eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El gerente del PSOE localiza el décimo premiado con el Gordo tras denunciar su pérdida en comisaría

Goyo Martínez fue uno de los que tenía un décimo repartido entre trabajadores de Ferraz que han sido agraciados con 400.000 euros

Los socialistas compraron su número en la administración en la que cayó el Gordo y el lotero les obsequió con cinco boletos de otro número, que se llevó el máximo premio

39 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El PSOE cuelga de la fachada de Ferraz una gran foto de Pedro Sánchez

Fachada de la sede del PSOE en la calle Ferraz. EFE

El lío en Ferraz por el Gordo que se ha repartido entre varios trabajadores se enreda aún más. El gerente del PSOE, Goyo Martínez, que es uno de los empleados que tenía uno de los décimos agraciados con el máximo premio de la Lotería de Navidad lo extravió y denunció la pérdida en comisaría. Al trascender la noticia, unos conocidos le recordaron que lo había intercambiado con ellos, como es tradición. 

Goyo Martínez fue uno de los trabajadores que tenía uno de los cinco décimos que el dueño de la administración en la que cayó el Gordo regaló al empleado de Ferraz que se encargó de comprar la lotería que, como en muchas empresas españolas, juegan los trabajadores de la sede del PSOE. Ese número -el 91674- se agotó en la sede socialista, que compró todo el número. 

El dueño de la administración regaló cinco décimos a la persona encargada de hacer la gestión. Él se quedó uno y el resto los repartió: otro se lo quedó el gerente y otro, el director financiero del PSOE. Los restantes se dividieron en participaciones que fueron a parar varios trabajadores de administración. En total, fueron agraciadas unas doce personas. 

El gerente no localizaba su décimo, según explicó este jueves a personas de su entorno, y lo denunció en comisaría para evitar que le acusen de quedárselo. Fuentes socialistas reconocen que la coincidencia de que el gerente sea uno de los premiados es lo que ha generado malestar. Finalmente lo ha encontrado. 

La felicidad inicial se transformó en un lío monumental a lo largo del jueves. El ambiente se enrareció en la sede socialista, en la que algunos trabajadores sostienen que esos cinco décimos deberían ir a parar al partido o repartirse entre todos porque fue un obsequio de la administración por comprar tantos décimos. El asunto se abordará este viernes en una reunión del comité de empresa. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha