Las organizaciones agrarias valoran positivamente el Decreto del vino pero piden agilidad a las administraciones

Uvas bobal de Castilla-La Mancha

Las distintas organizaciones agrarias están valorando positivamente el Real Decreto de apoyo al sector vitivinícola y sobre todo que se hayan tenido en cuenta varias de las aportaciones que hizo el sector, sin embargo, piden a las distintas administraciones agilidad para ponerlo en marcha y para tramitar las solicitudes.

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Castilla-La Mancha se ha congratulado de que buena parte de las alegaciones que solicitaron se han tenido en cuenta. Por un lado, se incluye la medida de almacenamiento de 250.000 hectolitros para vinos de IGP (Indicación Geográfica Protegida), que UPA Castilla-La Mancha solicitó de manera específica. Por otra parte, en el Real Decreto se incluirá la medida de incremento de la vendimia en verde del 50 % a 60 % de la ayuda compensatoria por pérdida de renta en función de la media del precio de la uva de las tres últimas campañas. Asimismo, se incluye la compensación de 60 % por la eliminación de racimos, dentro de la vendimia en verde.

El responsable de Vino de UPA, Alejandro García-Gasco Alcalde, recuerda que “nos hubiera gustado que el pago a la destilación de crisis se hubiera hecho por hectógrado en lugar de litros; para adaptarse más a la realidad”, aunque, asimismo, se ve como positivo la publicación del Real Decreto y “que se recojan las demandas de UPA”.

Además destaca especialmente que, por primera vez, se recojan en un Real Decreto los rendimientos, así como medidas que detallen un referente para los años venideros de los topes de producción de 18.000 kilos para uvas tintas y 20.000 kilos para blancas. “Esta normativa marca un antes y un después en el sector, porque le ponemos tope a ciertas producciones en beneficio de la calidad, así como de no crear dientes de sierra en el sector”.

Pero la solicita agilidad a la hora de ponerlo en marcha, debido a la proximidad de la campaña. Agilidad a la administración estatal y autonómica quienes tramitan las solicitudes para que tenga efecto en el mercado y en el sector. “La destilación de crisis, para que sea efectiva, debe de ponerse en marcha lo antes posible, que los alcoholeros puedan llevarla a cabo lo antes posible”, señala García Gasco.

Piden mayor dotación

Por su parte, Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos también ha destacado que el Ministerio haya recogido alguna de sus propuestas, pero estima que la dotación de 90 millones de euros se va a quedar corta para atender todas las necesidades.

En este sentido, pone de manifiesto que Francia ha apostado casi el doble, poniendo sobre la mesa un total de 170 millones de euros. Así, considera que el margen debería haber sido mayor para ampliar la superficie acogible a vendimia en verde y el volumen de destilación.

Por otra parte, la organización valora que el vino que se destile o almacene cumpla las mismas condiciones que si fuera a ser comercializado, tal y como había reclamado. "No sería razonable beneficiar con ayudas a productos que no merecen ni el nombre de vino y que ni siquiera deben entrar en el mercado", comentan desde Unión de Uniones.

La posibilidad de que se puedan almacenar ciertos tipos de vino embotellados y el aumento de las compensaciones por vendimia en verde al 60 % de la pérdida de ingresos y costes de eliminación de la uva son, igualmente, propuestas de Unión de Uniones que han sido incorporadas.

También piden agilidad para ponerlo en marcha. De acuerdo con lo reflejado en el BOE, las Comunidades Autónomas deben comunicar al Ministerio y hacer público si pondrán en marcha o no la vendimia en verde en sus territorios, y para ello Unión de Uniones pide mucha agilidad, ya que tienen de plazo para ello hasta el 14 de junio, mientras que los viticultores dispondrán hasta el 23 de junio para presentar las solicitudes.

La organización reclamó la puesta en marcha de la vendimia a primeros de abril e insiste en la celeridad en la tramitación y la resolución, tanto para esta medida como para la destilación y para el almacenamiento.

Sin embargo, Unión de Uniones no está de acuerdo con la limitación de rendimientos. Para la organización, esta medida se debía haber medido más: comprobar a cuántos viticultores afecta, cual es el impacto sobre el volumen global de producción y si va a tener un efecto real en mejorar los mercados. "Se ha impuesto la medida sin sopesar si el perjuicio que se va a ocasionar a viticultores va a servir para algo o no", opinan desde la organización, que solicita también que haya controles para que los especuladores no se aprovechen de esta situación.

Etiquetas
Publicado el
10 de junio de 2020 - 17:50 h

Descubre nuestras apps

stats