La portada de mañana
Acceder
Adiós a la mascarilla en la calle: los retos del fin de una medida estricta
Ayuso comienza la legislatura con Vox marcando la agenda desde el primer día
Análisis - A Sánchez se le ha puesto cara de Zapatero, por Neus Tomàs

El astillero de Puerto Real, otra vez en pie de guerra por la falta de carga de trabajo

Protesta realizada por el comité de empresa de astilleros de Puerto Real

El astillero de Puerto Real está en pie de guerra. Sus trabajadores han iniciado esta pasada semana una protesta por lo que consideran la falta de cumplimiento del plan industrial y desde su comité de empresa se centran las críticas en la presidenta de Navantia, Belén Gualda, y la Ministra de Hacienda, Marías Jesús Montero.

La falta de carga de trabajo vuelve a ser el caballo de batalla de la empresa naval y, más concretamente, el de uno de los astilleros de la Bahía de Cádiz. Puerto Real comenzó con protestas el pasado día 11 de enero y, dos días más tarde, el comité puertorrealeño impidió el embarque de un bloque de las corbetas saudíes para exigir el cumplimiento de los compromisos del plan estratégico de Navantia con la factoría. Fue una llamada de atención para lo que puede estar por venir.

El comité de empresa puertorrealeño puntualiza que las protestas no están centradas en que la carga de trabajo se haya derivado por parte de la empresa al astillero de San Fernando, sino que va mucho más allá. Pero la realidad es que en la factoría isleña es donde se construyen las cinco corbetas para la Marina de Arabia Saudí y se acaba de anunciar un contrato con Marruecos para la construcción, también en el astillero de San Fernando, de un patrullero.

En Puerto Real se espera que las promesas se conviertan en realidades. El 28 de julio, día antes de la manifestación que convocó el comité de empresa, el Ministerio de Hacienda anunció la adjudicación del BAM (Buque de Acción Marítima) para Puerto Real. Pero no se puede producir de manera efectiva esa carga de trabajo, que también afecta a la industria auxiliar, sin una orden de ejecución que debe ser firmada por el órgano del Estado correspondiente. 

Navantia anunció en 2018 que el BAM-IS, buque de acción marítima esencial para el rescate de submarinos, y el buque TLET (Transporte Logístico Ecológico y Trivalente) se construirían en Puerto Real, pero han pasado dos años y no llega la confirmación. Los encargos están comprometidos por el Estado a través del Plan Industrial firmado entre la SEPI y los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT. El comité de empresa recuerda que están en juego entre 1.200 y 2.000 puestos de trabajo en el astillero de Puerto Real. 

Tres astilleros y situaciones diferentes

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunció el 8 de enero en los astilleros de San Fernando que Navantia ha logrado un contrato con la Marina Real de Marruecos para diseñar y construir un patrullero de altura que supondrá un millón de horas de trabajo para los astilleros de la bahía de Cádiz y cerca de 250 empleos durante los próximos tres años y medio. Pero desde dentro de las tres factorías las cosas no se ven del mismo modo.

Desde el comité de empresa de Puerto Real se incide en la idea de que sus protestas no se pueden interpretar como un enfrentamiento con la factoría de San Fernando por la patrullera marroquí, ya que el encargo dará una carga de trabajo parcial para el resto de las plantas. Pero en este momento, Puerto Real y Cádiz tienen menos trabajo y necesitan una actividad que no llega.

A día de hoy, Puerto Real no dispone de un encargo propio y tampoco la factoría de Cádiz. Las movilizaciones se van a mantener en las próximas semanas para dar un giro a una situación de la que ya avisaban el pasado mes de julio.

Etiquetas
Publicado el
17 de enero de 2021 - 21:43 h

Descubre nuestras apps

stats