La apuesta de Volkswagen por Sagunt: claves de una decisión que puede garantizar el futuro de Ford en Almussafes

Parcelas vacías en Parc Sagunt.

La implantación de una fábrica de baterías de un gigante como Volkswagen, que puede generar unos 3.500 empleos cualificados de forma directa, sin contar con los puestos indirectos que se pueden generar en empresas vinculadas y proveedoras, es una oportunidad económica de futuro demasiado importante como para no pelearla hasta el final. Este es el planteamiento que se hizo la Generalitat Valenciana cuando vio la opción de que esa factoría recalara en tierras valencianas, concretamente en Parc Sagunt II, un polígono pensado para la implantación de grandes empresas por su inmejorable ubicación, con conexión directa al Corredor Mediterráneo y por lo tanto, a medio plazo, con los puertos valencianos y con la factoría de Ford de Almussafes.

Cuando la multinacional anunció la creación de una planta de baterías con una inversión de cerca de 2.000 millones de euros y con una potencia de 40 gigavatios (GWh) anuales para empezar a funcionar a partir de 2025, Catalunya fue la primera en posicionarse, aunque pronto se sumaron otras comunidades como Aragón, Extremadura, Euskadi y Galicia. Finalmente, se fueron descartando opciones y, por un momento, el Gobierno central pareció decantarse por Extremadura, región que al estar menos industrializada (zona 1) puede ofrecer a la compañía ayudas públicas de hasta el 30%, frente al 10% al que puede llegar la Comunitat Valenciana.

Sin embargo, desde presidencia de la Generalitat Valenciana, consciente de esta situación, se optó muy hábilmente por iniciar conversaciones directas con Volkswagen, sin pasar por la interlocución del Ejecutivo central, algo que en un principio generó cierto malestar en el Gobierno. Las negociaciones han sido muy intensas en los últimos meses y se han llevado con extraordinaria discreción.

Este trato directo ha sido una de las principales claves que ha decantado la balanza en favor de Sagunt, pero no la única. La rápida habilitación de los terrenos necesarios, unida a la mencionada ubicación estratégica, también ha tenido un peso importante en la decisión final.

Aprobación ambiental en tiempo récord

En este sentido, prácticamente todos los departamentos del Gobierno valenciano han jugado un papel fundamental. Por ejemplo, el pasado 17 de febrero la Conselleria de Transición Ecológica que dirige Mireia Mollà aprobó la declaración ambiental y territorial estratégica (DATO) del plan especial de Parc Sagunt II en un tiempo récord, con lo cual se dio el visto bueno a esta zona industrial de gran importancia para la Comunitat Valenciana.

La Generalitat Valenciana se había marcado como objetivo la aprobación de esta importante autorización ambiental y territorial durante el mes de febrero de 2022, para aprovechar al máximo las oportunidades de inversión. La habilitación de este suelo como industrial, con la autorización ambiental estratégica correspondiente, ha sido fundamental en el proceso.

Además, el Consell anunció este miércoles 23 de febrero la aprobación del proyecto de expropiación para disponer de 5,6 millones de metros cuadrados de suelo industrial en el mencionado polígono, en Sagunt (Valencia), para atraer nuevas compañías logísticas e industriales que requieran de grandes dimensiones, como la megafactoría de baterías que proyecta Volkswagen.

Otro aspecto decisivo ha sido la posibilidad de contar con mano de obra cualificada gracias a la cercanía de los diferentes campus universitarios y de los diferentes parques tecnológicos valencianos.

La implantación de la planta de baterías, además, puede ser determinante para que Ford se decante por fabricar sus vehículos eléctricos en Almussafes, ya que ambas compañías tienen acuerdos para facilitar sinergias en este sentido.

Con todo, Volkswagen aún no ha hecho oficial su decisión, algo que no sucederá hasta que el Gobierno publique, posiblemente la semana que viene, el correspondiente Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del Ministerio de Industria en el que se incluye la gigafactoría.

En total, el Gobierno central prevé destinar 4.295 millones de euros en la reconversión de la industria de la automoción española hasta 2023 con el objetivo de prepararla para la fabricación de vehículos eléctricos.

El presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, comentó este jueves que la posible instalación de una planta de baterías eléctricas de Volkswagen en Sagunt es “una decisión que debe tomar y comunicar la empresa”, y remarcó que de momento solo hay “rumores”.

En cualquier caso, defendió que el gobierno valenciano ha trabajado “muy duramente” por atraer estas inversiones y otras. “Desde luego, no podemos decir más”, puntualizó en una entrevista en Cope Canarias, ante las informaciones publicadas sobre la posible llegada de la multinacional.

Puig muestra así una postura prudente y de lealtad con la compañía, que debe ser la que realice el anuncio. Sin embargo, todas las fuentes consultadas por este diario dan por hecho que la decisión está tomada al 99% y tan solo aguardan el anuncio oficial que, de producirse, será sin duda uno de los mejores avales del Pacte del Botànic, formado por el PSPV, Compromís y Unides Podem, de cara a las próximas elecciones.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats