eldiario.es

Menú

20 Años de “APP informática”

- PUBLICIDAD -

No es posible resumir en un texto lo que hemos vivido en los últimos 20 años de APP. Pero voy a intentar dejar, de modo personal, algunas pinceladas para entender la trayectoria de esta empresa que tanto significa en mi vida, junto a mi familia, socios, compañeros y amigos.

En mi infancia y juventud veía a mi padre dedicar su esfuerzo y asumir responsabilidades en una empresa que no era suya. Se implicaba personalmente infinitamente más de lo que entendemos por un horario laboral. Y cuando el sueldo llegaba a casa era gestionado por la mejor economista del mundo, mi madre. Les debo tanto.

Desde pequeño sentía admiración por el mundo de la empresa. Y como si vinieran de otro planeta se cruzaron en mi camino los primeros microordenadores que llegaron a los hogares en los años 80. Fueron culpables de disparar mi imaginación de quinceañero y decidirme posteriormente por estudiar informática.

Ha nacido una empresa, APP

Crear una empresa de informática era la fórmula perfecta para unir el mundo de la empresa y de la tecnología. En Diciembre de 1993 involucré a mis dos amigos y socios para el proyecto APP. ¡Qué emoción!

Las siglas de APP corresponden a “Asesoría y Programación Profesional Informática”. Elegir el nombre no fue complicado pero no teníamos apenas dinero. Cada socio puso 200.000 pts (1.200€). Un total de 3.600€ que se quedaron muy pronto raquíticos, después de los mínimos gastos inciales. Como no podíamos pagar un local empezamos la actividad en lo que había sido el piso de mis abuelos. ¡Un sexto piso!

Solo teníamos ganas de trabajar y comernos el mundo. Con seguridad, los primeros meses fueron los más intensos. Este sector es muy dinámico y ha habido algunos años en los que las experiencias vividas podrían contar por cinco.

1994: Primer Proyecto.

El primer proyecto consistió en abrir al máximo el abanico de nuestras posibilidades: Empezamos ofreciendo programación a medida, instalación de redes, mantenimientos a empresas, venta de software estándar, venta de ordenadores y hardware en general. Nos multiplicamos personalmente para poder atender a todo pero sabíamos que tendríamos que especializarnos.

Tuvimos que abandonar muy pronto la programación a medida porque necesitábamos largos periodos de desarrollo y retrasaba mucho los ingresos. Algo parecido pasó con el resto de servicios a empresa. Necesitábamos ingresos con urgencia porque los gastos mensuales no esperaban.

El primer ordenador que vendimos fue para una amiga. Debe ser que se lo agradecí mucho porque acabé casándome con ella. Mientras los amigos y todas las parejas de novios salían de paseo o de fiesta, nosotros siempre estábamos en la empresa. Gracias Bego por tanto apoyo.

¡Venderemos ordenadores!

No fue el único ordenador vendido. A los pocos meses nos quedamos sorprendidos, el piso estaba lleno de ordenadores y pedidos. Reuní a mis socios para tomar la primera determinación. El mercado había hablado, la gente necesitaba ordenadores y no teníamos la infraestructura suficiente para cumplir con todas las líneas de negocio.

Aunque la empresa nació sin recursos, veníamos de la Universidad Politécnica con cierto aire de elitismo. Vender “hierro” no era nuestro objetivo ideal, pero la decisión estaba consensuada y era firme. Nos dedicaremos a la venta de ordenadores con todo el empeño posible. Los clónicos se habían convertido en los reyes del mercado y de APP.

Nos bajamos a pie de calle. Alquilamos el primer local, un bajo comercial diminuto para abrir la primera tienda APP. Nos pusimos a trabajar y a vender con ambición.

1995: Segundo Proyecto, 7 Tiendas y una distribuidora

Pronto tomamos opciones que nos hacían “distintos” en el mercado. Como la de trabajar con sólo tres proveedores en un sector tan competitivo e infiel. O la decisión de no pedir créditos al banco, tuviéramos dinero o no. O utilizar como única forma de pago el “contado” hacia cliente y proveedor. No eran decisiones tomadas a la ligera.

La primera tienda funcionó mejor de lo esperado, era un primer paso importante para empezar a crecer.

El segundo proyecto nace del análisis del mercado. En ese momento había muchas tiendas de informática, pequeñas e independientes, competían con empresas muy grandes pero con estructuras poco ágiles. Por ello nos marcamos el objetivo de abrir 7 tiendas y una pequeña distribuidora.

De este modo tendríamos mejores precios y mayor fuerza comercial que las tiendas independientes y al mismo tiempo una empresa mucho más elástica que las grandes empresas convencionales, que se movían con lentitud.

La estrategia no pudo salir mejor. Pronto conseguimos ser referencia en el mercado gracias a nuestros precios y un intenso trabajo en horas y esfuerzo. La juventud puede con todo. Así transcurrieron los primeros cinco años de APP, creciendo y reinvirtiendo los beneficios para abrir una nueva tienda cada año.

En 1999 ya teníamos 5 tiendas y un almacén de reparto para nuestras tiendas propias y para subdistribuir a otras tiendas del sector.

El trabajo, el éxito, la suerte y las personas

Pues sí, el éxito viene del trabajo, quizás del acierto, pero también de la suerte. Soy muy afortunado por todo lo que me ha rodeado estos 20 años junto a mis socios y amigos. La sociedad está formada por Vicente Argilés Monteagudo, Francisco Revaliente Carrasco y un servidor Javier Ginesta Barquero.

Y si, los tres hemos tenido además la suerte de cruzarnos en esta aventura con gente maravillosa, trabajadores que son familia, clientes que son amigos, franquiciados compañeros de sufrimientos y alegrías.

Al leer esto puedes tacharme de idealista, pero es un hecho. Sé que hay un pequeño porcentaje de gente torcida, quizás por sus circunstancias. Pero la mayor parte de la gente que nos cruzamos en la vida son bellísimas personas. Cuesta que nos demos cuenta porque no hacen ruido. Solo tenemos que observar.

En nuestro caso nos sentirnos muy agradecidos. Los clientes han sido generosos y nos han devuelto multiplicado por mil el trabajo que les hemos ofrecido. Pero no nos desviemos del relato, que son 20 años y no quiero hacerlo demasiado largo.

En mi cabeza se juntan tantas personas, tantos sentimientos e ilusiones, tantos hechos trascendentes y tantas anécdotas que es para mí una tortura este ejercicio de contención.

1999: Tercer Proyecto, 100 franquicias APP

Algunos clientes y amigos se nos acercaban con la petición de asociarse o abrir una tienda APP en alguna ciudad cercana. Nosotros queríamos crecer pero no aceptábamos. Teníamos el objetivo claro de no hacer demasiado grande la empresa, ni crecer en sociedad.

Es necesario situarse en el contexto histórico. Internet empezaba a llegar a los hogares. Aunque hoy parezca increíble, no siempre ha existido la red de redes. Y en 1999 no era como hoy la entendemos. Me parecía impresionante y aún hoy me lo parece, que las personas, las empresas y los ordenadores de todo el mundo puedan estar interconectados.

Internet es todo potencial. Podemos poner los mismos precios en toda España, podemos subir información de productos en la web que ven las tiendas y los clientes desde sus hogares. ¡Podemos compartir tanto!

Y ahora sí. Franquiciar es un intento de duplicar una fórmula de éxito con empresas independientes. Gracias a Internet y el modelo de franquicia, podríamos hacer crecer la empresa y al mismo tiempo seguir disfrutando de las ventajas de una estructura pequeña y elástica.

Internet además nos ofrecía la posibilidad de competir mejor, eliminando estructuras intermedias. El siguiente proyecto estaba servido. Fueron meses de desarrollo y un trabajo agotador, pero eso no nos amedrentaba. Nos adelantamos en el sector, conectamos informáticamente a la central con proveedores, tiendas y clientes finales.

Cerramos la nave y serán los proveedores los que enviarán a las tiendas directamente sus pedidos pagados previamente. Nos decían “No lo conseguiréis”. En el proyecto también se marcó un objetivo numérico, pasar de 5 a 100 tiendas APP informática.

¿Cien tiendas? ¡Eso es imposible! Pero si, todo fue posible. El método de expansión de la franquicia encajaba a la perfección con nuestro modelo. Teníamos una fórmula de éxito que duplicar y años de bonanza económica.

No fueron 100. Muy pronto APP superó las 200 tiendas franquiciadas y sin parar en 2006 ya nos acercábamos a las 300. ¡Una verdadera locura!

2007: Cuarto Proyecto, Logística y 1000 Tiendas

Cuando en 2006 barruntamos los primeros síntomas de la crisis no dudamos. Preparamos un nuevo proyecto en 2007 a nivel logístico, comercial y de servicio. Es el proyecto que seguimos actualmente y en el que tomamos muchas medidas de calado para ayudar a las tiendas.

Conseguimos reducir de forma importante los costes y aumentar bonificaciones para los franquiciados. No, no hemos podido evitar la crisis de consumo, pero la hemos afrontado más sólidos y con crecimientos que valoramos mucho más que en épocas de bonanza.

El momento fue complicado, en 2006 además amenazaban en el sector los Centros Comerciales, de forma espectacular. Obligados a analizar el mercado de forma independiente a las modas, vimos cómo las tiendas pequeñas, sobre todo las independientes, no podían competir, sufrían o cerraban.

Nuestro proyecto tenía varios frentes, pero nuestras convicciones eran fuertes. Hoy sabemos que el pequeño comercio organizado y moderno es más competitivo y con una inmejorable capacidad de servicio. La pelea no sería fácil.

Es curioso ver cómo las tendencias de los centros comerciales cambian y buscan fórmulas de centros más pequeños, más cercanos al cliente, estilo Mercadona, Carrefour Express, OpenCor, etc... se acercan otra vez a la tienda de barrio, con locales más pequeños por zonas, más especializados y más cercanos al cliente.

Lo mismo ocurre hoy con los modelos Online que se ven con la necesidad de buscar puntos de entrega ante el coste del envío de unidades de producto a casa del cliente.

Por ello, una de las claves ha sido la eficacia logística. Afrontamos un proyecto complejo para conseguir que a las tiendas les llegara una única expedición consolidada desde proveedores distintos.

En 2006 hablamos con muchas empresas de transporte y logística. Tan solo dos se aventuraron a intentarlo y al final nos decidimos por Decoexsa. Solo la ilusión mueve aventuras de este tipo, porque el trabajo fue durísimo y al mismo tiempo gratificante. ¡Otro imposible hecho realidad!

El proyecto también se extiende a nivel publicitario, desarrollo de Internet. Pusimos a la web www.appinformatica.com en órbita. Y también comercial, para que nuestro modelo de negocio ofrezca a los clientes productos con precios competitivos y un servicio postventa personal y efectivo. Se dice rápido, pero es necesario conseguirlo.

Otro de los objetivos marcados en el proyecto 2007 es el de triplicar las tiendas y llegar a las 1.000 tiendas franquiciadas para el año 2017. Es un gran reto en el entorno actual. Mientras las cadenas han sufrido retrocesos o se han congelado, durante el corazón de la crisis, APP ha estado creciendo a un ritmo de 50 tiendas por año, sumando 300 tiendas más.

No hemos querido mostrar euforia porque hay mucha gente que hoy sigue padeciendo. Han sido años difíciles para todas las empresas y tiene mucho mérito la forma en que cada una de las franquicias APP ha gestionado su negocio.

Por todo ello estamos orgullosos y agradecidos. Gracias a todos nuestros franquiciados y a la complicidad de los proveedores y a la confianza de los clientes. Gracias, porque hoy APP informática está formada por 665 tiendas y queremos acabar el año 2014 rondando las 700 tiendas franquiciadas.

Y así, paciente lector, es el “incompleto” resumen de esta empresa desde 1994 hasta 2014. Se quedan tantas cosas en el tintero que acabaré con la misma frase con la que he empezado:

“Es imposible resumir 20 años tan intensos.”

Gracias y Felicidades APP

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha