eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Entre Mr. Chance y Bitelchús

El animal político que dicen que es Esperanza Aguirre, la tramposa, la lianta que me parece a mí, expelió sus últimos farfullidos cuando abandonó la escena el 24-M, como si retornara a su cueva. Lo que queda es su ectoplasma

48 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Aguirre sugiere un gobierno de todos, incluido Ahora Madrid, para la capital

La presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía de la capital, Esperanza Aguirre. / Efe

Estos van a morir matando, salvo excepciones, salvo esa gente que se halla hasta las narices de la torpeza de su líder, cual es el caso de los agobiados del evangelio de los últimos días, que posiblemente se retiran, en directo o en diferido -pero no nos acostumbremos: muy pocos más van a dimitir-, para intrigar en segunda fila y regresar cuando escampe. Los que se quedan, aferrándose al poder con la excusa de su mantra "somos el partido más votado", muestran patéticamente lo que son. Garrapatas que permanecieron incrustadas detrás de nuestras orejas mientras nos duró la catatonia; incapaces de actuar ahora que cae sobre ellos el aceite de sus vacas flacas, destilado por este despertar.

Pero atentos, porque estos van a morir matando.

Todo gobernante aspira a dejar su impronta en la historia de su país, sobre todo los que quieren quedarse para siempre. En su calidad de responsable del último y único Gobierno que podrá liderar, Mariano Rajoy puede estar tranquilo. Nunca le olvidaremos. Si el actual abejorro Aznar nos recuerda, cada vez que cruza la atmósfera con su zumbido, que la boda de su hija fue el claustro en el que se vistieron de tiros largos las patas de la corrupción inherente al Partido Popular, y en donde el Borbón evidenció hasta qué punto era su vasallo, el período marianista deja también una huella indeleble en nuestras espaldas. La huella, o más bien pisada de mamut, del retroceso, no sólo ético y social. También la del retroceso físico: la huída, los pies en polvorosa, la excusa vergonzante de la lluvia, los ojos que no miran ni al interlocutor ni al espejo, y que, desde luego, en ningún momento contemplaron la realidad. Mariano el Huidizo. Que quién habla ahora del paro, se preguntó el prócer. La respuesta la obtuvo el pasado domingo.

Si mutilarnos le resultó relativamente fácil, lo verdaderamente difícil le viene ahora. Consensuar, pactar, descender de su soberbia de escabel de patas retorcidas y permitir que este agobiado país disfrute de un poco de calma, de normalidad democrática. No parece que quiera hacerlo. Lo que intenta es sobornar, comprar voluntades, tamayear. La tarea de pactar compete a todas las fuerzas, y en ella se van a medir, el acuerdo posible va a convertirse en el escaparate en donde veremos quién posee lo que hay que tener, y quién no. Va a ser un cursillo intensivo de democracia que todos necesitamos, algunos -los que leen e interpretan la Historia a su manera, e insultan nuestra inteligencia- mucho más que otros.

Y aquí se hallan los amos, medio descabalgados, groggies y empecinados. En sus diferentes facetas, todas tan alejadas del pulso de los tiempos que da vértigo. El esperanzismo, versión antigua de lo autoritario, tiene en el inmovilismo de Rajoy una arista mucho más dañina para la ciudadanía. Porque a la primera, sobre todo si sigue a este ritmo de Bitelchús con anfetas, la estamos descartando ya del mundo de los cuerdos. El animal político que dicen que es, la tramposa, la lianta que me parece a mí, expelió sus últimos farfullidos cuando abandonó la escena el 24-M, como si retornara a su cueva. Lo que queda es su ectoplasma.

Digo que lo de Rajoy es más sibilino porque emponzoña sin gritos. Como los más antiguos del lugar suelen decir, no fiarse de lo que encubren las aguas mansas. El hombre que va a donde le llevan, que no contesta lo que le preguntan y que Rita eres la mejor, a lo mejor es un tonto, un Mr. Chance, o un inmenso resentido, o un soberbio, o un aquejado por el síndrome de Peter. O todo a la vez. Cuatro años después, y no lo sabemos. Sí parece que su constante agüilla de cobardía política, disfrazada de astucia, ha empapado a los suyos de tal forma que incluso hoy, cuando admiten que les falta comunicación -como si, a estas alturas, eso nos importara-, sus portavoces mazapanean sus discursos de tal manera que su fatal ideología nos llega en grumos. No obstante, si prestamos atención, en el engolado Hernando distinguimos el mismo grito de guerra que esputa Aguirre: "Ya hemos pasao, y cómo puede ser que nos quiten de aquí los votos". Refundar el Partido Popular.

Escribo esto desde en Barcelona, ciudad en donde brillan varios soles, los barrios que hasta ahora no habían podido entrar en el Ayuntamiento. Desde aquí os abrazo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha