eldiario.es

Menú

Los bomberos del Consorcio de la Diputación de Alicante, en pie de guerra

Los parques de la Marina Alta, Villena y Almoradí llegaron a cerrarse puntualmente hace dos semanas como consecuencia de la negativa de los bomberos a hacer horas extraordinarias y sustituciones para evidenciar la falta de personal

La situación podría repetirse en próximos días, ya que la Junta de Personal ha decidido reanudar las medidas de presión ante la negativa de la dirección del Consorcio a atender sus reivindicaciones, que pasan por reforzar la plantilla y rebajar su edad media

- PUBLICIDAD -
Un camión de bomberos en el incendio que arrasó casi 40 hectáreas en el Montgó en 2014.

Un camión de bomberos en el incendio que arrasó casi 40 hectáreas en el Montgó en 2014.

Los bomberos del Consorcio Provincial están de movilizaciones. La situación de los diferentes parques es, aseguran, “precaria”, en especial por la falta de recursos humanos, en especial en tres de ellos. Por ello, han iniciado medidas de presión. Entre el 7 y el 11 de este mes, se negaron a realizar servicios extraordinarios y a asumir sutituciones. Es decir, se negaron a suplir con sobreesfuerzos personales la falta de personal y pusieron así de manifiesto cuál es la dimensión real de las plantillas. El resultado es que el parque comarcal de la Marina Alta llegó incluso a quedar puntualmente cerrado esos días. Y lo mismo sucedió en los de Villlena y Almoradí.

La situación, incluso, podría volverse a repetir en próximos días. La Junta de Personal del Consorcio Provincial de Bomberos compareció este lunes en rueda de prensa en Sant Vicent del Raspeig para explicar el enfrentamiento que mantiene con la dirección del Consorcio de la Diputación de Alicante y avanzar que, desde este mismo lunes y durante 10 días más, se volverá a repetir la misma medida de presión.

El conflicto entre los bomberos y el Consorcio viene de lejos. Las negociaciones que mantenían ambas partes quedaron rotas el 27 de octubre y dieron pie a las medidas de presión acordadas en una asamblea de los trabajadores.

“Bloqueo” en las negociaciones

Según la Junta de Personal, en esa asamblea “se constató el bloqueo que supone la continuada dilatación en el tiempo de la respuesta a nuestras reivindicaciones y, sobre todo, la precariedad en la que se encuentra la prestación del servicio de bomberos del Consorcio como consecuencia de la falta de plantilla y del envejecimiento de la existente”. Y es que los representantes de los trabajadores ponen de de manifiesto que la oferta de empleo público que defiende la dirección es “ridícula”. De hecho, han interpuesto un recurso contencioso contra ella. Aseguran que “apenas cubrirá las vacantes por jubilación de estos tres últimos años debido a las limitacioines de la Ley de Presupuestos, además de la inoperancia, la improvisación y la falta de planificación y de voluntad política de la dirección del consorcio ante la precarización tanto del servicio público que prestamos como de las condiciones laborales que supondrá la sustitución de trabajadores fijos por interinos, que en breve llegarán a constituir más de un 20% de la plantilla”.

La negativa a realizar servicios y extraordinarios y a asumir sustituciones, puesta ya en práctica del 7 al 11 de noviembre y que se reanuda esta semana durante diez días busca, explica la Junta de Personal, “evidenciar ante la opinión pública la realidad del servicio”. En aquella primera semana, señala, quedó de manifiesto “hasta qué punto el mantenimiento del personal mínimo operativo de los distintos parques y áreas operativas depende de la realización de horas extraordinarias y sustituciones”. Dicho de otro modo, que “la sostenibilidad del servicio está siendo posible gracias a la voluntariedad de los bomberos por solucionar un problema que la Administración sólo parchea y enmascara, y todo ello en un mes en el cual no hay libranzar por vacaciones”. Además, “hemos comprobado también cómo en la mayoría de los turnos se sobrepasan los cincuenta años de media de edad”.

Sin grupo de rescate

La medida de presión no sólo evidenció la falta de plantilla de los parques. También se vio afectado el servicio de rescate de montaña, que debería estar cubierto por dos rescatadores junto al helicóptero. Esa semana, no se cubrió, y esos rescatadores estuvieron cubriendo mínimos en los parques de bomberos. Si hubiera hecho falta realizar un rescate, el helicóptero tendría que haber ido a buscarlos a sus respectivos parques antes de acudir a solventar la emergencia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha