eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El Parlamento Europeo exige por unanimidad la liberación de Maloma y las mujeres secuestradas en el Sáhara

La Comisión de Peticiones solicita a Asuntos Exteriores de la Unión Europea que "interceda" para liberarlas y al Gobierno español que negocie con Argelia

El eurodiputado popular Peter Jahr señala que "hay que intervenir, sacar a estas ciudadanas de allí. Es un secuestro en toda regla"

La asociación 'La libertad es su derecho' asegura que "por primera vez, hemos escuchado discursos en un entorno político que refuerzan los derechos humanos"

- PUBLICIDAD -
Las familias de 'La libertad es su derecho' en el Parlamento Europeo

Las familias de 'La libertad es su derecho' en el Parlamento Europeo

El caso de las  mujeres retenidas contra su voluntad en los campamentos de Tinduf (Argelia) controlados por el Frente Polisario ha llegado al Parlamento Europeo. La Comisión de Peticiones ha atendido la solicitud de la  asociación ‘La libertad es su derecho’ para que las instituciones europeas actúen contra esta violación de derechos humanos contra ciudadanas españolas como la sevillana de origen saharaui  Maloma Morales o Hyeiba El Couri y otras jóvenes con permiso de residencia en España como Darya Embarek o Koria Badbad.

Todas ellas habían estado en familias de acogida españolas y, al regresar de visita temporal al Sáhara, fueron retenidas contra su voluntad, según han denunciado las propias víctimas y organizaciones de derechos humanos. El Parlamento Europeo ha activado así los primeros mecanismos comunitarios para que estas jóvenes puedan decidir dónde quieren residir sin coacciones políticas ni familiares.

Por unanimidad, todos los grupos parlamentarios de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo han exigido que las instituciones europeas tomen cartas en el asunto. Cecilia Wikström, presidenta de la Comisión de Peticiones, le ha solicitado a España que dialogue con Argelia para liberar a estas ciudadanas europeas y/o con permiso de residencia en la Unión Europea. "Es su deber", ha sostenido Wikström sobre la necesidad de que el gabinete de Pedro Sánchez solucione esta situación calificada de "violación de derechos humanos" por eurodiputados de todos los signos.

La presidenta de la Comisión ha ordenado también que se envíe un carta al Frente Polisario solicitándole "el regreso de estas chicas por cualquier medio" y que Federica Mogherini, la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, "interceda, haga de mediadora y mantenga la presión en cualquier contacto".

Estradàs: "Aclarar la verdad y liberar a las mujeres"

Rosa Estradàs, del Grupo Popular, ha explicado a eldiario.es Andalucía que las cartas se envían para que Asuntos Exteriores abra una investigación, el gobierno español establezca contactos con Argelia y la Comisión Juncker "esté sobre el tema, para aclarar la verdad y liberar a las mujeres". Se trata, aclara Estradàs, de una comisión "para presionar. Es la manera que tenemos para que, por unanimidad, se muevan todos los actores. Son especialmente importantes las cartas que enviamos a Mogherini y el Gobierno español. Cuando nos respondan, volveremos al tema para ver qué acciones emprendemos. Es un proceso progresivo".

La europarlamentaria popular ha asegurado que el tema "es de tal calado en derechos humanos y derechos de la mujer, que nos ha conmovido y la respuesta ha sido unánime. Te aseguro que normalmente no hay tanta unanimidad. Somos el continente de los derechos humanos. Esta petición es oportuna y necesaria y ha llegado al lugar adecuado (el Parlamento Europeo) para que se haga la presión". 

Durante su intervención, Elisa Pavón, portavoz de la asociación que ha solicitado la ayuda europea, ha explicado que todas las mujeres "llegaron a España siendo niñas en el marco del programa solidario 'Vacaciones en Paz' en torno al año 2000 y tuvieron que prolongar su estancia en España por motivos médicos o por decisión de sus padres biológicos, que quisieron darles mejores oportunidades de futuro a sus hijas. Sin embargo, una vez cumplida la mayoría de edad, sus familias biológicas hicieron valer sobre ellas un derecho de propiedad inexistente e ilegal y, aprovechando una de sus visitas a los campamentos, las secuestraron con pretextos netamente machistas, propios de una sociedad radicalizada, patriarcal y tribal".

"Hay que intervenir, es un secuestro en toda regla"

Durante el debate en la Comisión, Peter Jahr, eurodiputado del Partido Popular europeo, se ha mostrado tajante sobre la situación: "Hay que intervenir, sacar a estas ciudadanas de allí, es un secuestro en toda regla. Han sido trasladadas a un lugar del que no pueden salir. Hay que pasar a actuar, imaginen que cualquiera de nosotros está en el desierto y no pasa nada. Necesitamos una respuesta contundente y pido que se recurra a todos los cauces políticos y, si es necesario, amenazar con retirarle los fondos (de ayudas al Frente Polisario). Son nuestras ciudadanas, no podemos dejarlas en la estacada". 

Josep Maria Terricabras, del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, ha hecho hincapié también en que hay que pasar de las palabras a los hechos y ha interpelado a la presidenta Wikström para "ejercer presión sobre los que fueran la raíz del problema, ya sean las familias (que las retienen) o el Frente Polisario". Al haberse escudado en las tradiciones para justificar estas retenciones ilegales, Terricabras ha recordado que "la relación que tiene a veces se plantea de manera equivocada: se dice que los padres tienen derechos sobre sus hijos. Los que tienen derechos son los hijos y los que tienen deberes son los padres".

Una situación "angustiosa"

El grupo socialista europeo también se ha sumado al apoyo a estas mujeres, cuyos derechos se han visto conculcados, como en el caso de Maloma, Morales,, que desde hace 30 meses se encuentra retenida contra su voluntad. De este modo, la eurodiputada socialista  Inés Ayala ha mostrado su "apoyo absoluto a las peticionarias" y calificar la situación de estas mujeres de "angustiosa", como ella misma dice haber vivido en su comunidad autónoma, Aragón. "En mi región también ha habido jóvenes que venían a pasar veranos con las familias que, en un momento dado, se han visto imposibilitadas a volver. Siendo personas adultas, no se les ha permitido volver", basándose, ha dicho, en un planteamiento "cultural" que choca frontalmente con los derechos humanos. 

En términos similares se ha expresado Estradàs con eldiario.es, al afirmar que "cuando se produce una situación así, entre tradiciones, honor, costumbres y amenazas, la verdad no aflora. La verdad solo aflora en pequeños momentos y gracias a estas organizaciones"

"Maloma está bajo coacción"

Elisa Pavón, la portavoz de la asociación que representa a las familias de acogida españolas y exigen la liberación de estas mujeres, le ha recordado a la institución europea que es importante que las mujeres retenidas puedan expresar su voluntad "fuera de los campamentos, lejos de sus captores. Les pido que cuando vean vídeos de Maloma diciendo que no están secuestradas, está bajo coacción, grabados por su hermano, que es el secuestrador. Les pedimos que vuestras palabras se conviertan en hechos. Construyamos un puente para su libertad".

Al término del debate, Pavón le ha afirmado a este diario que esperan que "las palabras sean ya hechos. Es muy importante esta decisión porque exige a España la intervención en la liberación de ciudadanas europeas, reconociendo que están secuestradas. Además, canalizan toda la interlocución a través de Argelia, deslegitimando al Frente Polisario. Por primera vez, hemos escuchado discursos en un entorno político que refuerzan los derechos humanos, al reconocer que las hijas no son propiedad de los padres, hermanos o maridos. Nuestra petición de intervención de Mogherini ha sido aceptada, respaldada y aplaudida".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha