Opinión y blogs

eldiario.es

En Italia, Austria y Francia se juega el futuro de Europa

Si el Front National de Marine Le Pen gana las presidenciales galas de esta primavera, y esto se sumara a resultados electorales similares en Italia y Austria, la UE podría empezar a contar los días que le quedan de vida

- PUBLICIDAD -
La extrema derecha europea lanza en Viena su "primavera patriótica"

Marine Le Pen, líder del Front National, en una imagen de archivo EFE

Dentro de seis meses puede empezar a concretarse lo que hasta hace muy poco se consideraba imposible: que la Unión Europea inicie su desaparición. El Brexit ha sido un primer paso en ese camino. Por sus efectos reales, que empezarán a conocerse dentro de muy poco, y por su impacto psicológico en todo el continente. Este domingo pueden producirse dos nuevos episodios de ese proceso que algunas voces muy fiables consideran imparable. Si el "no" gana en el referendo sobre la reforma constitucional italiana, las elecciones que podrían seguir a ese resultado darían la victoria a partidos que están en contra de la UE y del euro. Y la salida de Austria de la Unión es uno de los puntos principales del programa de la ultraderecha que el día 4 puede ganar las elecciones para la presidencia del país.

En ese inquietante contexto también hay que colocar la elección del muy reaccionario y liberal François Fillon en las primarias de la derecha francesa. Que según autorizadas opiniones, no han reducido, sino todo lo contrario, las posibilidades de que el antieuropeo y anti-euro Front National de Marine Le Pen gane las presidenciales galas de esta primavera. Si esto ocurriera y se sumara a las hipótesis anteriores sobre Italia y Austria, la Unión Europea podría empezar a contar los días que le quedarían de vida y, de paso, el panorama geopolítico de Europa y del mundo que su existencia ha sostenido en el último medio siglo sufriría un cambio sustancial y lleno de graves incógnitas.

No hay duda de que ese escenario catastrófico podría perfectamente no producirse si los resultados electorales en Italia, Austria y Francia van en una dirección exactamente opuesta a los que se han apuntado. Pero los sondeos no permiten muchas alegrías al respecto.

Sobre todo en Italia, en donde las encuestas dan hasta 10 puntos de ventaja al "no" sobre el "sí" a la reforma que propugna el primer ministro Matteo Renzi, el democristiano que desde hace casi tres años encabeza el gobierno del centro-izquierda italiano. Renzi ha conseguido concitar en su contra una serie de distintas dinámicas que hoy por hoy parecen imparables.

De un lado, la del descontento popular hacia su gestión, que aun habiendo evitado que Italia siguiera hundiéndose en el abismo de la crisis económica, no ha mejorado en absoluto la situación de los sectores menos favorecidos de la sociedad. De otro, la de la oposición a los contenidos de la reforma misma, que va desde el premio de mayoría al partido vencedor en unas elecciones a la desaparición del Senado y del sistema bicameral, pasando por una fuerte recentralización de la gestión del Estado. Y por último, aunque resumiendo mucho, la de la convicción de los partidos de la oposición de que el referendo es la ocasión de echar del gobierno al partido de Renzi. Una oportunidad que, por cierto, éste les ha brindado sin que nadie se lo pidiera.

El Movimento Cinque Stelle de Beppe Grillo, la xenófoba Lega Nord y el partido del una vez más renacido, a sus 80 años, Silvio Berlusconi, propugnan el "no". Junto con ellos, el sector del antiguo Partido Comunista que milita, cada vez más incómodo y opuesto a su líder, en la formación de Renzi. Y una miríada de movimientos sociales y personalidades de muy diversa orientación y práctica política.

En los últimos días los mercados parecen inclinarse por la victoria de esa amalgama. Las bolsas están cayendo y la prima de riesgo italiana está subiendo. Pero la pregunta que en esos ámbitos y en todas las cancillerías se están haciendo es qué ocurrirá a partir del lunes si esa hipótesis se verifica. En principio, caben tres salidas. Una, la de que Matteo Renzi y su Partito Democratico (PD) sigan en el gobierno, parece descartada porque su líder ha dicho y repetido que si no gana el "sí" dimitirá. La otra es la de un gobierno "técnico", de personalidades independientes. Y la tercera, y más plausible, es la de que se convoquen elecciones.

La impresión generalizada en Italia es que el PD las perdería. El ganador de las mismas podría ser el Movimiento de Grillo, que desde hace unos meses ha proclamado su disposición para gobernar. La Lega y el partido de Berlusconi también aspiran a volver al ejecutivo y la lista de posibles coaliciones es muy larga, teniendo además en cuenta que el PD podría desgajarse si lo que estuviera en juego fuera la posibilidad de seguir en el poder. Lo único claro en ese confuso panorama es que todos los aspirantes al mismo están claramente comprometidos en una posición contraria a la permanencia de Italia en la UE y/o en el euro. Y que el futuro de la Europa unida quedaría en el aire si gana el "no".

En Austria las posibilidades de la ultraderecha que encabeza Norbert Hofer son idénticas a las de la coalición que presidente el independiente Alexander Van der Bellen, y que apoyan socialdemócratas, ecologistas y personalidades del establishment, algunas de ellas marcadamente de derechas. Los sondeos dan empate técnico. En la primera vuelta de la presidenciales, en abril, ganó Hofer. En la segunda, en mayo, cuyos resultados fueron anulados por irregularidades, lo hizo Van der Bellen, pero sólo por 30.863 votos. Con esos antecedentes y con lo que dicen las encuestas no puede por tanto hacerse pronóstico alguno. Pero Hofer puede ganar. Y si lo hace Austria puede encaminarse hacia el abandono de la UE. A escala continental el impacto de ese resultado sería muy inferior al de un "no" en Italia. Pero sumados ambos el efecto sería enorme.

Si en mayo, en la segunda vuelta, Marine Le Pen se hace con la presidencia de Francia, la situación se haría incontrolable. En el terreno financiero y en el diplomático. Aunque sólo sea porque la ultraderechista gala propugna un entendimiento de Francia con la Rusia de Putin en cuestiones tan calientes como la guerra de Siria y en el conflicto de Ucrania. Su rival, François Fillon, también es partidario de un acercamiento a Moscú, con lo que el eje franco-alemán que hasta ahora ha dirigido la UE podría ser puesto abiertamente en cuestión.

La Unión Europea no está preparada para hacer frente a esa eventualidad. Y mucho menos a la salida de socios tan importantes como Italia o Francia. El Brexit, unido a fracasos como el de la política hacia los refugiados, entre otros, ya la ha sumido en lo que algunos creen que es una crisis existencial. Y la victoria de Donald Trump amenaza su statu quo comercial, económico, político y diplomático. Este domingo puede empezar la crónica de un desastre. O no.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha