eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El cambio llama a la puerta

El PP parece un partido que ha llegado al final de su recorrido porque está minado por la corrupción y carece de cualquier argumento que no sea el del conservadurismo más cazurro de un presente que hasta muchos sus propios votantes saben que no es presentable

- PUBLICIDAD -

Dos son las cuestiones principales que podrían aclararse en las elecciones de este domingo. Una es si el PP camina hacia la derrota y el abandono del poder. La otra es la fuerza real de la voluntad de cambio que indudablemente late en la sociedad española. Ambas están muy relacionadas. Entre otras razones porque un descalabro de la derecha obedecería también, aunque no sólo, al avance electoral de los partidos del cambio, uno de cuyos objetivos prioritarios es derribar a Rajoy y a los suyos. Pero no se confunden. Y conviene analizarlas por separado.

Antes que eso, una reflexión sobre la incertidumbre que domina los pronósticos, sobre la incapacidad de los institutos demoscópicos para hacer predicciones firmes sobre los resultados. Los expertos aducen un motivo técnico para explicarlo. El de que dos de los principales contendientes, Podemos y Ciudadanos, han aparecido demasiado recientemente en la escena política como para que la historia de su comportamiento electoral pasado tenga la consistencia suficiente para ayudar a valorar con precisión sus posibilidades.

Es un argumento bastante sólido. Pero no del todo. Los sociólogos disponen de otros instrumentos, además de las encuestas, para adentrarse en el terreno de las previsiones difíciles. Si los han utilizado, se desconocen sus resultados. Que cada uno decida qué creen, de verdad, los expertos. Si el PP va a sufrir una debacle o si, más o menos, salva los trastos.

Otro factor de incertidumbre es el alto porcentaje de indecisos que confirman todos los sondeos. Los portavoces de La Moncloa, que a pecho descubierto o camuflados aparecen por todas partes, dicen que buena parte de ellos se decantarán, al final, por el PP y por el PSOE, por los partidos de siempre. Pero puede no ser cierto. La experiencia directa indica que hay indecisos que dudan entre Podemos e IU, entre Podemos y el PSOE, entre Ciudadanos y Podemos.

Habrá que esperar a la noche del domingo para dejar atrás esas especulaciones. Mientras tanto, algunas realidades resultan bastante bien perfiladas. La primera, y hoy por hoy seguramente la más importante, es que el PP parece un partido que ha llegado al final de su recorrido. No sólo porque está minado por la corrupción y eso hace imposible cualquier intento de relanzamiento que no pase por una renovación de toda su estructura de responsabilidad política, empezando por la de la dirección nacional. Sino también porque ya no tiene nada que decir, porque carece de cualquier argumento que no sea el del conservadurismo más cazurro de un presente que hasta muchos sus propios votantes saben que no es presentable. Por mucho que se quiera disfrazar con la propaganda de una recuperación económica imposible de vender mientras haya más de 5 millones de parados.

Un partido así carece absolutamente de futuro, no está en condiciones de dirigir un país y tarde o temprano, puede que a partir de este domingo, las urnas indicarán que la mayoría de los españoles así lo cree también. La del PP es ya la crónica de una muerte anunciada. La única incógnita es cuanto va a durar.

No menos evidente es que el cambio está en marcha. Y que no se va a parar, aunque puede asumir formas aún imprevisibles. No hay duda alguna de que Podemos fue el iniciador de ese proceso. Ni de que el partido que encabeza Pablo Iglesias sigue siendo su agente más activo, tras haber sido el acicate para el surgimiento de otras fuerzas renovadoras de distinto signo. Eso es claro en el caso de Ciudadanos, pero el éxito de Podemos y de su mensaje rupturista también ha influido mucho en el cambio de actitud que el PSOE ha tenido en estos últimos meses.

Tras haber empezado actuando como líder de un partido del establishment aun estando en la oposición, Pedro Sánchez puede haber evitado el hundimiento definitivo de los socialistas asumiendo un discurso reivindicativo que su partido no practicaba desde los primeros tiempos de Zapatero. Habrá que ver en que queda la cosa. Los agujeros del PSOE son todavía enormes y seguramente nunca se podrán colmar. Pero, al menos, la hipótesis de una "gran coalición" de gobierno con el PP, que hace un año defendía el mismo Felipe González que hoy hace campaña con Sánchez, parece haber quedado definitivamente arrumbada.

Es imposible prever cómo se comportarán las fuerzas del cambio a partir del lunes que viene. Porque dependerá de los resultados y éstos pueden deparar muchas sorpresas. Habrá de todo, seguramente, pues las cosas pueden ocurrir de manera muy distinta en unos y otros sitios. Sólo cabe anticipar una cosa: que todos los partidos, salvo el PP, que seguirá a piñón fijo, tendrán muy en cuenta que lo que pacten tras las municipales y autonómicas influirá mucho en la imagen con la que se presentarán en las generales. También por eso, o sobre todo por eso, la cosa será muy complicada. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha