Catalunya Blogs y opinión

Sobre este blog

El blog Opinions pretende ser un espacio de reflexión, de opinión y de debate. Una mirada con vocación de reflejar la pluralidad de la sociedad catalana y también con la voluntad de explicar Cataluña al resto de España.

Llegir Opinions en català aquí.

La excepción catalana

Que Catalunya vive un momento excepcional es evidente. Pero de lo más excepcional de todo se habla poco: Catalunya, dominada por la agenda soberanista, queda fuera de la gran batalla política europea entre las políticas de austeridad y las alternativas, que precisamente en 2015 tiene como zona caliente el sur de Europa.

Con el nuevo año hemos tenido dos casos que ilustran muy bien esta excepcionalidad: el fichaje como representante de la Generalitat en Bruselas de Amadeu Altafaj y el vídeo de Ada Colau.

Artur Mas se acaba de apuntar un tanto diplomático con la incorporación a la causa de Altafaj, que ejerció de portavoz del excomisario de Asuntos Económicos Oli Rehn, un movimiento que ha llenado de júbilo al soberanismo en tanto que refuerza el frente diplomático del proceso. Poco parece importar que Altafaj haya sido durante años la voz, la cara y el relato de la imposición de la austeridad en la UE y particularmente a los países del Sur, con efectos sociales a la vista de todos, también en Catalunya. Rehn fue el comisario halcón de la austeridad y el nuevo fichaje de Mas no se limitó a ejercer de portavoz: en ocasiones, hasta parecía él mismo el comisario.

Y coincidiendo con el cambio de año, la referente de Guanyem Barcelona, Ada Colau, difundió un vídeo llamando a una movilización ciudadana en 2015 para darle la vuelta a la situación política este año electoral. Poco pareció importar el contenido del vídeo: rápidamente, la controversia arreció porque Colau se dirigía a los ciudadanos en castellano.

El terreno de juego dibujado por los nacionalistas, que gira únicamente alrededor del “proceso”, dificulta que aquí llegue el gran debate europeo del momento -la dialéctica entre la austeridad y sus alternativas-, que además parece aproximarse a su momento decisivo con las elecciones griegas y que en este 2015 sitúa a todo el Sur de Europa en el epicentro de la batalla.

En Grecia, el 25 de enero se librará un durísimo pulso entre Antonio Samaras, primer ministro con el apoyo de la troika, y Alexis Tsipras, que exige un cambio de rumbo en toda Europa.

En Portugal hay elecciones generales en octubre y todas las encuestas apuntan a un batacazo del primer ministro de la austeridad, Pedro Passos Coelho.

En España habrá elecciones a finales de año y ahora mismo todos los sondeos registran una caída monumental de Mariano Rajoy y, en algún caso, incluso colocan en cabeza al neonato Podemos de Pablo Iglesias.

Mientras tanto, en Catalunya puede que también tengamos elecciones, pero el debate va de si el primer partido y el segundo –en teoría, la derecha y la izquierda nacionalista- forman una lista única o se presentan coordinados. Como si Samaras y Tsipras formaran una candidatura conjunta o fueran al combate electoral en armonía, vaya.

Durante años, mucha gente de izquierdas ha visto el proceso en Catalunya como la mejor forma de avanzar hacia el fin de la austeridad. Es una impresión curiosa –en la medida en que tiene al frente al campeón de los recortes-, pero difícil de rebatir porque contiene muchos elementos emocionales. Sin embargo, abrazarla exige tomar como marco de referencia la dialéctica clásica Catalunya-España en un escenario de mayoría absoluta de Rajoy en Madrid. Y es precisamente este marco –el preferido por los nacionalistas- el que empieza a estar amenazado con el escenario que en 2015 se abre en el Sur de Europa como zona caliente del pulso entre la austeridad y las alternativas.

En este marco europeo, Mas estaría en el mismo lado que Samaras, Pasos Coelho y Rajoy, el fichaje de Altafaj sería más complicado de explicar y el vídeo de Ada Colau no abriría un debate sobre el uso de la lengua sino sobre políticas sociales.

La irrupción de Podemos también en Catalunya –junto con la resituación de ICV-EUiA- es la mayor amenaza al marco que deja por ahora a Catalunya fuera del oleaje del Sur de Europa y que permite a Mas disputar el partido en el terreno de juego que le favorece. Y es esto lo que mejor explica la virulencia de los ataques que los nacionalistas dedican a la formación de Pablo Iglesias. La acusan de españolizar la política catalana cuando en realidad lo que hace es devolverle las coordenadas europeas.

Le acusan de ser Lerroux, pero temen que sea Tsipras.

Sobre este blog

El blog Opinions pretende ser un espacio de reflexión, de opinión y de debate. Una mirada con vocación de reflejar la pluralidad de la sociedad catalana y también con la voluntad de explicar Cataluña al resto de España.

Llegir Opinions en català aquí.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
11 de enero de 2015 - 17:08 h

Descubre nuestras apps

stats