Entrevista Coordinador de Ciudadanos Cantabria

Félix Álvarez: "Arrimadas ha desenmascarado a Pedro Sánchez, que ha optado por el camino extremista de ERC y Bildu"

Félix Álvarez, coordinador de Ciudadanos Cantabria, en el Parlamento.

Félix Álvarez (Santander, 1966) vuelve a capitanear el barco de Ciudadanos en Cantabria. Inés Arrimadas ha vuelto a confiar en él para el cargo de coordinador del partido naranja en la comunidad casi un año después de su dimisión por un conflicto interno que el también portavoz parlamentario regional da por aclarado y superado.

En plena negociación de los presupuestos para el próximo año, tanto nacionales como autonómicos, Felisuco comparte la postura marcada por la nueva dirección de Madrid que ha supuesto el levantamiento del veto al PSOE a la hora de negociar las cuentas. Así todo, Ciudadanos ha anunciado esta semana su 'no' a los Presupuestos Generales del Estado por recibir unos apoyos que tacha de "inmorales" y por dar "concesiones al separatismo". "Arrimadas ha desenmascarado a Pedro Sánchez, que ha optado por el camino extremista de ERC y Bildu en lugar del moderado y centrado de Ciudadanos", defiende el líder naranja en Cantabria.

Han pasado dos meses desde que Madrid le devolvió el liderazgo de Ciudadanos en Cantabria. ¿Qué acogida ha tenido? ¿Se siente respaldado por el partido a nivel regional?

La acogida ha sido muy positiva, me siento muy respaldado. Para mí fue una responsabilidad cuando se me comunica que iba a ser el coordinador de Ciudadanos Cantabria y más todavía en una situación complicada y compleja por la pandemia, que me impide realizar las actividades orgánicas dentro del partido que me gustaría llevar adelante, como reunirme con la afiliación para trasladar todas las ideas y los objetivos que tenemos que poner en marcha de aquí en adelante. Pese a las dificultades, cuento con el respaldo por parte de los afiliados y con muchos mensajes de WhatsApp que certifican ese apoyo.

Entiendo que ha recuperado la confianza de esas voces críticas que surgieron a raíz del conflicto por la contratación de Rubén Gómez como asesor parlamentario.

Sí, creo que fue una cuestión absolutamente menor que quedó más que aclarada, que asumí en primera persona, y a partir de ahí, y viendo lo que uno ve alrededor de la política. esas cuestiones menores se olvidan rápidamente.

¿Qué cree que le ha motivado a Inés Arrimadas a volver a apostar por usted?

Primero, confianza, y luego creo que ha valorado también toda la trayectoria anterior que llevaba en el partido, con el antiguo cargo de portavoz de Ciudadanos en Cantabria. Si sumamos ambas, el resultado es este nombramiento.

Sin embargo, si hablamos de la trayectoria, atendiendo a los últimos resultados electorales, no sé si se pueden considerar un buen aliciente para el nombramiento, después de que como candidato en las pasadas elecciones autonómicas obtuviera tres diputados que no permitieron a Ciudadanos ni ser llave de gobierno, ni ser el principal partido de la oposición. Supongo que cuando se elige a un líder para un partido se tiene en cuenta el posible respaldo electoral y en este caso fue discreto o no tan exitoso como se esperaba.

Hay una regla que vale tanto para la política como para el fútbol que dice que el resultado de una estrategia es igual al resultado objetivo que has obtenido menos las expectativas que se habían creado. Y es verdad que a lo mejor teníamos más expectativas, pero es tan cierto como que mejoramos los resultados que teníamos hasta entonces: pasamos de dos diputados a tres, con lo cual conseguimos un grupo propio, que es muy importante para el trabajo parlamentario, e incrementamos el número de votos. No fue algo exclusivo de Cantabria, sino a nivel nacional. Nos encontramos con la realidad de que la fortaleza de las estructuras de los partidos tradicionales, el PP, el PSOE y aquí en Cantabria el PRC, siguen siendo muy grandes tanto a nivel autonómico como municipal. Los datos fueron mejores y cuando uno mejora los datos hay que tomarlo con esa perspectiva.

Desde que Inés Arrimadas ha tomado las riendas del partido, tanto a nivel nacional como autonómico ha habido un acercamiento hacia el PSOE, formación a la que Albert Rivera tenía vetada. ¿Evidencia esto que Rivera se equivocó en su estrategia?

Yo creo que Albert Rivera lo clavó. Quizá hubo un pequeño desfase temporal, pero lo que dijo se está cumpliendo de manera matemática y escrupulosa. Lo que no ocurrió entonces es que no fuimos capaces de desenmascarar la estrategia de Pedro Sánchez y ahora Inés está haciendo precisamente eso. No es que se acerque al PSOE, sino que por activa y por pasiva ha ofrecido una vía alternativa, la famosa 221 (PP, PSOE y Cs), para que no se conformase este Gobierno con Podemos y apoyado por toda la retahíla de independentistas y nacionalistas. Arrimadas ha desenmascarado a Pedro Sánchez, que ahora ha tenido alternativa, escoger el camino de negociar con Ciudadanos, un camino moderado, centrado, liberal y progresista, o el de ir de la mano con ERC y con Bildu, que es el que ha tomado.

Ese ha sido el motivo que ha esgrimido Arrimadas para anunciar su 'no' a los Presupuestos Generales del Estado, que saldrán adelante con los apoyos de la investidura, ¿Qué ha buscado Ciudadanos con ese intento de negociación con el Gobierno hasta el final?

Hemos buscado que Pedro Sánchez tuviera una alternativa moderada y no tuviera que depender de concesiones que ha tenido que hacer para que le aprobaran los Presupuestos Bildu y ERC. Sus votos consideramos que no son moralmente aceptables y, además, numéricamente no eran necesarios. Pedro Sánchez tenía una alternativa de hacer unos Presupuestos moderados y centrados sin concesiones al separatismo y a Bildu.

El hecho de que Pedro Sánchez no haya pactado con Ciudadanos cree que puede responder a la voluntad de la militancia reflejada tras las elecciones de abril en Ferraz con la famosa consigna de 'con Rivera no'?

Eso habría que preguntárselo a Pedro Sánchez, pero lo que está claro es que en el Gobierno de España hay dos bandos, uno más extremista liderado por Pablo Iglesias y otro más moderado, que está integrado por ministros como Margarita Robles o Nadie Calviño, que estaban en la posición de pactar con Ciudadanos y acercarse a la moderación. No sé cuál habrá sido la motivación final de Sánchez, pero las podemos intuir. Ha ganado la parte más extremista del Gobierno y ha perdido la más moderada.

Ha comentado que Pedro Sánchez ha podido escoger el camino de la centralidad que le ofrece Ciudadanos, ¿Cómo se conjuga esa imagen de moderación y centralismo que quieren transmitir mientras siguen gobernando en distintos territorios con el apoyo de la ultraderecha de Vox?

Se gobierna con el Partido Popular, no hay nadie de Vox en el gobierno ni de Andalucía, ni de Madrid, ni de Murcia. Gobernamos con el PP y no asumimos ninguna de las políticas que Vox plantea. Vox tenía dos opciones, la de permitir gobernar a PP y Cs o la de ponerse en contra y permitir que gobernara la izquierda. Decidió la primera, pero eso no nos hace rehenes de la política de Vox y a las pruebas me remito. No hay ninguna política regresiva de Vox que se haya adoptado, ni en materia social, ni de dependencia, ni de derechos humanos, ni de derechos sociales que tanto nos han costado conseguir conquistar a los españoles.

Supongo que ese mismo argumento que sirve para defender que Ciudadanos no gobierna con Vox en esos territorios por recibir su apoyo también será extrapolable a los apoyos del Gobierno central en los Presupuestos, ¿no?

Sí, lo que pasa es que ERC es un partido que tiene a sus líderes condenados por dar un golpe de estado a la democracia en el año 2017. El objetivo de este partido, no es que lo diga yo, sino que lo dicen ellos siempre que pueden, es romper España, y que volverán a hacer lo que hicieron. Esto deja fuera de la ecuación también a Bildu, que es un partido político legítimo, está en el Congreso de los Diputados porque consiguió los votos, pero moralmente no es un partido con el que se pueda pactar absolutamente nada. Mientras no condene el terrorismo y no ayude a resolver los más de 300 casos de asesinatos efectuados por ETA será legítimo, pero no será bajo ningún punto de vista un partido moral.

¿Y el hecho de llevar a Bildu al Parlamento autonómico y que sea protagonista varias veces de sus intervenciones en los Plenos no aleja un poco ese centralismo que pretende transmitir Ciudadanos?

Es que centralismo no es tibieza. La centralidad no consiste en someterse al capricho de un partido que sigue sin condenar el terrorismo. Se puede ser un partido de centro, pero a la vez hay que ser muy exigente, y hay ciertas líneas rojas que uno no debe trasladar. Apoyarse en Bildu o apoyarse en ERC, que insisto en que ha dado un golpe de estado hace apenas tres años, va en la línea de flotación del ideario de Ciudadanos y de su nacimiento. Este partido nace en contra de la inmersión lingüística y, con origen en la sociedad civil, en contra del independentismo. Evidentemente que es un partido centrado, liberal y progresista, pero hay cuestiones que no se pueden compartir porque van contra tu propio ADN.

¿Félix Álvarez asegura que EH Bildu no condena el terrorismo?

Sí, te lo garantizo. Otra cosa es que haya ciertos elementos en Bildu que sí lo hagan. Bildu es una amalgama de partidos en la que están desde Eusko Alkartasuna, Ezker Batua o Aralar, pero el grueso de Bildu es Sortu y Sortu es Batasuna, y estos nunca han condenado el terrorismo. Pero es que además vemos como continuamente salen presos de ETA de la cárcel y se les recibe con homenajes, aurreskus y como si fueran auténticos héroes. Y no son héroes, son asesinos que estaban en la cárcel por acabar con la vida de más de 850 personas en este país. Es que parece que no nos acordamos que hace 10 años esta gente seguía matando, no nos acordamos de Miguel Ángel Blanco, de la familia Becerril, de Ortega Lara...pero esto ha ocurrido a la vuelta de la esquina. Entonces cuando Bildu condene el terrorismo, ayude a resolver los casos, porque dentro de Bildu hay gente que tiene conocimiento de esos asesinatos, y cuando haga esa penitencia será un partido con el que se podrá... no sé si sentarse a hablar, porque nosotros no tenemos nada que hablar con un partido que acaba de decir hace una semana que va a Madrid a romper el sistema y cuyo líder, Otegi, que estuvo condenado por pertenencia a banda armada, dice que “la España roja será previamente la España rota”. ¿Cómo te puedes ir a comer con alguien que te dice que cuando lleguen los postres te va a escupir? No es lógico.

Volviendo al plano autonómico, Ciudadanos se ha mostrado cercano al bipartito PRC-PSOE durante toda la pandemia y ha repetido en innumerables ocasiones que "jamás un Gobierno ha tenido tanto apoyo de la oposición como este". ¿Cómo valora la gestión del mismo de esta crisis sanitaria?

Es verdad lo que dices: nunca ha habido un gobierno que haya tenido tanto apoyo de la oposición, pero también es verdad que nunca un gobierno se tuvo que enfrentar a una situación como la actual. Y ante esta situación extraordinaria solo caben actuaciones especiales por parte de todos. Todos hacemos estos esfuerzos, nosotros, los autónomos, los trabajadores, las pequeñas y medianas empresas, la gente que esta en ERTE o que se ha quedado sin trabajo… Está situación tan terrible requiere arrimar el hombro. Respecto a la gestión del Gobierno de Cantabria, yo diría que hay dos partes. La parte sanitaria, donde Cantabria no ha sido de las comunidades peor paradas por una cuestión casi de azar del virus, que ha demostrado que es muy caprichoso. Asturias que era un paradigma del 'COVID free' que decían ellos, ahora resulta que es una de las comunidades más afectadas. Pero sí que achaco que en Cantabria se han ido tomando las medidas sanitarias a rebufo de lo que hacía Madrid, nunca se ha tomado una medida anticipándose y atendiendo a la situación particular de la comunidad.

Si no siendo necesarios somos capaces de influir en los presupuestos y ayudar a alguien bienvenido sea el esfuerzo

Y respecto a la cuestión económica y social derivada de la crisis sanitaria, el Gobierno ha tenido muchas carencias, pero porque las tiene a nivel presupuestario de hace muchos años. Hace diez años Cantabria tenía una deuda de 992 millones de euros y en el primer trimestre de 2020, para dejar fuera la pandemia, la deuda era de más de 3.400 millones. Más de 2.400 millones de deuda en 10 años. ¿Esto qué implica? Que en estos presupuestos, el tercer capítulo más potente es el de la deuda, por el que pagaremos 474 millones entre intereses y amortización. Si en los años de bonanza se hubiera hecho una política económica mucho más moderada y sensata, ahora, si tuviésemos tan solo dos puntos y medio menos de deuda, Cantabria dispondría de 100 millones más para presupuestar. Y esa cantidad para esta comunidad es muchísimo dinero. Así que el Gobierno se ha visto completamente desbordado por la situación, pero también es cierto que la capacidad de maniobra es muy pequeñita.

Ha mencionado los presupuestos regionales, Ciudadanos ha sido el único partido de la oposición que no ha presentado enmiendas a la totalidad de los mismos y ha dicho que ve al bipartito "con ganas de llegar a acuerdos". ¿Apoyará las cuentas?

Estamos negociando ciertos asuntos y todavía hay algo de distancia, pero es verdad que la disposición es buena y que tenemos tiempo para seguir negociando. No hemos presentado enmienda a la totalidad por tres motivos muy concretos: primero, porque pedimos que no se subieran los impuestos y que se abriesen cauces de negociación y se hizo. Segundo, porque hemos estado negociando con el Gobierno estos días atrás y hemos conseguido que las ayudas directas para los sectores más afectados como hostelería, taxi o autónomos pasen de los ocho millones iniciales a 15. Y en tercer lugar porque seguimos negociando. Es absurdo que si tú estás negociando unos presupuestos presentes una enmienda a la totalidad. Y dicho esto, seguiremos en ello y si llegamos a un acuerdo en los próximos días apoyaremos unas cuentas que no nos gustan, que no son las que haríamos nosotros, pero que dada la circunstancia tan extraordinaria creemos que hay que hacerlo por responsabilidad. Si conseguimos esos objetivos de modificar mínimamente esas cuentas para ayudar a trabajadores, autónomos, PYMES y familias nos daríamos por satisfechos. Y con una particularidad que hay que señalar, que es que el Gobierno no nos necesita, tiene mayoría absoluta. Si no siendo necesarios somos capaces de influir en los presupuestos y ayudar a alguien bienvenido sea el esfuerzo.

Y para terminar, ¿Qué futuro le augura a Ciudadanos a medio y largo plazo tanto en Cantabria como a nivel nacional?

Yo no soy la bruja Lola, soy más Cholo Simeone, más de partido a partido, y teniendo en cuenta que en abril del año pasado llegamos a 57 diputados y que en noviembre bajamos a 10 todo es posible. La experiencia me ha dejado muy claro que en política, y más en la política actual, echar las cartas o leer los posos del café es bastante irresponsable. Al partido le veo, sobre todo a los afiliados, que son la base que pueden hacer que crezca y sea potente, con muchísima ilusión y ganas, apoyando las gestiones y la estrategia que están llevando adelante Inés y su equipo. Y en nuestras manos está trabajar, preparar estrategias políticas, ilusionar a la gente y volver a esa centralidad. Creo que el futuro es muy bueno, muy prometedor y, además, quizá suena pretencioso, pero creo que España necesita un partido como Ciudadanos dentro del espectro político y de la polarización que hay ahora mismo en la política española. Se necesita un pilar en el centro que sea capaz de aglutinar sensibilidades mucho más moderadas. 

Etiquetas
Publicado el
27 de noviembre de 2020 - 22:34 h

Descubre nuestras apps

stats