La Ley de Memoria Histórica y Democrática de Cantabria continúa su tramitación parlamentaria pese a la oposición de PP, Cs y Vox

Revilla y Zuloaga conversan al inicio del pleno del Parlamento.

El proyecto de Ley de Memoria Histórica y Democrática de Cantabria continuará su tramitación en el Parlamento autonómico después de que la mayoría absoluta del PRC y PSOE haya tumbado con sus votos las tres enmiendas a la totalidad que la oposición había presentado contra el texto para pedir su devolución al Gobierno. Tal y como era previsible por la mayoría absoluta que tienen regionalistas y socialistas en la Cámara, estas enmiendas del PP, Ciudadanos y Vox han sido rechazadas por idéntico resultado: 21 votos en contra y 14 a favor.

En la defensa de las enmiendas, los tres grupos proponentes han planteado los mismos argumentos en contra de este proyecto de ley del Gobierno, impulsado desde la Consejería de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte que dirige el vicepresidente, Pablo Zuloaga, que ya han mantenido desde el inicio de la tramitación de esta norma.

Así, han sostenido que se trata de una ley "parcial", "sectaria" "ideológica" y "manipuladora" de la Historia; que busca "reabrir heridas", crear "división" en la sociedad por unos hechos del pasado y además "sin ningún tipo de rigor histórico" y supone un "ajuste de cuentas de un bando frente a otro" y que rompe la "reconciliación nacional" de la Transición.

Zuloaga: "Es una buena ley"

Desde el Gobierno de Cantabria y de los grupos que lo sustentan en el Parlamento han negado estas acusaciones y el vicepresidente, Pablo Zuloaga, ha defendido que se trata una "ley buena para Cantabria", que busca una comunidad "más democrática, igualitaria y tolerante" y que "garantiza el futuro y la concordia".

En contra de lo que sostiene la oposición, Zuloaga ha asegurado que busca "cerrar heridas" con el reconocimiento y la reparación del dolor de "todas" las víctimas sin pretender "desmerecer a unas para salvar a otros". "Es para todas", ha afirmado el vicepresidente.

El también secretario general del PSOE de Cantabria ha remarcado que “el espíritu de esta ley” es “la reparación, el respeto y la paz a las familias que tienen personas desaparecidas, muchas de ellas en fosas comunes” y que busca “que todos los grupos políticos de la Cámara presenten sus propuestas con el fin de obtener un apoyo mayoritario”.

En su opinión, “es necesario el reconocimiento, la reparación y la dignificación de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo durante la posguerra” porque, ha continuado, “su memoria y el conocimiento de nuestro pasado reciente contribuyen a asentar nuestra democracia”. “Se trata de reparar lo reparable y de conocer qué pasó para evitar su repetición”, ha sostenido.

Para llegar “hoy aquí”, ha explicado, “Cantabria ha dado pasos importantes, tomando decisiones que nos han permitido avanzar hasta el planteamiento de esta ley y cumplido compromisos históricos que nos han permitido desarrollar acciones de recuperación”. No obstante, ha señalado que “a pesar de todos los esfuerzos, aun quedan muchas actuaciones por desarrollar”. 

Recomendación de la ONU

Zuloaga ha recordado que “en 2007 el Gobierno de España aprobó su primera ley de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero y ya en 2020 el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática”. Ahora, ha destacado, “desde el Gobierno de Cantabria presentamos un anteproyecto de Ley de Memoria Histórica y Democrática que obedece a los parámetros de defensa y reconocimiento de los derechos humanos y a las recomendaciones de Naciones Unidas”.

La ley, ha explicado, “realizará una clasificación de las víctimas que sufrieron represión, se establecerá un censo de víctimas, se adoptarán las medidas necesarias para su localización, exhumación e identificación y se actualizarán los mapas de los lugares donde puedan localizarse restos de desaparecidos”. 

Además, ha dicho, “se impulsará un protocolo de actuación para dignificar las fosas comunes de las víctimas y asegurar su conservación para ser exhumadas en los cementerios municipales y se creará el Consejo de la Memoria Histórica y Democrática de Cantabria como órgano consultivo y de participación de las entidades memorialistas que desarrollan su actividad en nuestra región”. 

En este punto, se ha detenido el socialista para agradecer el “trabajo y esfuerzo” de los colectivos memorialistas de Cantabria. “Gracias a su labor en soledad durante tantos años, podemos emprender hoy un camino seguro”.

Finalmente, Pablo Zuloaga ha recordado que el “Gobierno de Cantabria colaboró activamente en la localización y recuperación de los restos Eloy Campillo, el alcalde y guarda de Sotres asesinado por los maquis”. “Su memoria está recuperada, con esta ley esperamos que la familia de Eloy no sea la última en sentir la paz de recuperar la historia de su familia”.

Tensión en el pleno

El debate no ha estado exento de momentos broncos como cuando el diputado de Vox, Armando Blanco, ha tildado de "criminal" la historia del Partido Socialista. El relato del diputado de extrema derecha ha sido argumentado con acontecimientos interpretados desde su particular óptica, remontándose desde los tiempos de Pablo Iglesias hasta las negociaciones con nacionalistas catalanes para la investidura de Pedro Sánchez tras una "moción de censura ilegítima".

Toda la oposición ha coincidido, además, en señalar que esta ley busca el "adoctrinamiento" en los colegios a través de la imposición de una "verdad oficial", "la del PSOE", y trata de eliminar las libertades de los ciudadanos.

La portavoz socialista, Noelia Cobo, ha replicado que las tres "OPAS hostiles" de la oposición con sus tres enmiendas a la totalidad de esta ley "pone de manifiesto que ya no quedan diferencias" entre PP, Cs y Vox. "Si quiere tener un estilo propio y separarse de la extrema derecha no diga las mismas cosas", ha indicado a la formación naranja. Además, ha censurado que pidan la devolución del texto de la ley al Gobierno pero sin presentar uno alternativo.

En contestación a las críticas de la oposición a la ley sobre la, a su juicio, distinción entre víctimas según su bando, Cobo ha afirmado que, aunque "todas duelen", en su opinión "equiparar ambos bandos" en la Guerra Civil es "obviar 40 años de dictadura" en un "ejercicio de abstracción intencionada" sobre el concepto real de víctima y su sufrimiento.

También Cobo y el portavoz regionalista, Pedro Hernando, han apuntado a que mientras durante esos 40 años una parte de las víctimas fue "premiada", "loadas" otras, las del otro bando, sufrieron cárcel, exilio o muerte. Ambos han acusado a la oposición de "confundir educación y adoctrinamiento".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats