eldiario.es

Menú

Cada colegio contará con un equipo específico contra el acoso escolar

Educación facilitará que cada centro disponga de un grupo dinamizador para prevenir el 'bullying' 

Todos los profesores de la enseñanza pública recibirán en el curso 2018-19 formación específica

El nuevo plan Bizikasi involucrará a toda la comunidad educativa en la lucha contra el 'bullying'

- PUBLICIDAD -
Hasta hace poco, meterse con el empollón o las novatadas eran consideradas algo normal en la vida escolar.

EFE

Colegios, zona libre de acoso escolar. El Departamento de Educación ha puesto en marcha el plan Bizikasi para erradicar el acoso escolar de los colegios vascos. Su objetivo es  concienciar, sensibilizar y formar a toda la comunidad educativa en el plazo de tres años para luchar contra una lacra que se ha extendido por el conjunto del sistema educativo, envenenando en muchos casos el ambiente en los centros.

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, junto con la viceconsejera de Educación, Maite Alonso, y Aitor Albizua, asesor del Berritzegune de Durango y uno de los profesionales que ha trabajado en la creación de Bizikasi y su traslado a los centros educativos, han presentado la iniciativa contra el acoso escolar y para la convivencia positiva en el Sistema Educativo Vasco. La previsión, según Uriarte, es que "en este curso y otros dos más, Bizikasi se habrá desplegado por completo y estará plenamente consolidado".

Uriarte ha explicado que Bizikasi persigue como "objetivo prioritario convertir el centro escolar en una zona libre de violencia, que el centro escolar sea un espacio educativo de desarrollo personal y social, y que todos los miembros de la comunidad educativa, a través del conocimiento y de un compromiso compartido permanente, lo conviertan en un entorno seguro para la convivencia positiva y sin tolerancia alguna ante situaciones de acoso".

La consejera de Educación ha destacado que Bizikasi se crea para "perseguir las situaciones de acoso, y en el caso de que se produzcan, intervenir adecuadamente con el estudiante que sufre acoso, pero también con quienes contemplan el acoso a modo de espectadores y con el alumnado con comportamiento acosador".

Formar a los profesionales

Para ello, ha dicho Uriarte, se va a "formar, capacitar, mejorar y dotar a todas las personas del sistema educativo de las percepciones, capacidad y de herramientas necesarias para hacer frente a posibles casos de acoso escolar en el centro". De esta forma, ha destacado, "será toda la comunidad educativa, cada cual actuando desde su propio ámbito y con un compromiso constante con la responsabilidad compartida, la que actuará con celo y firmeza para lograr que el centro escolar sea una zona libre de acoso".

Bizikasi, que pasa a ser "parte importante" de los planes de convivencia de cada centro, contempla tres niveles de intervención: prevención, intervención y seguimiento. Esta iniciativa está dirigida a todo el sistema público, se ha dado prioridad a los centros públicos y la intención es intervenir con los centros concertados a medida que se vayan teniendo solicitudes.

Entre las principales características del primer nivel, cada centro educativo contará con un grupo dinamizador formado por cuatro personas: director del centro, jefe de estudios, consultor/orientador, y profesor relacionada con el ámbito de la convivencia. Dicho grupo liderará y coordinará el proceso de resolución de los casos de acoso y dirigirá las acciones a desarrollar en el centro en el marco de la convivencia positiva.

Durante el presente curso han recibido formación 320 asesores de los berritzegunes, 80 inspectores, y más de 800 profesores responsables de equipo dinamizadores de cada centro, y durante las próximas semanas recibirán formación otros 200 profesionales. En paralelo a dicha formación ya se ha comenzado a ofrecer formación al resto del profesorado. El objetivo es que todos los profesores de la red pública hayan recibido formación específica antes de que finalice el curso 2018-2019.

A la hora de establecer la formación del profesorado, en el caso de que en un centro se haya constatado la existencia de un caso de acoso, el claustro recibirá de manera obligatoria y prioritaria dicha formación especifica. Si no se ha detectado ningún caso, cada centro podrá solicitar dicha formación en el momento que más le interese. La formación se extenderá asimismo al personal no docente del centro, a las familias y a los colectivos extraescolares implicados.

A la hora de gestionar la información y formación en torno al acoso resulta fundamental que el aula, el grupo, se convierta en el regulador de los comportamientos. "Es necesario empoderar al alumnado, lograr que a través del compromiso individual y colectivo del alumnado y de su participación activa en la erradicación de los casos de acoso, se den pasos para hacer del centro un lugar seguro y de tolerancia cero al acoso".

En los casos ya identificados, el equipo dinamizador, junto con el profesorado directamente implicado, aplicará las pautas de acción ya previstas en la iniciativa Bizikasi, y tanto los berritzegunes como el servicio de inspección se coordinarán para reconducir la situación.

Educación prevé un aumento de los casos de acoso escolar respecto a los que ya se vienen detectando, ya que con esta iniciativa se detectarán más fácilmente.
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha