eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Llega a los tribunales de Nauru el primer caso de abuso sexual a refugiados: una niña de seis años

El ministro de Inmigración australiano había sugerido que los solicitantes de asilo habían realizado denuncias falsas de abusos porque querían llegar a Australia

El gobierno australiano se enfrenta a una investigación por las acusaciones de agresiones sexuales en el centro de detención de Nauru

Ahora la policía de Nauru ha acusado a un individuo por atacar sexualmente a una niña solicitante de asilo en octubre del año pasado

- PUBLICIDAD -
Un niño muestra un cartel en el centro de detenciones de Nauru // Facebook: Free the Children NAURU

Un niño muestra un cartel en el centro de detenciones de Nauru // Facebook: Free the Children NAURU

La policía de Nauru ha acusado a una persona por abuso sexual de una solicitante de asilo de seis años que estaba bajo la custodia de Australia. Este parece que será el primer caso de supuesto abuso de un solicitante de asilo que ha logrado llegar a los tribunales de Nauru.

La policía ha acusado a un individuo por la agresión sexual que habría ocurrido en octubre del año pasado, cuando la víctima solo tenía seis años. Las circunstancias completas de la acusación no se conocen y no está claro si el suceso tuvo lugar dentro o fuera del centro de detención dirigido por Australia.

La identidad del supuesto agresor fue protegida por el tribunal y la víctima tan solo ha sido referida como MU. No está claro si se ha aceptado la solicitud de asilo de la menor.

El asesoramiento proporcionado al tribunal por cuatro empleados médicos y de bienestar del servicio contratado por el gobierno de Australia, Salud Internacional y Servicios Médicos, expuso las difíciles circunstancias del caso de la menor y el impacto de los supuestos abusos y de su detención prolongada.

“MU ha estado expuesta a circunstancias adversas como el distanciamiento de sus progenitores, la migración, la detención prolongada y supuestos abusos sexuales”, escribió el personal. “Como consecuencia, presenta actualmente disturbios emocionales y de comportamiento como ansiedad, pesadillas y aislamiento social”.

El gobierno australiano ha buscado constantemente reducir tanto la seriedad como la veracidad de las denuncias de abusos y agresiones sexuales realizadas por los solicitantes de asilo bajo custodia australiana en la remota isla pacífica.

Después de que The Guardian publicase los archivos de Nauru, el ministro de Inmigración de Australia, Peter Dutton, señaló que no toleraría “ningún abuso sexual en absoluto”. El ministro sugirió que los solicitantes de asilo habían realizado denuncias falsas de abusos porque querían llegar a Australia.

El caso probablemente ponga mayor atención sobre la capacidad del sistema legal de Nauru para abordar las denuncias de abusos. Muchos expertos legales y antiguos empleados del centro de detención han advertido que es probable que los solicitantes de asilo en Nauru nunca reciban justicia.

La magistrada Emma Garo determinó en una decisión preliminar que el testimonio de la menor sería escuchado en el tribunal a puerta cerrada. Pero se negó a garantizar una solicitud de la fiscalía para que la niña no fuese interrogada de nuevo por la defensa.

El personal médico y de bienestar ha instado insistentemente al tribunal que no pida la asistencia de la menor para comparecer. “La comparecencia en el tribunal probablemente afecte de manera adversa a su situación general, incrementando su estrés y trauma”, escribió el equipo.

“La vulnerabilidad emocional de un niño debería ser tomada en consideración siempre a la hora de comparecer ante un tribunal. Es opinión experta de los escritores que las pruebas para el testimonio de M deben ser reunidas a través de medios más apropiados, como las declaraciones escritas o grabaciones de audio fuera de las salas de los tribunales u otros ambientes adversos”, indica.

Pero la magistrada Garo escribió: “Mi lectura de la recomendación dada en el informe es que su testimonio puede seguir considerándose por el tribunal, pero de una forma menos estresante y menos imponente fuera de la sala o en un ambiente alternativo menos amenazante”. Garo apuntó que la niña debería dar testimonio en un ambiente “lo más amigable” posible.

En Australia existen importantes restricciones sobre los contra interrogatorios de supuestas víctimas de abusos sexuales y también de menores. Pero bajo la ley de procedimiento criminal de Nauru parece que la aplicación de esas restricciones se deja a criterio del tribunal.

The Guardian ha realizado varias preguntas al ministro de Inmigración de Australia, Dutton, y a su departamento. Nadie ha respondido a las solicitudes para comentar el caso.

El gobierno de Australia se enfrenta a una investigación del Senado sobre las acusaciones de abusos sexuales en el centro de detención de Nauru. El secretario del Departamento de Inmigración, Michael Pzzullo, declaró recientemente en una audiencia ante el Senado que el departamento había tomado acciones “inmediatas y apropiadas” para responder a los incidentes ocurridos en Nauru.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha