eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Fallece Juan Gelman, el Cervantes más doliente

El autor argentino, exiliado desde 1975, falleció en su casa de México DF víctima de una enfermedad medular

La dictadura argentina le arrebató a su hijo y a su nuera embarazada, tragedia que marcó su obra hasta el final de sus días

El poeta ganó, entre otros, el premio Cervantes, el Juan Rulfo, el Neruda y el Reina Sofía de Poesía Latinoamericana

- PUBLICIDAD -
Fallece en México autor argentino Juan Gelman

Fallece en México autor argentino Juan Gelman

El escritor argentino Juan Gelman, de 83 años, falleció la pasada madrugada en su casa de la Condesa de la Ciudad de México, según informaron a Efe fuentes oficiales y de la familia. El autor residía allí desde que su exilio -que comenzó en 1975- le obligase a abandonar su país natal, al ser perseguido por la Alianza Anticomunista Argentina (la triple A). Aunque la geografía de gran parte del planeta ha tenido el privilegio de acogerle y ser testigo de su obra. Su actividad política e institucional con la UNESCO le ha amparado en ciudades como Nueva York,  París, Madrid, Managua y Roma. A cambio, ha dejado en el legado literario de éstas algunos de sus mejores versos, y algunos de los más tristes.

El premio Cervantes 2007, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2005 y el Juan Rulfo de Literatura Latinoamericana en 2000, se rindieron ante  Hoy. ¿Se amustia lo vivido cuando le dan palabra? ¿El después hablado lo traiciona? ¿Y qué le hace, dónde, cómo?, reflexionaba el escritor en su última obra. A él esto no le ocurría, pues la realidad impresa en sus poemas ya nacía mustia. 

Gelman militaba en el grupo de izquierdas Montoneros de Buenos Aires. Tras una protesta liderada por varios estandartes de la literatura latinoamericana, entre ellos Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa, la dictadura emitió finalmente la orden de captura contra él. En 1889 fue indultado por el Gobierno de Carlos Menem, pero este hijo de emigrantes ucranianos mantuvo su hogar en la capital mexicana, donde se había instalado un año antes.

La lucha y el dolor constante hacen poesía

La trayectoria y las palabras de Juan Gelman han estado influídas por los horrores de la guerra y de la dictadura. Como decía en su discurso en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, "la memoria es el rostro de los seres amados que las dictaduras militares desaparecieron". En su caso estos seres amados fueron su hijo y su nuera embarazada, que fueron secuestrados durante el régimen militar. 

El recuerdo de Marcelo y Claudia pesaron en su literatura, pero nada de esto le desencantó con su pasión. " Ninguna catástrofe, natural o provocada por el hombre, ha podido jamás cortar el hilo de la poesía", admitía al recoger el premio Juan Rulfo. El jurado de las Academias de las letras hispanoamericanas le otorgó el Cervantes por " "el compromiso con la realidad  y por su terrible historia personal". Pero Gelman no escribía del dolor, sino de la pérdida, y tampoco del lamento, sino de la justicia. Esta llegó a su vida personal cuando encontró a su nieta, 23 años después de la desaparición de su familia.

Versos fuertes, espíritu desanimado

"Se ha instalado toda un sistema para recortarnos el espíritu" admitía en una entrevista al El País. Aunque estuvo ocho décadas luchando mano a mano con la libertad, en el fondo se sentía desesperanzado ante la alienación de las cúpulas. Sin embargo, no dudó en mostrar su apoyo a los movimientos de protesta como el 15-M en España, Occupy Wall Street en Nueva York o el  132 en México.

Su figura también ha estado ligada al periodismo desde el inicio de su carrera. En su juventud colaboraba en el diario porteño Rojo y negro, con la que se hizo un hueco en algunas de las publicaciones más comprometidas con el espíritu guerrillero. Entre estas enérgicas ediciones destacan la revista Crisis y los diarios La Opinión y Noticias. El último medio que contaba con su firma era el periódico argentino  Página 12, en el que escribía una columna semanal mostrando su apoyo crítico al Gobierno actual.

El poeta llevaba varios años padeciendo las secuelas del síndrome de meliodisplasia, enfermedad de disfunción de la médula osea, que finalmente le venció en la noche de este miércoles. Rodeado de sus amigos y familia nos dejaba en tranquilidad, mientras que Twitter ardía con muestras de afecto. 

Entre la obra poética de Gelman  destacan  En el juego en que andamos Gotán Violín y otras cuestiones , Los poemas de Sidney West, Fábulas, Salarios del impío, Sombra de vuelta y de ida e Incompletamente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha