Mas presenta un 9N alternativo con la vista puesta en unas plebiscitarias

Artur Mas ha anunciado este martes que la consulta se celebrará el 9N pero en otros términos, no de acuerdo con el decreto de convocatoria que firmó, puesto que está suspendido por el Constitucional. "Habrá locales para que la gente pueda votar, habrá urnas y papeletas", ha prometido Mas, pero ha dicho que se llevará a cabo de acuerdo "con un marco legal preexistente" que ya era competencia de la Generalitat, como es el caso de los procesos de participación ciudadana. La jornada de votación contará con la colaboración de 20.000 voluntarios, entidades y ayuntamientos para poder gestionar las mesas y hacerse responsables de los locales.

"No estamos dando pasos atrás", ha defendido Mas, aunque ha admitido que hay menos unidad política que en las últimas semanas. Mas ha asegurado que están decididos a celebrar la consulta, y que en los próximos días se creará un consejo general de participación para garantizar el funcionamiento de este proceso alternativo. Los resultados de la votación –que mantendrá la doble pregunta– se conocerán el 10 de noviembre, según ha prometido Mas.

Otra de las características de esta consulta alternativa será el registro a pie de urna. "El registro se realizará el mismo 9N en los locales, a los que habrá que acudir con el DNI", ha detallado Mas. De esta forma sólo quedarán registrados aquellos que estén de acuerdo con la consulta –no habrá que elaborar un censo–, con lo que Mas asegura que se evitarán "problemas con la Ley de Protección de Datos" y no expondrán a los funcionarios a posibles sanciones.

La "consulta definitiva" serán las plebiscitarias

La "consulta definitiva" serán las plebiscitariasPese a la determinación escenificada en relación al 9N, el president también ha afirmado que esta no puede ser "la consulta definitiva", y ha vuelto a abrir la puerta a unas elecciones anticipadas con carácter plebiscitario. Estos comicios "son los que teme Madrid", ha dicho, y ha declarado que, si llegados a ese punto ganara una opción mayoritaria por la independencia, se podría interpretar como una victoria del 'sí' en lo que él entiende como "un referéndum en forma de elecciones".

Por un lado, Mas ha dejado claro que el proceso "sólo puede hacerse con plenas garantías si hay unas plebiscitarias" –ni el 9N de acuerdo con la ley de consultas las tenía, según el president–. Pero, por otro, ha insinuado que sólo se convocarán las elecciones anticipadas si puede conformar una lista conjunta con ERC para avanzar hacia la independencia.

Se rompe la unidad política

Se rompe la unidad políticaMas ya comunicó ayer a los partidos proconsulta su decisión de descartar la consulta tal y como estaba convocada. Fue en una reunión en el Palau de Pedralbes de Barcelona después de que las demás fuerzas políticas, ERC, ICV-EUiA y la CUP, ya dejaron entrever, con más o menos detalle, que rechazan cualquier sucedáneo de consulta para el 9N.

El más contundente en este sentido fue ERC, que acusó al Govern de haber "renunciado al 9N" y apostó por conformar un nuevo Parlament –con elecciones a corto plazo, se entiende– que lleve a cabo una declaración de independencia. Por su parte, ICV-EUiA también rechazó cualquier alternativa sin garantías democráticas, aunque optó por esperar las aclaraciones de Mas hoy, y la CUP dijo en un asamblea en la plaza Sant Jaume que no puede haber otra salida que las urnas, y que ellos ya avisaron de que si se convocan elecciones plebiscitarias romperán la unidad.

Etiquetas
Publicado el
14 de octubre de 2014 - 10:25 h

Descubre nuestras apps