Alta tensión: resistencia popular a la “electrificación” del Pirineo aragonés

Protesta por la instalación de placas solares para una línea de alta tensión en Biescas

Miguel Barluenga


5

Alta tensión en la localidad oscense de Biescas. Resistencia popular contra el proyecto de la instalación de una línea de alta tensión, una infraestructura de evacuación compartida que, desde alguno de los macro parques ubicados en la zona de la Val Ancha, ocuparía con torres de alta tensión de 60 metros de altura -equivalente a edificios de 20 plantas-, terrenos de uso público y particulares. Un proyecto que, de salir adelante, supondría expropiaciones y graves afecciones desde la localidad de Sabiñánigo hacia Senegüé y Sorripas, pasando por el cauce del río Gállego, Orós Alto, Orós Bajo y Oliván, hasta el punto de conexión en la subestación de Biescas.

Este anuncio ha generado una importante respuesta social concretada en la recopilación de más de 1.500 alegaciones presentadas ante el Registro General del Gobierno de Aragón en Huesca por representantes de la Plataforma en Defensa del Paisaje y la Vida en el Pirineo (Pdepirineo). A estas alegaciones "se unen las que se siguen presentando en este mismo sentido por parte de particulares y colectivos diversos", informa la Plataforma, que ha estado difundiendo durante las últimas semanas esta información entre los habitantes de los pueblos afectados y "personas interesadas en las alternativas a este modelo lesivo para el Pirineo".

"De entre los ayuntamientos afectados -los de Sabiñánigo y Biescas- hemos podido conocer que el de Biescas ha presentado también sus alegaciones a este proyecto de línea de alta tensión, en cumplimiento del acuerdo unánime del pleno municipal", añade la Pdepirineo. Esta asociación continúa con la tarea colectiva que ha asumido en defensa del paisaje y la vida en el Pirineo. Paralelamente a las campañas de información y movilización ciudadana que siguen activando, y que cada día están "más reforzadas", siguen "vigilantes" ante "todos los procesos administrativos relacionados con la proliferación irracional de macroproyectos fotovoltaicos en nuestras comarcas, trabajando para elaborar y registrar el mayor número posible de alegaciones con sólidos argumentos técnicos y jurídicos".

Joaquín Palacín, presidente de Chunta Aragonesista (CHA), y Francisco Campillo, portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Biescas, explicaron que en el transformador de Sabiñánigo no hay capacidad suficiente y por eso el proyecto contempla una línea de 20 kilómetros entre Senegüé, perteneciente al municipio, y Biescas cruzando localidades de este municipio, Orós Alto, Orós Bajo y Oliván. Campillo explica que "el municipio de Biescas ya sufre las consecuencias de la política extractiva de los recursos, al contar con dos centrales hidroeléctricas con sus correspondientes líneas de evacuación de alta tensión, sus afecciones al caudal del río y el impacto de su canalización".

Ahora las pilonas de la línea proyectada se ubicarían en zona de la Reserva de la Biosfera, donde la afección paisajística es muy evidente en un territorio donde convive la agricultura, la ganadería y el turismo, "y es que las afecciones son inasumibles mientras que el proyecto no aporta nada positivo al territorio, ningún valor añadido, algo que parece importar poco a las empresas que los impulsan".

El Consorcio de la Reserva Biosfera Ordesa Viñamala presentará alegaciones a la línea de alta tensión, una medida aprobada en la reunión celebrada el pasado 27 de octubre y a petición de la alcaldesa de Biescas, Nuria Pargada. Por unanimidad de todos los asistentes "se acordó presentar alegaciones a este proyecto por sus múltiples afecciones a los principios de la declaración de esta figura, impactos paisajísticos y medioambientales, así como para el desarrollo sostenible y equilibrado de este territorio", informó la sociedad.

Por su parte, el presidente de Chunta Aragonesista, Joaquín Palacín, señala "la importancia de apostar por una verdadera transición energética basada en una economía circular que genere, de una forma sostenible, réditos locales y oportunidades reales para el asentamiento de población". Hay que hacer protagonistas "al territorio y sus habitantes y no rehenes de modelos depredadores del territorio que interesan solo a los intereses económicos del oligopolio energético", reivindica Palacín, quien defiende para el medio rural "modelos basados en el autoconsumo y el desarrollo de cooperativas y comunidades energéticas que puedan vender a la red su excedente energético".

Por este motivo, CHA ha presentado una iniciativa en el Senado a través de Carles Mulet, senador de Compromís, para reclamar al gobierno que elabore, en coordinación con todas las partes implicadas y con el acuerdo de todos los territorios, una estrategia sobre renovables basada en la denominada Estrategia de Infraestructura Verde y de la Conectividad y Restauración Ecológicas.

"Esta estrategia debe preservar las zonas de alto valor agrícola o forestal y las áreas estratégicas que garanticen la conectividad ecológica y la funcionalidad de los ecosistemas, así como la mejor mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático, evitando la fragmentación de ecosistemas o la pérdida de biodiversidad", explica el presidente de CHA.

A finales de octubre, unos 30 tractores y más de 300 personas se manifestaron en Biescas. Doce niñas y niños de entre 10 a 15 años del Consejo de la Infancia y Adolescencia de Biescas, con la presencia de representantes de todos los grupos políticos con representación en el ayuntamiento, leyeron un manifiesto en el que mostraban su hastío y confusión al ver cómo su localidad se veía amenazada de nuevo por un proyecto de autopista eléctrica que "afectará gravemente al paisaje, la salud y el futuro de las personas, así como a quebrantahuesos, águilas, buitres, alimoches e insectos como las abejas".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats