Álvarez de Toledo acusa a Sánchez de utilizar argumentos "del mundo de ETA" para defender los indultos

Participantes en el acto de Societat Civil Catalana sobre los indultos

La diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo ha cargado este miércoles contra los planes del Gobierno de Pedro Sánchez de resolver los indultos sobre los presos independentistas. Según ha afirmado la representante, las medidas de gracia serían un "auto-indulto" que el Gobierno se concede a sí mismo con razonamientos "que insultan a la inteligencia". En concreto, Álvarez de Toledo ha arremetido contra las palabras de Sánchez cuando pidió evitar la revancha y la venganza, para asegurar que este es "un argumento que se ha utilizado históricamente por parte del mundo de ETA respecto a las víctimas" y que "da la razón a los sediciosos" cuando aseguran que la justicia es injusta.

La política del PP se ha expresado así durante un acto de Societat Civil Catalana celebrado este miércoles en Barcelona en el que diversos representantes del mundo no independentista ha debatido sobre la conveniencia o no de los indultos. "El presidente del Gobierno busca un auto-indulto", ha afirmado De Toledo en su turno de intervención. "Sánchez quiere indultarse a sí mismo del delito de lesa democracia que supone pactar con los sediciosos el Gobierno de España".

A juicio de la diputada por Barcelona, los indultos para los líderes independentistas serían, paradójicamente, una "condena" al conjunto de la sociedad catalana. "Son una condena para que Catalunya siga en el eterno bucle, hablando de lo mismo, con un empobrecimiento interior", ha afirmado. A su modo de ver, además, la solución para el conflicto catalán sería hacer "lo contrario a lo que se ha hecho hasta ahora". "La política de diálogo es lo que nos ha traído hacia aquí. El diálogo es una política de apaciguamiento y el Estado siempre claudica ante los nacionalistas", ha indicado. Por todo ello, la diputada ha recetado "reforzar los valores del constitucionalismo", que a su juicio es no aplicar los indultos.

En el acto han participado personas que, siempre desde la visión contraria al independentismo, tiene diversas opiniones sobre los indultos. Astrid Barrio, presidenta de la Lliga Democràtica, una de las organizaciones que han reclamado las medidas de gracia, ha defendido aplicar indultos por los beneficios políticos que eso podría tener para cerrar el 'procés'. "Mientras haya personas en prisión con la carga emocional que eso tiene, eso va a imposibilitar pasar a una nueva etapa de diálogo entre catalanes", ha afirmado Barrio. La de la Lliga ha indicado además que el conflicto catalán lo es entre catalanes, por lo que sería deseable rebajar la carga de emotividad vivida. Unas palabras que han caído en un auditorio gélido que, en cambio ha aplaudido a quienes han cargado contra el indulto.

Joaquim Coll ha explicado que los presos han cumplido tres años y medio de cárcel, por lo que no puede hablarse de impunidad ni de "regalo". "Los indultos pueden ser útiles para el fin que se propone, que no es más que un gesto de distensión", ha asegurado el que fuera vicepresidente de Societat Civil Catalana, que ha reclamado no creer que las medidas de gracia "van a resolver todos los problemas". Coll también ha separado entre "responsabilidades y culpas". "Hay unos que son culpables de violentar el marco constitucional etc, pero también hay responsabilidades compartidas", ha dicho. A juicio de Coll, el 155 debía haberse aplicado antes de septiembre de 2017 y, en vez de esto, "se ha dejado todo en manos de los jueces". En estas condiciones, ha resumido, este es un indulto "conveniente para una sociedad catalana que desea pasar página".

En dirección diametralmente opuesta se ha manifestado Félix Ovejero, profesor de Economía en la Universitat de Barcelona, quien ha considerado que el Gobierno aún no ha expuesto buenos motivos para aplicar los indultos ni tampoco puede hablar de conveniencia. "No tienen adecuación legal y además son moralmente rechazables", ha asegurado el académico, que ha considerado que la convivencia implica que haya unas "reglas de juego claras" que se mantengan y no se cuestionen constantemente. "Las leyes y las sentencias jurídicas son esas reglas del juego que hay que respetar", ha apostillado, por lo que aplicar ahora un indulto sería "darle la razón al nacionalismo" desde el gobierno de España.

Etiquetas

Descubre nuestras apps