Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Aznar llama a una “movilización” permanente contra el Gobierno
Los partidos franceses se lanzan a una campaña contra la extrema derecha
Cuando Feijóo dice 'nunca' quiere decir 'de momento'. Opina Esther Palomera
EXCLUSIVA

La Generalitat concede una plaza fija a un profesor de instituto imputado por abusos sexuales a una menor

Fachada del Instituto Màrius Torres de Lleida, donde trabajaba el profesor cuando fue denunciado.

Pol Pareja

26

El Departament d’Educació de la Generalitat concedió el pasado 21 de julio una plaza como profesor funcionario de carrera a un docente imputado por abusar sexualmente de una menor, según ha podido comprobar elDiario.es.

El maestro, que ha seguido dando clases a pesar de su proceso judicial, ha obtenido su plaza tras presentarse a una convocatoria para estabilizar a personal interino mediante un concurso de méritos. La conselleria, atada de manos en un procedimiento administrativo de este tipo -donde no hay condena ni tampoco se han impuesto hasta ahora medidas cautelares- no ha querido hacer ningún comentario a esta redacción.

Pero horas después de la publicación de este artículo, la consellera de Educación, Anna Simó, ha anunciado en rueda de prensa que la Generalitat estudia, ahora sí, aplicar medidas cautelares a este docente y reubicarlo o cambiarle las funciones hasta que se resuelva el proceso judicial.

La Fiscalía pide para este docente de Filosofía dos años y seis meses de cárcel por haber realizado tocamientos indeseados a una exalumna de 17 años en agosto de 2020. Cuando se hizo público el caso, otra antigua estudiante declaró ante los Mossos haber pasado por una situación similar con el mismo profesor años atrás.

Según el escrito de la Fiscalía, al que tuvo acceso Europa Press, el docente del Instituto Màrius Torres de Lleida se encontró por la calle con una joven que había sido su alumna durante el curso anterior. El profesor la invitó a visitar su casa con la excusa de regalarle algunos libros que tenía duplicados. 

La tarde siguiente, la que había sido su alumna se presentó en su domicilio “confiada”, según el escrito del Ministerio Público. El profesor la invitó a sentarse en el sofá y le entregó los libros. La estudiante se llevó la mano a la espalda y le dijo que tenía una contractura. El profesor le propuso hacerle un masaje y fue a buscar un aceite.

Según la Fiscalía, el acusado, “sin decir palabra y guiado por el ánimo de satisfacer sus instintos sexuales” realizó diversos tocamientos a la estudiante. La menor se quedó “bloqueada y sorprendida”. Acto seguido se fue al baño y envió mensajes a su pareja pidiéndole que la llamara. Después abandonó el domicilio del docente con la excusa de la llamada. 

La víctima denunció los hechos al cabo de tres días ante los Mossos d’Esquadra. El docente, sin embargo, se reincorporó al cabo de pocas semanas al instituto para empezar el siguiente curso. La familia de la víctima pidió al Departament d’Educació que apartase de manera cautelar al profesor, algo a lo que no accedió el departamento alegando que no había sentencia firme. Al curso siguiente cambió de centro educativo, pero continuó dando clases.

El entonces director de los Servicios Territoriales de Educación en Lleida, Carles Vega, señaló en ese momento que los hechos habían ocurrido en periodo no lectivo, fuera del centro y cuando la víctima ya no era su alumna, con lo que solicitó prudencia a la hora de actuar respecto a este docente. 

“No hemos ido más allá porque hay una instancia externa al Departamento y no se actuará hasta que haya, si hay, intervención de la Fiscalía”, dijo a principios de curso de 2020 en declaraciones recogidas por la agencia ACN. Pocos días después el profesor declaraba ante el juzgado de instrucción.

Etiquetas
stats