Investigadores de la Universidad de Alcalá recogen muestras en la cueva de Los Casares para estudiar su ocupación por los neandertales

Trabajos en la Cueva de los Casares, en La Riba de Saelices (Guadalajara)

El equipo de investigación de la Universidad de Alcalá (UAH) que ha llevado a cabo la campaña de excavaciones que se han realizado en la cueva de Los Casares, en Riba de Saelices (Guadalajara) ha recogido muestras en este paraje para estudiar una ocupación neandertal y quizá también de humanos modernos en esta gruta.

La última investigación en la Cueva de los Casares, de época neandertal, saca a la luz nuevos restos óseos

La última investigación en la Cueva de los Casares, de época neandertal, saca a la luz nuevos restos óseos

Bajo la dirección científica de los profesores Manuel Alcaraz Castaño y Javier Alcolea González, el equipo ha estado esta vez acompañado por los investigadores alemanes Martin Kehl y Nicole Klasen, de la Universidad de Colonia. Estos expertos, geógrafos físicos especializados en geoarqueología y geocronología, forman parte del equipo de investigación interdisciplinar que estudia la ocupación humana de dicha cueva durante la Prehistoria, según ha informado el Ayuntamiento de la localidad.

Las muestras recogidas servirán para hacer análisis de micromorfología, es decir, un estudio microscópico de la secuencia de sedimentos que han ido formando el yacimiento arqueológico. Esta técnica de detalle permite conocer de forma mucho más precisa, a nivel micro, los procesos de formación del yacimiento y sus posibles alteraciones postdeposicionales, alteraciones que muchas veces pasan desapercibidas a simple vista. Gracias a ella se puede establecer con una cierta seguridad si el yacimiento arqueológico se encuentra en su posición original o se ha visto afectado por alteraciones posteriores.

Este es un requisito indispensable para posteriormente poder realizar la interpretación estrictamente arqueológica y entender así cómo vivían estas gentes prehistóricas y qué actividades realizaban en el interior de la cueva, que es el objetivo último y fundamental del proyecto de investigación.

Junto con los resultados de las dataciones de carbono 14 y otras analíticas paleoecológicas --que se esperan para el próximo mes de diciembre-- además del estudio detallado de los grabados y pinturas de sus paredes, cuyos resultados serán más tardíos, los datos que aportarán los análisis de micromorfología permitan establecer conclusiones novedosas sobre los tesoros arqueológicos que aún sigue encerrando la cueva de Los Casares.

El pasado mes de julio ya se adivinó el optimismo del equipo tras el hallazgo de restos óseos animales y distintos carbones. Además, se constató la gran cantidad de grabados que aún se esconden en las paredes del abrigo. Y es que gracias a las modernas técnicas que se están aplicando, saldrán a la luz numerosos dibujos, pues si se hablaba de cerca de 80 figuras censadas, se espera que ésta cifra se multiplique, incluso, por cinco. Además, hay que reseñar que se han hecho trabajos de mejora en el firme del camino rural que da acceso al yacimiento desde la carretera GU-951.

Al margen de las publicaciones en curso, los investigadores ya tienen una fecha para la presentación de éste primer avance de novedades. El día 3 de diciembre a las 18.00 horas en la sala de conferencias del Museo Arqueológico Nacional, los dos catedráticos vinculados a la investigación ofrecerán una ponencia bajo el título 'Una cueva para dos humanidades: neandertales y humanos modernos en Los Casares'. La entrada es gratuita y hasta completar el aforo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats