La portada de mañana
Acceder
La ampliación de aeropuertos choca con el compromiso climático del Gobierno
Sánchez enfría el regreso del rey Juan Carlos I
Análisis - Si no es Convergència, se le parece mucho, por Neus Tomàs

El Tribunal de Cuentas confirma que la directiva despedida debe asumir los 4,2 millones estafados a la EMT de Valencia

La exdirectiva de la EMT de Valencia Celia Zafra acude al juzgado a declarar por el robo de 4 millones de euros.

El Tribunal de Cuentas ha embargado una plaza de garaje a la exjefa de Administración de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia al considerarla autora de una "negligencia grave" y "dolosa" por saltarse los protocolos internos de la mercantil pública en el marco de la 'estafa del CEO' que supuso el siseo de cuatro millones de euros.

La Sala de Justicia del organismo que vela por las cuentas públicas ha tumbado el recurso del letrado de Celia Zafra, la directiva cuyo despido ha avalado recientemente una sentencia demoledora del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJ-CV), contra el acta de liquidación provisional que cifra en 4,2 millones de euros el presunto alcance contable del daño al erario municipal. 

El Ministerio Fiscal, al igual que la letrada de la EMT, se opusieron al recurso y solicitaron la confirmación de la resolución. El abogado de la directiva despedida, Rafael García Llobet, consideraba que "la actividad fraudulenta desplegada por los estafadores fue la acusa eficiente parea realizar una indebida orden de pago de los fondos menoscabados y no la consciente voluntad de la presunta responsable contable", en alusión a Zafra.

Por su parte, el Ministerio Fiscal arguye que no se han rebajado las posibilidades de defensa de la exdirectiva. "Los motivos alegados como base de impugnación son ajenos a la indefensión o a la denegación injustificada de diligencias", sostiene.

Así, la Sala de Justicia del Tribunal de Cuentas concluye que "todas las personas legalmente interesadas en la incoación del procedimiento —en especial, la misma parte recurrente, como presunta responsable contable— fueron citadas a comparecer al acto de la liquidación provisional, en tiempo y forma debidas". Además, "se les ha dado cumplida oportunidad de ser oídas e intervenir, formulando en dicho acto las alegaciones que hayan considerado oportunas en defensa de su derecho y aportar la documentación que tuvieran por conveniente", añade el auto al que ha tenido acceso elDiario.es.

En definitiva, no concurre "causa legal alguna para proceder" a la revocación del acta de liquidación provisional del pasado 24 de febrero. "Lo que pretende la parte recurrente es tratar de adaptar y ver satisfechas a través de este recurso (...) sus pretensiones exculpatorias", reprocha el auto, que apostilla: "No se ha causado ningún perjuicio en la posición jurídica y defensa de la recurrente".

El órgano instructor del Tribunal de Cuentas se ha limitado, asevera el auto, a "dar estricto cumplimiento de las previsiones legales (...) arbitrando, asimismo, las medidas cautelares necesarias, dirigidas a preservar los derechos de la entidad presuntamente perjudicada —EMT— a ser reintegrada, en su día, de los posibles daños y perjucios derivados de una hipotética responsabilidad contable por alcance".

El reintegro de los 4,2 millones por parte de la directiva despedida parece, sin embargo, una posibilidad lejana, a tenor del embargo sólo de una plaza de garaje en Valencia, tal como informó este diario.

Etiquetas
Publicado el
28 de junio de 2021 - 22:21 h

Descubre nuestras apps