La portada de mañana
Acceder
Europa subordina su política de defensa a la estrategia de la OTAN
El calor extremo de junio abrasa todo el hemisferio norte
OPINIÓN | 'Se apagaron las luces y queda la pobreza', por Esther Palomera

El AMPA del IES Cantabria presenta recurso ante el Ayuntamiento de Santander contra la instalación de la gasolinera

Concentración del alumnado del IES La Albericia en protesta por la construcción de una gasolinera.

La Asociación de Padres del IES Cantabria ha registrado ante el Ayuntamiento de Santander un recurso de reposición solicitando la suspensión de las licencias de la gasolinera que se construye junto al centro y la paralización inmediata de las obras.

64.000 litros de gasolina pegados al pupitre o cómo Santander puede acabar liderando el disparate educativo

64.000 litros de gasolina pegados al pupitre o cómo Santander puede acabar liderando el disparate educativo

“Las familias consideramos que tanto la licencia de obra como la licencia de actividad, ambas concedidas por la Alcaldía, son nulas de pleno derecho por incurrir en manifiesta ilegalidad, por lo que hemos registrado el recurso de reposición”, ha explicado hoy en un comunicado el presidente del AMPA, Gabriel Moreno.

Los padres solicitan al Consistorio la suspensión de los efectos de ambas licencias así como la inmediata paralización de la construcción de la gasolinera y centro de lavado de vehículos.

Los padres pretenden impedir que se construya y entre en funcionamiento “una actividad tóxica, nociva y peligrosa” y el recurso de reposición les permite agotar la vía administrativa, obligando al Ayuntamiento de Santander a dar una respuesta motivada y argumentada a su solicitud. En este sentido, Moreno ha recordado que el Consistorio dispone de un mes para contestar y, de no hacerlo, se aplica el silencio administrativo positivo y la solicitud se estimaría.

El portavoz ha explicado que, con ello, quieren forzar al equipo de Gobierno “a que justifique técnica y jurídicamente aquellas cuestiones que hemos detectado en el expediente que son, al menos, motivo de impugnación y por ende susceptibles de fundamentar la nulidad de la licencia de obra y de actividad”.

Cuestiones como el “incumplimiento de las obligaciones legales de la comprobación ambiental sobre actividades que pueden producir riesgos susceptibles de afectar a las personas de acuerdo con la Ordenanza Municipal para el Control Ambiental de Instalaciones y Actividades”, ha señalado.

Además, a juicio del AMPA, las licencias no cumplen la ordenanza en lo relativo al impacto ambiental acústico, ya que en la valoración, afirma, “se ha omitido la existencia de un centro educativo en la parcela colindante, no se ha aportado el estudio acústico, el cálculo de niveles de ruido efectuado en el proyecto no contempla todos los aspectos normativos y los niveles de ruido declarados superan los establecidos para áreas de centros docentes”.

“La seguridad del alumnado en la acera de camino al centro educativo, que va a ser atravesada por la salida de la gasolinera, es una de nuestras mayores preocupaciones; sin embargo, el proyecto de la empresa no considera que vaya a aumentar el tráfico en la zona y ni siquiera ha evaluado los efectos acumulativos y sinérgicos que va a tener para el tráfico la presencia de cuatro gasolineras en la misma calle, lo cual es indignante”, ha señalado el presidente del AMPA.

“El riesgo sanitario de la gasolinera tan cercana al centro educativo es otro argumento de mucho peso, tanto por los contaminantes que van a emanar de la propia gasolina, como el benceno o lindano, como por los propios gases y partículas que emiten los vehículos de combustión, NO2, PM2,5..., cuyos efectos negativos sobre la salud de las personas están mas que demostrados”, ha continuado.

En este sentido, ha afirmado que no se han incluido las emisiones derivadas de la combustión de los vehículos que van a repostar, ni se han evaluado los efectos acumulativos y sinérgicos con las emisiones que generan las tres gasolineras existentes en la misma calle.

El riesgo de incendio, ante una gasolinera que no va a tener personal que suministre el combustible, es otra de las “grandes amenazas para la seguridad del alumnado y profesorado del centro”, que se argumenta en el recurso en el que las familias piden la suspensión de los efectos de las licencias del Ayuntamiento y que determinaría la paralización de las obras y la no apertura de la actividad “que pone en riesgo la vida de las más de 1.500 personas que acuden al IES Cantabria cada día”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats