eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Italia impulsa las finanzas éticas

En plena crisis financiera, el Senado aprueba un reconocimiento pionero de la banca alternativa

El texto no tiene sólo carácter simbólico, sino que incluye desgravaciones fiscales y define con claridad qué se entiende por finanzas éticas

El gran salto de las entidades bancarias alternativas es uno de los factores que explican el auge de la economía social y solidaria

- PUBLICIDAD -
Palacio Madama, sede del Senado de la República Italiana, en Roma. | Foto: Francesco Gasparetti.

Palacio Madama, sede del Senado de la República Italiana, en Roma. Foto: Francesco Gasparetti.

El gran salto de las finanzas éticas es uno de los factores clave que explican el auge de la economía social y solidaria, que ha accedido a fuentes de financiación que antes tenía vetadas, lo que a su vez ha ayudado a crear nuevos proyectos y a reforzar los existentes. Y eso que hasta ahora las finanzas éticas han ido avanzando al margen de los poderes públicos, que, salvo excepciones, las han tratado como si no existieran y en ocasiones incluso con suspicacia.

Pero algo se mueve: el pasado noviembre, el Senado italiano hizo un reconocimiento expreso a las finanzas éticas con el apoyo de todas las fuerzas políticas y dentro de la Ley de Presupuestos, coincidiendo además con un momento de gran fragilidad del sistema financiero convencional. La novedad trasciende Italia porque el espaldarazo es al máximo nivel. Hasta ahora, como mucho se habían conseguido gestos a nivel municipal –también en España–, pero no de una relevancia institucional equivalente.

El texto aprobado no tiene sólo carácter simbólico, sino que incluye desgravaciones fiscales y, sobre todo, aporta una definición muy concreta de qué se entiende por finanzas éticas. Esta concreción permite superar las definiciones genéricas, y además con rango de ley, lo cual dificulta el intento que puedan llevar a cabo las entidades bancarias convencionales para apropiarse de la marca finanzas éticas como herramienta meramente de mercadotecnia. Los indicadores que se establecen son en algunos casos muy concretos, como la exigencia de repartir los beneficios, la existencia de canales de participación democrática y un tope de 5 a 1 en la brecha salarial.

"Este reconocimiento tiene una gran relevancia histórica", se congratula Clara Soler, de Fiare Banca Etica, la marca española del Grupo Banca Etica, que augura que será un acicate para muchos otros lugares porque el terreno está sembrado: "Cada vez hay más instituciones públicas que en el marco de la crisis han querido dar un vuelco e ir abriendo espacios de trabajo con organizaciones financieras que trabajan con valores más cercanos al respeto de las personas".

El Grupo Banca Etica gestiona 3.000 millones de euros de ahorros de ciudadanos, sobre todo de Italia, donde opera desde 1999. En España logró ficha bancaria en 2014 y está arrancando: gestiona 77,5 millones de ahorro y préstamos que suman 18,3 millones. La cooperativa de servicios financieros Coop57 es otro de los actores en España, que gestiona 31,8 millones y tiene un saldo vivo de préstamos de 11,4 millones de euros. 

En otra dimensión está Triodos Bank, el principal actor internacional de banca ética no cooperativa, que sólo en España supera los 200.000 clientes, con 1.660 millones de euros en depósitos y una cartera de crédito que alcanza 834 millones.

Definición del Senado Italiano

Son operadores bancarios de finanzas éticas y sostenibles los bancos que basan su actividad en los siguientes principios:

— Evalúan el crédito concedido a personas jurídicas según estándares de cualificación ética e internacionalmente reconocidas y conceden especial atención al impacto social y medioambiental.

— Muestran públicamente, al menos una vez al año, incluso por la vía de la web, el crédito concedido, con respeto a la ley de protección de datos.  

— Dedica al menos el 20% de su cartera de créditos a organizaciones sin ánimo de lucro o a empresas sociales con personalidad jurídica, como define la normativa vigente.  No reparten beneficios; los reinvierten en su propia actividad.

— Adoptan un sistema de gestión y un modelo organizativo con alta orientación democrática y participativa, caracterizado por una base accionarial extensa.

— Adoptan políticas de retribución destinadas a contener al máximo la diferencia entre el salario más alto y el medio del banco, cuya máxima oscilación será entre 1 y 5.

[Este artículo forma parte del dossier dedicado a la economía solidaria publicado en el número de enero de Alternativas Económicas. Ayúdanos a sostener este proyecto de periodismo independiente con una suscripción]

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha