eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El éxodo rohinyá se ralentiza mientras Bangladesh llama a una solución diplomática

- PUBLICIDAD -
El éxodo rohinyá se ralentiza mientras Bangladesh llama a una solución diplomática

El éxodo rohinyá se ralentiza mientras Bangladesh llama a una solución diplomática

El éxodo de rohinyás que huyen de Birmania (Myanmar) hacia Bangladesh se ralentiza, con un último cómputo de 415.000, uno 3.000 más que ayer, mientras las autoridades bangladesíes llaman a una solución a la crisis con las autoridades birmanas que sea diplomática y no militar.

La oficina de la ONU en Bangladesh dijo hoy en un informe que el "movimiento entre fronteras (...) fue más lento que en días anteriores" debido al descenso del número de botes con refugiados que alcanzaron territorio bangladesí.

Donde sí aumentaron los desplazamientos de rohinyás, de acuerdo con la ONU, fue en territorio bangladesí, ya que "los recién llegados se están moviendo desde los asentamientos espontáneos a los campamentos preexistentes".

Precisamente en las proximidades de uno de esos asentamientos temporales en el distrito de Cox's Bazar, en el sureste de Bangladesh, murieron anoche dos refugiados rohinyás, un hombre de 60 años y un niño, por ataques de elefantes.

"Entre dos y tres personas más resultaron heridas", dijo a Efe Chailu Marma, superintendente adjunto de la Policía en Cox's Bazar.

Según un portavoz de la Policía de la zona, Kai Kislu, otros rohinyás enterraron a los fallecidos antes de que llegaran las fuerzas de seguridad, lo que complicó la posibilidad de obtener más detalles sobre los antecedentes de las víctimas mortales.

Ante la llegada masiva de refugiados de la minoría musulmana rohinyá a Bangladesh, el Gobierno del país asiático evitó hoy acrecentar la tensión con las autoridades birmanas y aseguró que la solución a la crisis será diplomática y no militar.

"Bangladesh no cree en una solución militar, sino diplomática", mantuvo en una rueda de prensa en Dacca el ministro bangladesí de Información, Hasanul Huq Inu.

La semana pasada Bangladesh protestó ante Birmania por varias violaciones de su espacio aéreo llevadas a cabo presuntamente por helicópteros y drones birmanos, lo que calificó de incidentes "provocadores" que podrían tener consecuencias "injustificables".

Sin embargo, el ministro abogó hoy por la vía pacífica y subrayó que el camino para terminar con la crisis es habilitar un "paso seguro" para que los refugiados rohinyás huidos a Bangladesh regresen a su "tierra natal".

Las autoridades de Birmania, país de mayoría budista, no reconocen la ciudadanía a los miembros de esta minoría musulmana, ya que los consideran inmigrantes bengalíes y les imponen múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.

"El problema rohinyá es étnico, no religioso", matizó Inu, portavoz de un Gobierno que se hizo eco durante los últimos días de "informes extraoficiales" según los cuales más de 3.000 rohinyás han muerto, desde el pasado 25 de agosto, en la ofensiva militar en el estado birmano de Rakhine lanzada tras varios ataques insurgentes.

El ministro destacó que Bangladesh cuenta con la opción de sellar completamente la frontera con Birmania para evitar que prosiga el flujo de refugiados pero ha optado por no hacerlo por "motivos humanitarios".

En su intento de evitar más roces con el país vecino, la Policía de Bangladesh disolvió hoy una protesta de alrededor de 20.000 miembros de la organización islamista Hefazat-e-Islam contra la embajada de Birmania en Dacca.

La manifestación fue disuelta a varios kilómetros de distancia de la embajada, aunque la Policía permitió a "diez líderes" que encabezaban la marcha llegar a la legación birmana para trasladar sus demandas.

Un portavoz de Hefazat-e-Islam, Azizul Haque, explicó a Efe que los agentes les escoltaron hasta la embajada, pero allí no fueron recibidos por ninguna autoridad birmana.

Entre las demandas, reveló el portavoz, estaban la petición al Gobierno birmano de "poner fin al genocidio de los rohinyás, detener la quema de sus casas y acoger" de nuevo a los miembros de esta minoría con "todos sus derechos como ciudadanos".

En Delhi, el Gobierno de la India dijo hoy que la presencia de rohinyás en su territorio supone una "seria amenaza a la seguridad" del país, que reforzó días atrás su frontera con Birmania.

La India calcula que en su territorio hay unos 40.000 rohinyás -16.500 de ellos con estatus de refugiado-, en su mayoría asentados en campamentos en los estados norteños de Cachemira, Haryana, Uttar Pradesh o Delhi.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha