eldiario.es

9

Buscaban refugio, se lo denegaron y han perdido sus vidas

La noticia de la muerte de estas 22 personas debe ser un aldabonazo en las conciencias de los que están elaborando y consintiendo las políticas migratorias implantadas, y las de aquellos que las dictan desde su situación de poder

Rescatados 55 inmigrantes a bordo de una patera en Alborán

Esta vez han sido 22 personas las que venían de más allá del Sahara, pretendían llegar a España, se les había negado un tránsito migratorio seguro y han perdido sus vidas en el Mar de Alborán. ¿Más de lo mismo? No. Estamos cansados de contar muertos y son muchos más los migrantes desaparecidos y nos negamos a los números sin nombres y a aceptar noticias que hoy son y mañana ya no son. Estamos doliéndonos del hecho de que 22 personas, que tendrían pareja, padres, hijos, hermanos y amigos, como cualquier ciudadano, hayan perdido la vida y hayan dejado un hueco impregnado de dolor en otras vidas.

Ante la noticia de la tragedia, nos es obligado compartir sentimientos de dolor con  las personas allegadas a las víctimas y compartir también sentimientos de indignación con las personas que reconocen que son muertes que nunca debieron ocurrir y que no deben caer en el olvido, ni en la impunidad. También son de recordar y merecedoras del abrazo solidario, las personas que han logrado salvar la vida y han compartido con  las personas fallecidas la angustia de la desesperación.
En el Día Mundial de los Refugiados, propuesto por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la noticia de la muerte de estas 22 personas debe ser un aldabonazo en las conciencias de los que están elaborando y consintiendo las políticas migratorias implantadas, y las de aquellos que las dictan desde su situación de poder.

Sin ceder a elucubraciones tendentes a desviar responsabilidades, hay algo que se debe dar por seguro: las personas que han entregado su vida en la precariedad de una patera venían buscando refugio para sus vidas y quizás también para las vidas de sus familiares; nadie pone la vida en tanto riesgo de perderla si no está fuertemente impelido a salvarla. No se puede olvidar que el proyecto migratorio, en la mayoría de los casos, desde sus inicios, tiene en su tránsito el riesgo de perder la vida, Son muchas las personas que pierden sus vidas o las ven destrozadas, antes de llegar al Mediterráneo.

Partiendo del inicio de una migración que suele ser forzada, resulta cruel la negativa a ofrecer vías seguras para llegar al refugio en el que salvar la vida. No es sostenible en consideraciones éticas o legales ni menos en razones de justicia. Sin embargo, la respuesta a la mano tendida del migrante pidiendo auxilio es el rechazo poniendo la frontera por medio. Una frontera con multiplicidad de mecanismos que extiende su actuación violenta desde el inicio del proyecto migratorio hasta la ansiada meta, imaginada como final feliz.

Ante esta nueva tragedia en el Mar de Alborán da escalofríos el ver en Marruecos al presidente andaluz Juan Manuel Moreno, ahondando en la política de rechazo a los migrantes africanos. Es conocida y rechazada desde la defensa de los derechos humanos, la política de los Gobiernos Centrales con respecto a los migrantes africanos: que no salgan; si salen que no lleguen a la frontera; si llegan que no pasen y si pasan que sean devueltos. Ahí se sintetiza la propuesta real de su política migratoria.

D. Juan Manuel Moreno Bonilla prometió un cambio en la política y no deja presumir de cambios, pero su política migratoria sigue a las anteriores,  impregnada de xenofobia. La función asignada a Marruecos dentro de las política de fronteras, es la de ser gendarme para, con todos los medios, ejercer la función de rechazo al migrante. El Sr. Presidente aplaude la gestión llevada hasta ahora y urge a la UE a aumentar los recursos económicos para controlar los flujos migratorios en la Frontera  Sur. Es sabido que control equivale a rechazo. También ha asegurado que Andalucía “va a alzar la voz” y va a hacer valer su “peso demográfico” para que “de una vez por todas” las autoridades europeas miren al Sur. Eso sí es de considerar acertado, trabajar para que vengan al Sur las autoridades europeas y españolas y aquí comprueben el resultado de sufrimiento y muerte al que llevan sus xenófobas políticas migratorias. También es de sugerir al señor Juan Manuel Moreno Bonilla que una vez en Sur de Europa, les cuente lo que quiera pero que no deje de contarles la tragedia sufrida en el Mar de Alborán, por personas migrantes, en la proximidad del Día Mundial de los Refugiados del año 2019.

Jesús Roiz Corcuera.
Miembro de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía. APDHA

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha