La portada de mañana
Acceder
La derecha tiene un 87% de posibilidades de lograr la mayoría absoluta el 4M
Arranca la vacunación contra la COVID de enfermos crónicos
Opinión - El 'atado y bien atado' era esto, por Rosa María Artal

Ciudadanos sigue sin lograr ninguna alcaldía en Catalunya

Rivera y Arrimadas, durante una retirada de lazos en Alella (Barcelona)

Para las elecciones municipales del 26M, Ciudadanos encargó al diputado Carlos Sánchez dirigir un equipo de “implantación territorial” para conseguir llegar a más municipios. El objetivo era coordinarse con los secretarios provinciales y presentar candidaturas en localidades donde el partido no tenía presencia. Uno de los mayores esfuerzos se hizo en Catalunya y el partido pasó de presentar 89 candidaturas en 2015 a 204 listas el pasado domingo. El objetivo, sin embargo, no se pudo alcanzar: el partido de Albert Rivera sigue sin conseguir una sola alcaldía en todo el territorio.

Arrimadas da por amortizada Catalunya y deja la campaña a sus segundos

Arrimadas da por amortizada Catalunya y deja la campaña a sus segundos

El partido lucha contra la paulatina pérdida de votos que sufre en Catalunya desde su histórica victoria en las autonómicas de diciembre de 2017. En aquellos comicios la formación naranja consiguió capitalizar el voto constitucionalista y logró 1.109.732 votos. En las municipales del domingo Ciudadanos se quedó en 178.330 sufragios, casi un millón de votos menos.

Los resultados han vuelto a dar un revés a Ciudadanos y la estrategia expansiva ha tenido un final agridulce: el partido ha conseguido más concejales (pasa de 176 a 238), pero ha perdido 52.963 votos en Catalunya respecto a las anteriores municipales de 2015.

Fuentes del partido consultadas este lunes reconocen que la estrategia nacional de Ciudadanos les está pasando factura en Catalunya, pero prefieren poner en valor el aumento en el número de concejales y el hecho de haber entrado en municipios en los que no tenían representación. “Hemos aumentado un 34% nuestros concejales”, respondían desde la sala de máquinas del partido. “Para nosotros esto ha sido un mérito”.

Las fuentes consultadas destacaban, tal y como hizo el domingo Carlos Carrizosa, la entrada de Ciudadanos en municipios como Torroella de Montgrí (Girona), Igualada (Barcelona), Valls (Tarragona) y Vilafranca del Penedès (Barcelona). A pesar de estas reivindicaciones, en el partido cunde la sensación de que los resultados de Arrimadas en 2017 podrían significar el techo del partido en Catalunya.

El área metropolitana retira el apoyo al partido

La principal sangría de votos de Ciudadanos tiene su origen en el cinturón metropolitano de Barcelona. Fue en esa zona donde el partido se impuso en 2017 en las principales urbes y tiñó de naranja el llamado cinturón rojo barcelonés.

Un año y medio después, esas ciudades le han dado la espalda al partido y han preferido votar al partido socialista. Ciudadanos ha perdido votos en L’Hospitalet de Llobregat, Badalona ( donde pierde más de 3.000 votos y se queda sin representación), Sant Boi de Llobregat, Sabadell , Terrassa, Rubí y Castelldefels, entre otras. El partido, en cambio, sí ha aguantado en las capitales de provincia y ha ganado votos en Tarragona, Lleida y Girona.

Etiquetas
Publicado el
27 de mayo de 2019 - 14:47 h

Descubre nuestras apps

stats