eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Qué es el techo de gasto y cómo afectará a los próximos Presupuestos

El Gobierno aprobará este lunes el límite de gasto no financiero, que se situará en 119.834 millones de euros

Más adelante el Parlamento deberá validar los objetivos de déficit y estabilidad presupuestaria, que es lo que negocia el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con los grupos parlamentarios

Ya se ha aprobado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), con el voto contrario de los socialistas, el reparto del déficit del 2,2% del PIB

31 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Montoro: No hay duda de que las CCAA cumplirán los objetivos programados

El ministro de Hacienda y la vicepresidenta del Gobierno en el último CPFF EFE

El Gobierno va a aprobar este lunes 3 de julio el techo de gasto que servirá de base a los Presupuestos Generales del Estado de 2018. El Ministerio de Hacienda ha propuesto subir este límite un 1,3%, hasta llegar a los 119.834 millones de euros. Como paso previo, ha establecido objetivos de déficit para las comunidades autónomas, que en varios casos han respondido airadas en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), ya que son mucho más restrictivos que con el Estado.

¿Qué es el techo de gasto?

Es el límite de gasto no financiero al que pueden llegar las administraciones públicas: Estado, CCAA y Ayuntamientos (queda excluida la Seguridad Social). Hasta 2012 sólo se aplicaba a la Administración central, pero desde ese año la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria lo amplió al resto.

¿Cómo se calcula?

Como recuerda la AIREF, el techo de gasto o límite de gasto no financiero es un instrumento de gestión presupuestaria a través del cual, una vez estimados los ingresos del ejercicio, se calcula el gasto presupuestario que permite el cumplimiento del objetivo de estabilidad. Por tanto, un nivel más alto de ingresos permitiría un límite de gasto mayor siempre que se cumpla el objetivo de estabilidad (déficit). 

Se calcula, con carácter general, en el segundo trimestre del año y en cualquier caso antes de 1 de agosto, de cara a la elaboración del presupuesto del año siguiente.

¿En qué se diferencia de la regla de gasto?

A veces el techo de gasto se confunde con la regla de gasto. Aunque la filosofía de control de gastos es parecida, se diferencian. La regla de gasto es una regla fiscal, de acuerdo con la cual el límite al crecimiento del gasto público viene dado por el crecimiento de la economía a medio plazo, de manera que sólo los incrementos de recaudación vinculados a reformas tributarias de carácter permanente permiten un aumento del gasto por encima de dicho límite. Esta es la regla por la que el Ministerio de Hacienda ha entrado en conflicto con el Ayuntamiento de Madrid, entre otros.

¿Se vota la cifra de techo de gasto en el Congreso de los Diputados?

No exactamente. El Gobierno aprueba la cifra en Consejo de Ministros extraordinario el lunes, junto a los datos macroeconómicos que la definen. Y estos últimos son los que sí se votan en el Parlamento, y como tal está siendo objeto de negociación, los objetivos de estabilidad y déficit. Estos días ha sido noticia que Ciudadanos se levantó de la mesa con Cristóbal Montoro por la negativa a bajar el IRPF en 2018, y que el PSOE se negaba a reunirse con el ministro por su reciente reprobación. El lunes definirán los socialistas su posición. Unidos Podemos ha pedido al PSOE que rectifique, ya que para los Presupuestos de 2017 sí votaron a favor.

¿Cómo afecta a las comunidades autónomas?

La fijación del techo de gasto y la aprobación de los objetivos de estabilidad es el paso previo para la realización de los Presupuestos Generales del Estado para 2018. Para fijar el techo de gasto, uno de los datos que se tienen en cuenta es el objetivo de déficit público. Para el próximo ejercicio está previsto en el 2,2%, según los datos del cuadro macro que aprobó el Gobierno y remitió a Bruselas. De este porcentaje, un 0,3% es el déficit para las CCAA. Esta cifra de déficit para las regiones supone una reducción de tres décimas respecto al déficit de 2017, situado en el 0,6% del PIB. El resto del déficit para 2018 se reparte entre el Estado, un 0,7%, y la Seguridad Social, un 1,2%.

Esta reducción del déficit al 0,3% en 2018, y la estabilidad los dos siguientes ha sido duramente contestada por las comunidades autónomas gobernadas por los socialistas, que hablan de "un reparto indecente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha