eldiario.es

9

Carta a Ramón Reig de los extrabajadores de El Correo de Andalucía

"Nuestros nombres y recuerdos no pueden ser utilizados para hacer pasar por entrañable la desaparición del decano de la prensa de Sevilla de los quioscos"

Los trabajadores se han concentrado este viernes a las puertas del Ayuntamiento de Sevilla

Concentración a las puertas del Ayuntamiento de Sevilla el pasado 17 de septiembre

Estimado profesor Ramón Reig:

Los trabajadores despedidos tras el ERE en El Correo de Andalucía de 2018 hemos necesitado varios días para contestar a su artículo acerca de la pretendida pervivencia del que fuera decano de la prensa de Sevilla, que el propietario de la cabecera digital tuvo a bien publicarle el 1 de enero. Primero, para no dejarnos llevar por la indignación que supone ese artículo como ruptura del pacto (por escrito y firmado) con la empresa de no atacarnos en los medios de comunicación ni que solo la rabia dicte nuestras palabras. Segundo, porque hemos querido asegurarnos de que ese sentimiento de estupor lo comparten todas las personas a las que cita en su texto. Hay incluso quienes sienten que usted ha manipulado los artículos que escribieron en nuestro apoyo. Con ese aval escribimos estas líneas, que no pretenden discutir su percepción acerca de si el diario está vivo o no, sino que piden respeto a los extrabajadores, que estamos en la calle mientras usted no se tendrá que preocupar de eso en su vida.

Igualmente, nosotros sentimos que usted se ha acordado de nuestra lucha por el empleo cuando ya no tiene remedio y utiliza nuestro sufrimiento actual desde su merecido puesto fijo en la Universidad para blanquear un proceso de destrucción de redacciones por las peores prácticas empresariales que, efectivamente y como usted apunta, no solo nos ha afectado a nosotros, aunque hemos peleado y lo seguiremos haciendo para que no se extienda a otros medios de comunicación. Tampoco ha llegado a la universidad pública en la que usted enseña, ajeno quizá a que el proceso de jibarización y precarización amenaza a todos los sectores, a todas las empresas y a todas las instituciones.

Los extrabajadores de El Correo de Andalucía, tanto los que salimos de forma traumática en 2018 como los afectados por despidos o salidas anteriores, le respondemos que nuestros nombres y recuerdos no pueden ser utilizados para hacer pasar por entrañable la desaparición del decano de la prensa de Sevilla de los quioscos, una queja que, por la afinidad que tenían con algunos de nosotros en vida, entendemos que también compartirían maestros ya fallecidos como Pepe Guzmán, a quien el periodismo y la ciudad de Sevilla nunca terminarían de agradecer lo que su genialidad escondida le debe. Usted ha vampirizado nuestros recuerdos, un trajín y un sufrimiento diarios para sacar el milagro cotidiano que es la salida de un periódico que solo conoció de pasada.

En todo caso, usted ha sido profesor de prácticamente todos los despedidos. Plantéese qué hace enseñando en una facultad de Periodismo y para qué: si para que sus alumnos tengan una profesión y unas expectativas de futuro o porque alguien que ha despreciado la profesionalidad y prescinde de estos periodistas, formados casi todos en la Universidad de Sevilla, le permite satisfacer su sed de notoriedad pública. Creo que solo nos puede dar lecciones a estas alturas si es capaz de renunciar a su salario, como hemos tenido que hacer nosotros, e intenta reinventarse a una edad en la que ya no contratan a casi nadie. Un estudio de CCOO sobre la implosión del sector del periodismo en España señala que el 80% de los profesionales despedidos de los medios de comunicación no vuelven nunca a trabajar en el sector.

Asimismo, echamos en falta en su artículo, ya que tanto se dedicó este verano a airear teorías de la conspiración con nuestra emisora hermana El Correo TV, ni siquiera una mención a este medio o a sus trabajadores, despedidos de forma incluso más dolorosa por cuanto se encontraban indefensos.

No nos queremos extender en cuáles fueron nuestras condiciones en los últimos ocho años de vida de El Correo de Andalucía. Ya no sirve de nada lamentarse porque ese descenso a la precariedad ha terminado donde terminan todas las sendas de austeridad. Simplemente, no nos mencione, no nos utilice como coartada. Por cierto, lo que sobrevive con la cabecera (vaya usted a la fuente, a la URL) es otro medio de comunicación (acuérdese de lo que nos enseñaron: el medio hace el mensaje) que se llama Elcorreoweb y que fue fundado en 2008 por Pedro Ybarra por indicación del director de El Correo de entonces, Antonio Hernández-Rodicio; tras la imposición de la propiedad de entonces, el Grupo Alfonso Gallardo. Deseamos a Elcorreoweb, donde aún quedan algunos compañeros, una larga vida y mejor suerte, porque como le pasaba al Cid, “qué buenos vasallos si oviessen buen señor”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha