La portada de mañana
Acceder
El PP intenta enterrar la investigación judicial de las primarias de Mañueco
Los cuatro nuevos debates que plantea ómicron frente a la pandemia
OPINIÓN | ¡Paguen más!, por Esther Palomera

La CUP vuelve a llevar al Parlament los dos debates vetados por el Constitucional

Imagen de archivo de una reunión entre el president de la Generalitat con dos diputadas de la CUP

El Constitucional prohibió a lo largo de la legislatura pasada dos debates en el Parlament: sobre la autodeterminación y para rechazar la monarquía. Temas por los que el Tribunal llegó a apercibir penalmente al expresidente Roger Torrent y otros miembros de la Mesa, a quienes les obligaba a paralizar y evitar debates y votaciones, y por los que se llegaron a abrir procedimientos judiciales contra ellos. Sin embargo estos temas no han caído ni mucho menos de la agenda política de los grupos de la Cámara, y la CUP recuperará ambos en la batería de propuestas de resolución que registrará esta semana, con ocasión del debate de política general que comienza este martes.

De esta forma la formación anticapitalista forzará la primera votación de la legislatura sobre estos asuntos vetados aunque, por el momento, la Mesa no está apercibida ni por tanto corre riesgo penal. Sin embargo sí será el primer debate en el que la Cámara volverá a saltarse una resolución del Constitucional. Según ha avanzado La Vanguardia, la CUP quiere además que los partidos independentistas se vean obligados a posicionarse sobre uno de los temas de los que han hecho bandera, la convocatoria de un nuevo referéndum sobre la independencia antes de que acabe la legislatura.

El redactado de la propuesta registrada es breve: "El Parlament de Catalunya se compromete a llevar a cabo un referéndum de autodeterminación antes de que finalice la XIV Legislatura, y por tanto, insta al Govern de la Generalitat a iniciar de inmediato los debates y trabajos necesarios para garantizar su realización". Con esta resolución, la CUP pone presión sobre los partidos del gobierno, que han firmado el compromiso de "plantear un nuevo embate democrático" a favor de la independencia, aunque por el momento nunca han concretado forma ni calendario.

La propuesta de los anticapitalistas ha sido recibida con frialdad por parte de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que ha dudado de que pueda llegar a celebrarse. "Plantear un nuevo referéndum en el contexto actual con el Estado que tenemos en frente no sé si es muy viable”, ha asegurado Borràs en los micrófonos de Catalunya Ràdio, “no es factible porque (en el Estado) tomarían las medidas para que no ocurriera otro 1-O".

Tampoco el plan de gobierno probado la semana pasada por el Ejecutivo catalán, y que Pere Aragonès tiene previsto defender esta semana en el Parlament, recoge la convocatoria de un referéndum en esta legislatura. Este documento, en cambio, sí que reafirma la apuesta por la mesa de diálogo con el Gobierno y es en este foro donde el Govern prevé defender y en su caso pactar un referéndum. Sin embargo los anticapitalistas entienden que los acuerdos firmados por ellos con ERC y entre los propios miembros del Govern sí recogen impulsar una votación como la que proponen.

Sobre la propuesta de resolución relativa a la monarquía, los anticapitalistas han registrado una propuesta en la que evitan volver a la reprobación que en su momento fue anulada, pero instan al Govern, los ayuntamientos y el Congreso a diferentes actuaciones respecto a la Casa Real, como retirar las condecoraciones y elementos de homenaje, además de abrir una comisión de investigación en las Cortes Generales "relativa a la trama vinculada a las presuntas ilegalidades" cometidas por miembros de la familia del rey. El texto también afirma sobre Juan Carlos I que "su actuación durante el ejercicio del jefe de Estado y después de su renuncia a la Corona es incompatible con la ética y la democracia".

Más allá de las propuestas de la CUP, ERC y Junts negocian a contrareloj las propuestas que llevarán conjuntamente al pleno parlamentario y en cuáles sumarán sus votos. Ambas formaciones están tratando de evitar llevar ante la Cámara una imagen de discordia o falta de unidad que vuelva a abrir una crisis interna en el Govern. Con todo, asuntos como la mesa de diálogo o las declaraciones sobre la reciente detención de Carles Puigdemont, entre otras, podrían volver a abrir brechas entre los dos grandes partidos del independentismo.

Etiquetas
Publicado el
28 de septiembre de 2021 - 13:20 h

Descubre nuestras apps

stats