eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El desgaste del Gobierno

- PUBLICIDAD -

Desde que se celebraron las elecciones el pasado noviembre, el desgaste electoral del Gobierno está llamando la atención a múltiples analistas. Desde luego que es extraño, nunca un partido político había perdido tantos apoyos en tan poco tiempo. El gráfico 1 recoge la evolución de la intención directa de voto entre 1996 y 2012. En el podemos ver que es cierto que todos los gobiernos experimentan una ligera caída tras las elecciones. En el 2000, el PP perdió 5 puntos porcentuales en su primer año de gobierno, mientras que el descenso del PSOE fue de 6 puntos tanto entre 2004 y 2005, como entre 2008 y 2009. En cambio, no ha pasado un año desde que Mariano Rajoy ganó las elecciones y el Partido Popular se ha dejado por el camino casi 13 puntos porcentuales, más del doble que cualquier gobierno anterior. Seguramente, la combinación de crisis, recortes e incumplimiento de sus promesas está detrás de este resultado. Pero si queremos saber con un poco más de exactitud qué está pasando, debemos analizar la evolución de sus apoyos electorales.


Gráfico 1. Evolución de la intención directa de voto (1996 – 2012) [Fuente: CIS]

Gráfico 1. Evolución de la intención directa de voto (1996 – 2012) [Fuente: CIS]


Una de las variables que mejor explica el comportamiento electoral de los ciudadanos es la ideología. Por lo general, la mayoría de las personas vota por aquel partido que se encuentra más próximo ideológicamente. Esto no significa que sean “votos cautivos”, tal y como argumentaba en 1993 Javier Arenas para referirse a los amplios apoyos con los que contaba el PSOE en Andalucía. La ciudadanía, siguiendo sus principios y sus valores, opta por aquellas formaciones políticas que más se aproximan a su forma de entender el mundo. Desde luego que la coherencia ideológica es necesaria y, tal y como ha demostrado Ignacio Sánchez-Cuenca, los votantes esperan que los políticos tomen medidas propias de su ideología.

Pero junto a los electores más ideologizados, un 40 por ciento de los ciudadanos se sitúan en posiciones moderadas y con escaso perfil ideológico. Éstos votantes son más sensibles a las cuestiones que van más allá de la competición izquierda-derecha y que tienen que ver con la gestión, la corrupción o la división interna de los partidos

El gráfico 2 muestra la evolución de los apoyos electorales del Partido Popular desde noviembre de 2011 según los distintos grupos ideológicos. Podemos ver que en todos ha perdido votos. Entre los ciudadanos de centro (los que se sitúan en el 5 de la escala ideológica), sus apoyos han pasado del 26,1 al 10,4 por ciento. En cambio, dentro de la derecha, las mayores caídas se han producido en el centro-derecha, donde ha pasado del 63,6 por ciento de los apoyos en noviembre de 2011, al 46,6 en julio de 2012. Finalmente, los ciudadanos que declaran no tener ideología también son un grupo que debemos tener en cuenta. Según la literatura académica, este grupo de votantes suelen apoyar siempre al gobierno. Esto no sucedió por primera vez en noviembre de 2011 y, en estos momentos, el descenso de los apoyos del PP en este colectivo es dramático. En definitiva, el Partido Popular está perdiendo gran parte de sus apoyos entre los moderados y los que tienen un perfil ideológico menos marcado.

Así, si gran parte de las pérdidas electorales se concentran en los ciudadanos con menor perfil ideológico, podemos interpretar que el desgaste del PP tiene más que ver con su incapacidad para gestionar la crisis que con su incoherencia ideológica. Seguramente ambos factores están contribuyendo al enorme desgaste del gobierno, pero su poca habilidad con la gestión económica pesa más que el incumplimiento de sus promesas electorales.


Gráfico 2. Evolución de los apoyos electorales del PP según grupos ideológicos [Fuente: CIS]

Gráfico 2. Evolución de los apoyos electorales del PP según grupos ideológicos [Fuente: CIS]


Finalmente, si comparamos estos datos con el pasado, tendríamos que irnos a los años 80 para encontrar un nivel de apoyo tan bajo al principal partido conservador entre los grupos ideológicos de la derecha. En aquellos años, el centro derecha español se llamaba Alianza Popular y andaba metido en una refundación. Mariano Rajoy ha conseguido devolver al PP a los momentos previos a la llegada de José María Aznar al liderazgo de AP.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha