La portada de mañana
Acceder
Un año de notificaciones de la Fiscalía complican la situación del rey emérito
El alma comunista del Gobierno se reivindica en las fiestas del PCE
OPINIÓN | En un país ordinario, por Antón Losada

Calatrava planta al juez

Santiago Calatrava.

Santiago Calatrava no ha acudido a declarar al juzgado de Castellón que investiga las supuestas irregularidades en torno al Centro de Convenciones de Castellón al no haber recibido la notificación oficial. Su abogado, según fuentes judiciales, ha telefoneado al juzgado para comunicar que recogerá la citación del magistrado en breve.

OPINIÓN: Calatrava (y la justicia) nos la clavan, de Andreu Escrivà

Calatrava reside en Zurich (Suiza), aunque ha sido el arquitecto estrella de la Generalitat Valenciana durante la burbuja inmobiliaria. La megalómana Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia es obra suya. El 6 de agosto fue imputado en relación con el Centro de Convenciones de Castellón, un palacio de congresos cuyo anteproyecto costó 2,7 millones de euros. Las obras, presentadas en público, nunca se iniciaron: fueron paradas por la quiebra técnica de la Generalitat.

Aunque los medios de comunicación informaron con profusión de la citación como imputado del arquitecto, el juzgado no pudo notificarle oficialmente su obligación de comparecer. El juez decidió no suspender la vista por si Calatrava decidía presentarse, pero no ha sido así. El juzgado deberá fijar su declaración en próximas fechas.

El lío judicial en Castellón

EU denunció en 2011 ante la Fiscalía los pagos a Calatrava por el Centro de Convenciones porque, supuestamente, la contratación del arquitecto valenciano se hizo al margen de cualquier concurso público y, por tanto, sin la publicidad ni la concurrencia que exige la ley. Además, los honorarios abonados podrían haber sido excesivos para las características del proyecto.

Antes, En 2007, una empresa de la Generalitat firmó un contrato de redacción de anteproyecto, proyecto básico, proyecto de ejecución y dirección de las obras del Centro de Convenciones de Castelló, con la empresa ubicada en Suiza Santiago Calatrava GmbH.Se pagaron unos honorarios por la redacción del Master Plan, Anteproyecto y Proyecto Básico, de 2.7 millones de euros. La Sindicatura de Cuentas criticó en 2009 los acuerdos e incluso puso en duda la viabilidad y oportunidad de la iniciativa.

El proyecto del Centro de Convenciones fue presentado públicamente en 2008, pero, tras muchos retrasos, fue aparcado –oficialmente, de forma provisional- en 2012. La Generalitat reconoció que no tenía dinero para abordarlo: costaba 60 millones de euros.

Calatrava es responsable de la megalómana Ciudad de las Artes y las Ciencias –donde el Palau de les Arts ha perdido su cubierta de trencadís, lo que podría acabar con una demanda del Consell al arquitecto-, ha cobrado de la administración valenciana por unas torres fantasma y está enzarzado en los tribunales con EU por una web crítica con el ingeniero,calatravatelaclava.com.

Etiquetas
Publicado el
2 de septiembre de 2014 - 11:49 h

Descubre nuestras apps