Aqualia estudia recurrir la sentencia que puede permitir la remunicipalización de Aguas de Alcázar

El agua del grifo, un alimento de confianza

Una vez notificada la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha sobre Aguas de Alcázar, y que abre la vía a su posible remunicipalización, la empresa privada Aqualia -que forma parte de la nueva empresa mixta- está analizándola y valorando la preparación de un recurso de casación contra la misma.

El Tribunal Superior de Castilla-La Mancha abre la vía a la remunicipalización del agua en Alcázar

El Tribunal Superior de Castilla-La Mancha abre la vía a la remunicipalización del agua en Alcázar

Según apunta la compañía, la sentencia considera suficientemente acreditado que en el momento de la celebración del pleno municipal del 24 de julio de 2014 por el que se 'privatizó' Aguas de Alcázar, concurría la "urgencia" dado que esta última se encontraba "en una situación de crisis, al encontrarse en causa legal de disolución, al superar ampliamente las deudas acumuladas su patrimonio".

Igualmente, interpreta que la sentencia "declara nulo" el contrato por razones formales, pero no porque el Tribunal considerare que el contrato en sí o la creación de una sociedad mixta fuera ilegal. "Es más, fue precisamente la entrada de Aqualia en la sociedad, mediante la creación de la Empresa Mixta y el préstamo de Aqualia a la misma, junto con el rigor presupuestario y una gestión profesional, lo que ha hecho posible que Aguas de Alcázar Empresa Mixta sea hoy una empresa solvente capaz de atender todos sus compromisos", apunta la empresa.

Asimismo, considera que esa era la "única solución legal para salvar Aguas de Alcázar", y que "ni mucho menos fue un regalo", lo que demuestra que sólo una empresa se presentara al concurso, cuando en procesos similares suele haber hasta seis licitadores. Añade que una eventual resolución del contrato por parte del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan colocará al Consistorio en una posición en la que van a tener que asumir "una deuda muy importante, de 24 millones de euros", para devolver lo que Aqualia entregó para "sanear la sociedad municipal que estaba quebrada". De hecho, acusa al Ayuntamiento de utilizar la gestión del agua como "herramienta política".

"La resolución supondría además empeorar la situación crítica inmediatamente anterior a la transformación de Aguas de Alcázar Empresa Municipal en Empresa Mixta", subraya Aqualia, e informa de que actualmente los servicios relacionados con el ciclo hidráulico se prestan con normalidad, las tarifas están congeladas, y la Empresa Mixta Aguas de Alcázar es "solvente financieramente". 

La actual Corporación Municipal, concluye, ha actuado, en este recurso y en otros relacionados con esta cuestión, movida por "intereses políticos, completamente respetables", pero que "podrían comprometer gravemente la estabilidad presupuestaria del Ayuntamiento, el futuro de los habitantes de Alcázar y el futuro de los empleados de Aguas de Alcázar Empresa Mixta".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats