comida deba pagarse en los hospitales y el 20,7 por ciento cree que el copago debería establecerse solo para los no andaluces. Además, un 58,7 por ciento no está de acuerdo con la afirmación de que el pago de un euro por acudir a la consulta del médico no afecta a la economía de ningún ciudadano.

Respecto al motivo principal por el que es necesario establecer copago según los entrevistados, el abuso sería el principal con un 32,9 por ciento, seguido de la sostenibilidad del sistema sanitario (21,4%), el abuso y el fraude en el consumo de medicamentos (10,8%); la situación económica actual (9,9%); la mejora del servicio ((7,8%), el derroche actual (2,7%) u otras causas.

En el apartado de servicios prescindibles, un 30 por ciento estaría de acuerdo con dejar de financiar ciertas prestaciones sanitarias utilizadas por pocas personas para ahorrar en sanidad. Entre los servicios prescindibles están las operaciones de cambio de sexo (16,6%); las operaciones de estética (6,8%), ciertos medicamentos (4,5%), servicios de enfermería (2,3%) y otros con un dos por ciento.

Sobre el copago de medicamentos, el trabajo señala que en España el gasto farmacéutico por habitante es superior a la media de los países de la OCDE y que en el caso concreto de Andalucía, presenta un porcentaje ligeramente inferior a la media (mayor gasto en la Comunidad Valenciana y menor en Ceuta y Melilla, Madrid y Baleares).

La valoración ciudadana en este sentido es muy dispar. Un 78 por ciento de los andaluces conoce o ha oído hablar de la reforma realizada en el copago de medicamentos realizada entre septiembre y octubre de 2012, porcentaje que baja al 69 por ciento entre los jubilados o pensionistas, uno de los colectivos más afectados por la medida. De esta forma, a un 34,5 por ciento de las personas entrevistadas le parece negativo o muy negativo este nuevo sistema mientras que para un 39,7 por ciento es positivo y muy positivo, considerando el 22 por ciento que no es ni positivo ni negativo.

En lo que se refiere a los objetivos del mismo, sólo uno de los expertos considera que tiene un afán recaudatorio mientras que los otros tres consultados para realizar la investigación creen que de forma teórica no es esta su finalidad. Las cuestiones que se plantean en este sentido son el problema del copago y la equidad (límites y topes para las personas con rentas más bajas y el fraude que existe con las personas que se benefician de estas exenciones), los costes de implantación del copago sanitario y los intereses privados en su establecimiento.

EN GENERAL LOS ANDALUCES GOZAN DE BUENA SALUD

El segundo de los capítulos está dedicado a analizar las opiniones y el conocimiento de los andaluces sobre el sistema sanitario público. El trabajo pone de manifiesto que, en general, los andaluces gozan de buena salud. Respecto a la cobertura sanitaria, la mayoría de los residentes en Andalucía solo cuenta con sanidad pública (83,3%) mientras que sólo un cuatro por ciento son los que tienen sanidad privada. El 12,4 por ciento cuentan con ambas coberturas.

En lo que se refiere al conocimiento de la ciudadanía sobre el SSPA, uno de cada tres encuestados piensa que el Servicio Andaluz de Salud es el encargado de la asistencia sanitaria en nuestra comunidad, y el 54 por ciento no sabe o no recuerda cuál es el organismo. Respecto a la financiación, el 42,5 por ciento piensa que la sanidad pública se financia mediante el pago de cuotas a la seguridad social; el 20,5 por ciento mediante cuotas e impuestos. Y en cuanto a los recursos económicos, un 65 por ciento considera que son escasos y sólo el 5,2 por ciento cree que son demasiados.

EL 55,6% DE ENCUESTADOS CREE QUE EL SISTEMA DEBE ATENDER A TODOS

En cuanto al modelo sanitario, más de la mitad de los encuestados (el 55,6%) creen que el sistema debe atender a todas las personas sin excepción tal y como se estaba realizando antes de la entrada en vigor de la nueva ley. Uno de cada cinco encuestados (20,8%) cree que sólo se debería atender a los residentes legales en Andalucía, es decir, excluirían a las personas en situación irregular, y otra quinta parte de los encuestados sólo a los españoles (21,6%).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha