Expertos internacionales piden la erradicación del régimen de aislamiento penitenciario

Rueda de prensa de presentación de la campaña "21 horas al día en una celda?"

"Es una cárcel dentro de la cárcel", así ha definido Mauro Palma, ex presidente del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura, el régimen de aislamiento penitenciario. El aislamiento es un régimen en el que los presos pasan unas 21 horas encerrados y en soledad, con solo dos horas de patio o actividades, en celdas aisladas en un departamento especial conocido como DERC (Departamento Especial de Régimen Cerrado). 

Internos denuncian tortura en las cárceles catalanas

Internos denuncian tortura en las cárceles catalanas

Juan Méndez y Mauro Palma, expertos internacionales sobre el tema, comparecerán en la sesión de este martes en el grupo de trabajo que está teniendo lugar en el Parlament de Catalunya. Antes, éstos se han pronunciado en rueda de prensa sobre el aislamiento. Según Méndez, el aislamiento es una "forma de tortura psicológica, de trato cruel, inhumano y degradante" que produce "dolor de tipo psicológico grave".

Como forma de presión ante dicha comparecencia de expertos en el Parlament, la Coordinadora para la Prevención y la Denúncia de la Tortura ha lanzado una campaña en contra del aislamiento penitenciario.

Cerca de un centenar de entidades y más de 600 personas se han adherido al manifiesto. Entre las firmantes destacan Irídia, el Instituto de Derechos Humanos de Catalunya (IDHC) y el Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos (OSPDH), la Comisión de Defensa del Col·legi d'Advocats, el Instituto de Derechos Humanos de Catalunya (IDHC), Antígona, Dones Juristes, Justícia i Pau y la Fundación Ared. 

"Estamos hablando de una situación muy grave que vulnera los derechos humanos", ha dicho la abogada y miembro de la CPDT, Laia Serra, que ha remarcado la importancia de "poner el foco de atención y debatir a nivel social y sobretodo a nivel parlamentario" en torno al régimen de aislamiento.

Aislamiento: una marca de por vida

La psicóloga y miembro de Irídia, Irene Santiago, ha remarcado que cuando una persona está en aislamiento únicamente tiene contacto con los funcionarios, se le reducen los estímulos y las actividades y hay una reducción de estimulación sensorial. Es por esto, explica Santiago, que a los presos les puede costar "distinguir qué es real y qué ha creado su cerebro". "Tienen una perdida total del control de su vida", ha añadido la psicóloga.

Es por ello que ha remarcado los impactos irreversibles y que afectaran de por vida a las personas que han pasado por aislamiento penitenciario. "El aislamiento puede llevar a los presos a autolesionarse e incluso al suicidio", explica Santiago, en referencia a Raquel E. F., la presa que se suicidó el abril de 2015 en el centro penitenciario de Brians I. "El aislamiento penitenciario rompe la vida de las personas", ha concluido Irene Santiago. 

Por su parte, Mauro Palma ha destacado –tras varias visitas a centros penitenciarios en Catalunya– que la vida en una celda de aislamiento "no se puede comparar con la vida en el resto de la prisión" y "entra en contradicción con el respeto a la dignidad de las personas". 

Desde el Departament de Justícia han presentado un plan de choque para modificar el aislamiento penitenciario. No obstante, desde entidades sociales como la CPDT o Irídia han denunciado que éste "no es suficiente" y han lamentado las dificultades que han tenido para obtener la información del plan de choque y de la auditoria encargada por el director general de Servicios Penitenciario, Amand Calderó.

Desde la CPDT han considerado insuficiente la propuesta de modificación anunciada por la Dirección General de Servicios Penitenciarios, por eso piden que "de manera provisional, haya modificaciones" aunque su objetivo final es la "la erradicación del aislamiento". 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats